Amat-Golobart, pareja de centrales

Jordi Amat, en un partido con el cadete del Espanyol en el que compartía pareja de centrales con Román Golobart (Foto: granperico.comoj.com)
Jordi Amat, en un partido con el cadete del Espanyol en el que compartía pareja de centrales con Román Golobart (Foto: granperico.comoj.com)
Jordi Amat, en un partido con el cadete del Espanyol en el que compartía pareja de centrales con Román Golobart (Foto: granperico.comoj.com)

 

Jordi Amat y Román Golobart nacieron el mismo día: el 21 de marzo de 1992.

Jordi Amat y Román Golobart formaron una pareja de centrales titularísima en las categorías inferiores del Espanyol durante tres años en los que prácticamente no se perdieron ni un partido.

Jordi Amat y Román Golobart viajaron juntos a Glasgow a ver la final de la UEFA contra el Sevilla. En el dolor de la derrota, se prometieron ganar algún día juntos una UEFA con el Espanyol formando la pareja de centrales.

Pero el Espanyol ganaba casi siempre en los partidos de fútbol base y el padre de Román, Juan Golobart, que fue futbolista de élite, decidió exponer a su hijo a retos más exigentes. Que se probara en partidos en los que le atacaran más. Y llevó al chico al Europa.

Tras debutar con el primer equipo del Europa en el grupo catalán de Tercera División siendo un crío, surgió la opción de llevarlo al extranjero. Román Golobart acababa de cumplir 16 años y ya podía, por lo tanto, firmar por un club inglés. Roberto Martínez tenía informes sobre él y apalabraron su fichaje por el Swansea. Por el Swansea.

Pero aquel verano, Roberto Martínez se fue del Swansea al Wigan, y al final Román aterrizó en Wigan y no en Swansea.

Jordi Amat debutó con el primer equipo del español, jugó bastante, se marchó cedido al Rayo Vallecano y ahora le ha llegado una oferta de la Premier. Una oferta del Swansea.

A Román Golobart la noticia le ha pillado en Austria, donde está haciendo la pretemporada con su nuevo club, el Colonia.

La próxima temporada jugarán en Gales y en Alemania, pero ambos se acuerdan aún de aquella promesa. La tienen pendiente. Ganar la UEFA con el Espanyol y que cuando la mañana siguiente un hincha repase la crónica en los periódicos pueda observar que la pareja de centrales la formaron Jordi Amat y Román Golobart.

 

Related posts

Deja un comentario

*