AUDIO: El papel de los aficionados en el fútbol moderno

Premier League Demonstration Fans aficionados

A raíz de la destitución de Paul Lambert en el Aston Villa, y los rumores relacionando a David Moyes con los villanos, surgió un interesante debate en el último programa de Marcador Internacional de Radio Marca. Axel Torres y Toni Padilla debaten sobre el peso de la tradición en los clubes, la dimensión social de las hinchadas con mayor historia en sus espaldas y el equilibrio entre los nuevos aficionados y viejos aficionados en la toma de decisiones de estas entidades. ¿Son los aficionados de mayor tradición quienes mantienen la esencia original de sus clubes? ¿Debe existir una discriminación positiva hacia el hincha de mayor tradición? ¿Cuál es el papel de la afición en el fútbol moderno?

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

9 comments

Hola MI!!!
Os voy a exponer mi caso: yo soy hincha de siempre del Albacete Balompié aunque yo no pertenezco a Albacete. (Vivo en Madrid pero yo soy de un pueblo de Cuenca) Siempre he seguido y he sufrido con el Albacete Balompie viendo todos sus partidos por mi televisión autonómica (Castilla-La Mancha TV). De hecho mi primer recuerdo en directo que tengo de fútbol fue el ascenso en Zaragoza de 2003. Me aboné al club en la temporada 2010/11 (esa temporada bajamos como últimos a Segunda B). Yo desde entonces solo he dejado de ir a un partido en casa en los últimos cuatro años, he sufrido rumores de desapariciones, he ido con mis amigos a protestar a la sede de Hacienda, he dormido ¡¡En un coche!! durante un desplazamiento a Cádiz con mis amigos porque no teníamos dinero para un hotel hace 3 años. Yo comparto la visión de Áxel prefiero ser un club más pequeño pero que no pierde su idiosincrasia (y eso que me encantaría que el Albacete ganase 4 0 5 ligas seguidas ehhh) pero no quiero convertirme en un Getafe (con todos los respetos) que solo se abonaron por la novedad de ver a su ciudad en Primera División. Siempre he ido a ver partidos del Albacete en los últimos años en Madrid (tanto que he entablado amistad con algunos directivos y jugadores y he hecho practicas con ellos para mi carrera de Periodismo como en el ascenso del año pasado jajaja
Espero que mi aportación sirva Aupa Alba!!

Ni que decir tiene que mi afición de ir al Carlos Belmonte cada 15 días me ha costado varias relaciones sentimentales con chicas maravillosas. Menos mal que mi novia de Badalona parece entenderlo (ella ha comprado incluso acciones) y se desplazó a Sestao y Albacete en la eliminatoria por el ascenso

Soy seguidor de la UD Las Palmas desde que era un niño, yo no viví años gloriosos de mi equipo. Lo que viví fueron años de exagerados gastos económicos, endeudamiento, y rumores varios. Era difícil estar informado, porque en aquel entonces no interesaba un equipo de Segunda B que ni siquiera estaba en posiciones de promoción de ascenso, de hecho, en la propia isla, se decía de abandonar al grande, al histórico, a la UD Las Palmas y pasarnos a un engendro llamado Universidad de Las Palmas de Gran Canaria CF. Recuerdo pedirle a mi padre que me llevara al Gran Canaria, y me decía que no. Ahora estamos bien económicamente, deportivamente estamos bien posicionados en Segunda División (aunque hace casi ocho meses que merecemos estar en Primera, pero ese es otro tema), pero recuerdo el sufrimiento de un pobre niño al que le contaban historias de Tonono, Guedes, Germán Dévora, Gilberto I, Gilberto II, Castellano, León y demás, entrenados por el gran Luis Molowny; y de Brindisi, Wolff, Carnevali, Morete, Juani Castillo y otros tantos, también entrenados de forma magistral, primero por Pierre Sinibaldi, y luego por Roque Olsen; viendo a su equipo en Segunda B, escuchando rumores sobre su desaparición, que le debíamos dinero a todo el mundo y aún me emociono pensando que eso se repetirá algún día. A día de hoy, soy abonado, pero cuando el equipo estaba en Segunda B no lo era, no podía serlo, por eso no consiento que me digan que soy menos aficionado que otros que llevan, por decir una cifra, 20 años abonado. Mi pasión por el amarillo sólo puedo entenderla yo, y tampoco espero que los demás lo entiendan; lo que pido es que no cuestionen mi amor por la UDLP.

Gracias por tu aportación, Héctor, y también a Toledo-Havant. No creo que en ningún momento del debate pongamos en duda el papel de aficionados como el que tú representas. De hecho, el debate va mucho más enfocado a la globalidad de los nuevos mercados internacionales y las diferencias con respecto a los hinchas “tradicionales” como tú.

Yo me convertí en un gran fan del Newcastle cuando estaba Shearer, tanto casi como de mi Barcelona de toda la vida. Lo seguía por diarios, teletextos, Internet, luego intentaba ver los partidos con Vía Digital en su día o yendo a pubs irlandeses a Barcelona (Aquí en Sabadell no hay dónde ver partidos internacionales, Axel, siento la crítica a Sabadell pero es así), entraba en foros, veía videos, etc.
Una vez se retiró Shearer dejé de ser fan, aunque simpatizo con el Newcastle, muchas veces no lo sigo o no me importa si han perdido contra otro equipo que me caiga mejor en ese momento. Del Barça sigo siendo hasta la médula.
Cada uno es un mundo, pero comparto la opinión de Axel de valorar más los hinchas tradicionales. Igual el Chelsea hace un “Glasgow Rangers” o el PSG deja de tener dinero y pelear por cosas y los nuevos hinchas “globales” dejan de apoyar a esos equipos, pero el hincha del barrio de toda la vida seguirá siéndolo.

Debo puntualizar por eso que más que fan del Newcastle en sí era fan de Shearer y por cierto, un tal Thierry Henry, mi siguiente “ídolo”, siempre estaba marcándonos 😉

Expongo mi caso: nací en Valladolid y empecé a ir al futbol con 8 años. Desde entonces soy socio, habré ido unas 400-500 veces a Zorrilla, digamos que es mi equipo. Por otro lado siempre he sido del Barça, veo todos sus partidos por TV desde hace 25 años y me emociono tanto como con el Pucela. Además, por motivos profesionales trabajo en Burgos desde hace 10 años y también soy socio del club aunque no siempre voy al El Plantio, solo unas 8 veces al año, si hace bueno etc. Digamos q en este caso soy espectador ocasional. Finalmente, tras estudiar alemán, visitar la ciudad, empezar a seguir su actualidad y haber ido al estadio un par de veces, soy seguidor y socio del Borussia Dortmund, y también sufro y disfruto con él.
En resumen, en mí conviven tres o cuatro “perfiles” de aficionado diferentes: el que va al estadio siempre, el que lo ve por la tele, el que es socio viviendo muy lejos y trata de ir al menos una vez al año, etc. Por tanto estoy con Simon Kuper: no puedo decir que soy más o mejor aficionado de uno u otro, básicamente porque soy el mismo aficionado, la misma persona, pero con diferentes circunstancias. Si no voy más al estadio de Dortmund o a Barcelona no es porque no quiera, es porque no puedo. Y, por otro lado, ojalá hubiera millones de personas en el mundo que se aficionasen al Valladolid y pudiéramos tener mejor equipo.
Por cierto, sobre lo de los precios de las entradas habria mucho que discutir. Es verdad que en Dortmund, por ejemplo, hay entradas por 16 euros… pero es casi imposible conseguirlas y son un numero limitado. Una vez que se agotan te vas a como mínimo 30 euros.Acabo de pagar 44 por ver el BVB-Mainz en una localidsd que no era gran cosa. Comparando los precios de abonos del Valladolid cuando ha estado en primera con los de equipos similares en Alemania: Mainz, Friburgo etc. los precios son bastante similares (en este tipo de equipos, es verdad que si comparamos Bayern y Barcelona no hay color). Y comparando con Inglaterra la diferencia es abismal.
En cualquier caso, interesante debate.
Un saludo!

Muy buenas. Considero que es un debate muy interesante, y mi opinión es que los clubes deberían de cuidar mucho más los que Axel llama aficionados “tradicionales”. Porque, cuando Abramovich se canse de poner pasta, cuando no puedan mantener ni fichar al entrenador más carismático del momento, ni tampoco firmar a los jugadores más espectaculares prácticamente a dedo; cuando se tengan que conformar con firmar al “Tom Cleverley” de turno (y vete tú a saber como salga…), entonces estará ahí el aficionado de siempre, que cada 15 días ocupa su lugar en el Bridge, y cada dos meses acompaña al equipo a su visita a Liverpool o Birmingham. Ese hincha es el que nunca abandonará a su equipo, y por eso considero que debe recibir un trato, digamos, especial.
Un saludo MI, es un placer poder leeros.

Hace un par de años fui a Wembley a ver el Inglaterra- Moldavia de clasificación para el Mundial. Me costó un montón conseguir las entradas porque en Inglaterra es dificilísimo. Había cantidad de turistas que estábamos como quien ve llover. Haciendo fotos, viendo y respirando Wembley pero pasando de todo. En el mismo viaje fui al Watford- Notthingham Forest . Fui pronto y desayuné en el típico bar de Watford salchichas y huevos fritos. Había cantidad de gente con la espantosa camiseta amarilla que vestía el Watford 2013-14 y un montón de hinchas que fueron desde Notthingham. Vicarage Road no tendrá el glamour de WEmbley pero me gustó mucho más porque aparte de un friki como yo creo que no había nadie sacando fotos al Estadio sino que todos vivían apasionadamente animando a Lewis McGuigan. En fin, creo que sin ese fútbol real, el otro: el planetario, el del Marketing no vale. Ahí no hay sentimiento y yo admiro viendo por YouTube reportajes del fútbol inglés de los 70, las gradas llenas, abarrotadas de fútbol de siempre: de baños malolientes e incomodidades apretujado en las gradas, de ver con dificultades a los jugadores tras una inoportuna columna cómo luchan sobre el barro para ganar. ESo mejor que los Estadios multicincoestrellas con palomitas y kiss Camara.

Deja un comentario

*