Los momentos MI del 2013

Estadio Jean-Jacques Delmas de Mende, donde se disputó el AFL-Le Havre

El día de Nochevieja deja bastantes momentos para pensar en el año que se va a cerrar. Al menos, a mí me pasa. A los que nos apasiona el fútbol nos es muy difícil no separar en ese repaso anual los momentos personales con los balompédicos. Acabamos incluso sobreponiendo los segundos a los primeros como si fuéramos Nick Hornby en Fiebre en las gradas. A fin de cuentas, el fútbol ocupa gran parte de nuestras vidas y es un potente generador de emociones y sentimientos. En ese repaso anual futbolístico nunca faltan los momentos más mainstream. Seguro que si piensas en el 2013 se te vendrán a la mente imágenes como la del último FC Bayern de Heynckes conquistando Wembley ante el Borussia Dortmund más kloppista posible, la del testarazo de Ivanović que derrumbó al trabajador Benfica de Jorge Jesus en el minuto 93 en Ámsterdam, el golazo de van Persie ante el Aston Villa que le dio al Manchester United su última Premier con Sir Alex Ferguson a los mandos, la de la exhibición de la Brasil de Neymar, Paulinho y Luiz Gustavo en la noche de Maracanã para darle un toque de atención a España a 12 meses del Mundial…

Esos recuerdos son comunes. Quizá demasiado.

Me he propuesto hacer un resumen del 2013 futbolístico en clave MI. Evidentemente que esos momentos mencionados los hemos vivido también (e intensamente) en la redacción. Pero ya es sabido que a los que hacemos Marcador Internacional nos gustan historias un poquito más especiales. Esas experiencias que te demuestran que el fútbol es global y es humano; que el fútbol internacional no solo está en las grandes ligas europeas sino también en países pequeños o en canchas de equipos amateurs. Vamos a por ellas.

Copa África de Naciones

Queda ya lejísimos, pero el 2013 empezó con una Copa de África en Sudáfrica. Era el torneo que servía para cambiar el ciclo anual de su celebración, y se jugaba justo después de que Zambia hubiese protagonizado LA HAZAÑA del 2012. En esta ocasión el cartel era bastante atractivo, y la primera sorpresa llegó en la Fase de Grupos con dos selecciones de las que no esperábamos nada y que ni siquiera pasaron a Cuartos de Final: Níger y Etiopía. Los primeros sorpendieron por no ser un equipo de velocistas en los que solo destaca Moussa Maâzou. El aumento de calidad técnica con respecto a 2012 (su primera CAN) fue impresionante, con mecanismos de salida y recursos técnicos impropios de equipos del África central. Era un equipo bonito y sorprendente, aunque no tanto como el juego de los etíopes. Combinaciones y asociación propias de equipos europeos, con Asrat Megersa, Girma y Salahdin Said como estrellas de un colectivo prometedor al que le perjudicaron las lesiones.

Ese recuerdo tiene un punto un poco freak, porque los dos equipos que más sorprendieron fueron los de Cabo Verde y Burkina Faso. Los isleños, con Ryan Mendes, Babanco, Platini y Varela, alcanzaron por primera vez en su historia los Cuartos de Final y cayeron tratándole de tú a tú a Ghana, potencia continental. Y los burkineses, con Pitroipa, Kaboré, Bancé, Rouamba y compañía, eliminaron a Togo y Ghana con mucho trabajo para acceder a la Final. El Soccer City de Johannesburgo fue el gran escenario donde el mundo los conoció, aunque no pudieron reivindicar su trabajo previo ante una potentísima Nigeria, que ganó con gol del poco mediático Sunday Mba.

Mende

Paralelamente a la CAN, Marcador Internacional vivió un momento muy especial. Supuso toda una renovación del espíritu de MI. La Coupe de France nos regaló una historia magnífica: la del Avenir Foot Lozère. En la pequeña ciudad de Mende, perdida entre montañas en el sudeste de Francia, un equipo de la 7ª división se había colado en Dieciseisavos de Final después de haber superado ¡¡9!! rondas. Eran el equipo de inferior categoría que quedaba vivo en el torneo. Les iba a visitar el Le Havre, equipo de Ligue 2. La ciudad, tremendamente vinculada al club y a sus miembros, se engalanó. Axel Torres, Raúl Fuentes y Albert Fernández decidieron ir a ver con sus propios ojos cómo el fútbol da alegrías a los más humildes y cómo está de vinculado a la gente. Y el resultado fue este gran reportaje:

Foto: MarcadorInt.

Bradford-Swansea

En la misma noche de enero en la que se vivió el momento Mende, en Inglaterra estaba sucediendo otra historia copera preciosa. Otro equipo pequeño como el Bradford City perdía por la mínima (2-1) la vuelta de la Semifinal de la Copa de la Liga en casa del Aston Villa y hacía valer el resultado de la ida para acceder a la Final. Sí, es cierto, los bantams (que son como un pollo pequeño) no son un equipo tan pequeño como el AFL: a finales de los 90 jugaron en la Premier League, en 2000 participaron en la Copa Intertoto y tienen un título de FA Cup (1911). Pero estaban en League Two (4ª división), y nadie contaba con que eliminasen a equipos de Premier League como el Arsenal FC o el propio Aston Villa. Los partidos de las últimas eliminatorias en su estadio sirvieron para homenajear con nuevos éxitos deportivos a las víctimas del incendio de su estadio en 1985. El equipo de Phil Parkinson, quien se hizo famoso el pasado invierno, alcanzó la Final de Wembley. Le tocaba hacerle frente al Swansea City de Laudrup, otro equipo de Premier. Lo lógico es que se impusiese de nuevo, pero acompañado por sus más de 30.000 aficionados (y por nuestro Albert Fernández) soñaba con un título. El resultado fue un apabullante 0-5 que le sirvió al Swansea City para “cerrar el círculo”. Un título y acceso a Europa League como premio para un equipo cuyos cimientos fueron sentados por un técnico revolucionario en el fútbol inglés: Roberto Martínez.

Foto: Focus Images Ltd.

 La FA Cup del Wigan

Foto: Focus Images Ltd.

Precisamente, el preparador de Balaguer iba a vivir un momento mágico unos meses después que, por la relación estrecha de seguimiento que tiene con él MI, también nos emocionó a nosotros. Roberto Martínez se fue a Inglaterra para probar suerte como jugador del Wigan Athletic a mediados de la década de 1990. Marchó a Greater Manchester junto con Jesús Seba e Isidro Díaz (The Three Amigos). Fueron de los primeros futbolistas españoles que emigraban a Inglaterra, y lo hacían a un club de 5ª división recién comprado por un empresario ahora muy conocido: Dave Whelan. Roberto fue quien más tiempo jugó allí (1995-2001) y quien más destacó en un Wigan ascendente dentro de las divisiones inferiores del fútbol inglés. En 2003 inició una etapa de 3 años como mediocentro del Swansea City galés. Sería su penúltimo equipo antes de retirarse en 2007. En ese año, MI se fijó en él. El Swansea lo llamó para que ejerciese de entrenador. Llegó al nuevo Liberty Stadium, apostó por el fútbol asociativo y ascendió en esa misma temporada al equipo a la Championship (2ª). Desde entonces, MI ha seguido el crecimiento del entrenador catalán. Del Swansea City pasó al Wigan Athletic, al que salvó del descenso en la Premier en 3 ocasiones. El hoy técnico del Everton siempre se ha caracterizado por tener mucha fe. Todas las salvaciones en Wigan fueron apuradas, pero siempre estuvo convencido de que las conseguiría. En su presentación como técnico latic en verano de 2009 decía esto:

“Debemos ser realistas, tener paciencia, trabajar duro e intentar mantenernos en la Premier. Ese es el primer paso. Después de eso, podemos soñar. El sueño para la ciudad de Wigan debe ser jugar algún día en Europa”

Pocos se creyeron que ese sueño fuese posible, pero este año lo materializó como si de una especie de promesa se tratara a través de la competición copera más antigua del mundo, la FA Cup. Dejó a un lado al Everton en Cuartos con una goleada (0-3) en Goodison Park. Al Millwall y a su estilo radicalmente directo en la Semifinal (0-2), ya en Wembley. Y en la Final, con un histórico remate de córner de Ben Watson, al entonces vigente campeón de la Premier, el Manchester City de Mancini (0-1). Roberto Martínez condujo a la ciudad de Wigan a Europa:

Foto: Focus Images Ltd.

Lo malo fue que el destino (el calendario) hizo que 3 días después descendiera a la Championship tras caer ante el Arsenal FC en el Emirates Stadium. No obstante, el gol de Watson, el mayor título logrado en la historia del club, el debut europeo en Brujas ante el Zulte-Waregem (equipo revelación en la liga belga) y la pelea por el pase a Dieciseisavos de Final de la Europa League ocuparán un lugar de privilegio en los libros de historia latic.

Saint-Étienne vuelve a ganar un título y el FC Basel progresa en Europa

En la primavera tuvieron lugar casi todos los acontecimientos más mediáticos de los que hablaba al principio. Pero rebuscando, en esos meses se produjeron historias que no se pueden dejar atrás. Por ejemplo, la del Saint-Étienne, un equipo grandísimo en la Francia de los 70 que, venido a menos, conseguía su primer título tras 32 años de estancamiento en la clase media: la Coupe de la Ligue. Le hizo falta dejar en la cuneta al PSG y al Lille OSC en las dos últimas rondas para ganarle en Saint-Denis la copa al último Rennes de Antonetti. Otra gran historia fue la del FC Basel suizo, que cumplió de nuevo con las expectativas creadas por su cartel de equipo europeo revelación. Llegó a las Semifinales de Europa League con Mohamed Salah, Stocker, Schär, Sommer (qué buen castellano tiene) y con un estilo y una personalidad muy propios, muy muratyakinistas. Dejó muy buenas sensaciones pese a caer ante el Chelsea FC de Benítez, al igual que las ha dejado este otoño durante la Fase de Grupos de la presente Champions, donde ha estado cerca de los Octavos en el grupo de, oh casualidades, el mismo Chelsea FC –al que le ha sacado los 6 puntos en su particular revancha–.

Foto: Focus Images Ltd.

El casi-no-ascenso-pero-ascenso del Hull City

Otro momento mítico lo dejó por esas fechas la última jornada de la liga regular de la Championship inglesa. El Hull City, segundo clasificado, pudo haber ascendido de forma directa en varias jornadas previas, pero dejó la tarea pendiente hasta la última fecha. Se enfrentaba al Cardiff City en horario de MI de sábado, por lo que decidimos narrarlo en la antena de Radio Marca. Los galeses eran campeones, habían ascendido hacía tiempo y no se jugaban nada. Por detrás, el tercer clasificado (puesto de play-off de ascenso) era el Watford, entonces dirigido por el carismático Gianfranco Zola, que estaba deseando que pinchasen los tigers para subir directamente. Necesitaban mejorar lo que hiciese el Hull; no dependían de sí mismos. Jugaban ante el Leeds United, un histórico ya salvado que no se jugaba nada. Todo parecía hecho: iba a ascender el Hull City. Estaba ganando 2-1 contra 10 y el Watford empataba 1-1 con un jugador menos y con su tercer portero (Jack Bonham, debutante, 19 años) en el campo por las lesiones de Almunia y Bond. Se reunían todos los requisitos, pero el fútbol da giros… imprevisibles:

Foto: Focus Images Ltd.

Tahití

A comienzos del verano se produjo un momento que no solo será destacado en 2013 sino que lo será en todas nuestras vidas. La Copa Confederaciones de Brasil nos dejaba la participación en la Fase de Grupos de Tahití, campeona de Oceanía tras imponerse a Nueva Caledonia en la Final de la Copa de Oceanía de Naciones 2012. Nueva Zelanda había caído ante los melanesios, lo que le allanó el camino a la selección de Etaeta. Los Vahirua, Chong Hue y compañía viajaron a Brasil para darse a conocer ante el mundo, sabiendo que serían goleados por Nigeria (1-6), España (10-0) y Uruguay (8-0). Mostrando una deportividad excelsa, los francopolinesios protagonizaron grandes anécdotas, como la entrega de collares autóctonos a los rivales en el pasamanos inicial. Nosotros los seguimos con mucho cariño en nuestros TAHITEXTS, e incluso quisimos viajar allí. Investigando, vimos que Papeete era un destino poco accesible:

En aquellas fechas, en Directo Marca Brasil nos propusimos investigar de dónde salían los jugadores de la selección de Tahití. Vimos que predominaban dos equipos: el AS Tefana y el AS Dragon. Después de poner a investigar a Tomàs Martínez para que nos contase cosas de esos clubes quisimos llamar a Tahití para que los propios miembros de la Federación de Fútbol nos contasen cosas de su liga. Albert y Raúl se pusieron en contacto con una amable joven y nos dejaron uno de los documentos sonoros del año:

Uzbekistán e Irak sub 20

El verano tuvo muchos torneos de selecciones. Además de la Copa Confederaciones, Turquía organizó el Mundial sub 20. Sobre todos los equipos sobresalieron dos asiáticos: Uzbekistán e Irak. Los uzbekos fueron cuartofinalistas y demostraron que el país centroasiático, cuya envejecida absoluta necesita renovación tras haber rozado el Mundial 2014, tiene cantera. Prometedores futbolistas como Kozak, Sergeev o Iskanderov llevaron a Uzbekistán a su último partido mundialista ante la que sería campeona: Francia. Por su parte, Irak hizo historia acabando cuarta. El aura de ese equipo tenía algo especial. Pese a las adversidades, el grupo de jóvenes –entre los que había muchos internacionales absolutos– se crecía. Creían en sí mismos, peleaban para darle alegrías a su país (afectado por las guerras) y demostraban tener mucha personalidad –como el hoy lateral del Rizespor Ali Adnan– y mucha calidad técnica –como Humam Tariq–. La Ghana de Assifuah, Acheampong y Aboagye les quitó el bronce ante los ojos de Axel y Raúl, pero fueron, sin duda, el equipo revelación de un campeonato que le ganó la Francia de Pogba, Kondogbia, Thauvin y Sanogo a la Uruguay del hoy sevillista Cristóforo y del hoy colchonero Giménez.

Panamá en la Copa de Oro y Serbia en la Eurocopa sub 19

En Estados Unidos, unos días después, se disputó la Copa de Oro, en el que Panamá brilló y alcanzó con la dirección de Julio Dely Valdés la segunda Final de su historia. Con Alberto Quintero desbordando por las bandas, con el malaguista Roberto Chen haciendo olvidar al veterano Baloy y liderando el eje de la zaga y con la pareja Gabriel TorresBlas Pérez en la delantera, los canaleros tuvieron cerca una copa que acabó llevándose el equipo anfitrión al que entrena Klinsmann y al que lidera Donovan, pese a sus entradas y salidas de la selección de las barras y estrellas. Paralelamente, en Lituania se jugaba la Eurocopa sub 19, en la que Axel y Tomàs vieron salir campeona a una muy buena hornada de futbolistas serbios como Mitrović, Pavlovski o Maksimović.

Aleksandar Mitrović con Serbia sub 19 en Marijampolė el pasado 1 de agosto. Foto: MarcadorInt.

Los pequeños triunfadores europeos

El ya excampeón kazajo Shakhter Karagandy se autoproclamó equipo sorpresa de las rondas previas de Liga de Campeones. Apeó en la segunda al BATE Borisov, uno de los pocos equipos que en la 2012-13 le ganó al intratable FC Bayern. En la tercera los mineros se deshicieron del Skënderbeu Korçë albanés, alcanzando el Play-off, el último paso antes de la Fase de Grupos. Por primera vez en la historia, el himno de la Champions sonó en un campo kazajo toda vez que el Shakhter se enfrentaba al Celtic FC escocés para conseguir el pase a la fase a gironi. En la ida los kazajos, amonestados por la UEFA por sacrificar cabras antes de los partidos europeos, ganaron por 2-0. Estaban prácticamente dentro (!), pero el Celtic de Neil Lennon le dio la vuelta sufriendo (3-0) en Glasgow para acceder a la Fase de Grupos. El Shakhter cayó a la Fase de Grupos de la UEFA Europa League, un éxito casi igual de histórico para ellos, y obtuvo 2 puntos en un grupo con AZ Alkmaar (que no pudo ganar en Kazajistán), PAOK FC y Maccabi Haifa.

La segunda competición continental también nos ha dejado historias bonitas. Principalmente las de 4 equipos pequeños que han superado con creces las expectativas puestas en ellos. Por una parte, el Pandurii Targu Jiu rumano apeó al SC Braga en la prórroga del último partido del Play-off y se metió en la Fase de Grupos por primera vez en su historia. Por otra parte, el Esbjerg fB danés, el Ludogorets Razgrad búlgaro y el NK Maribor esloveno se metieron por primera vez en su historia en los Dieciseisavos de Final.

Gibraltar

El 24 de mayo de este año Gibraltar se convertía en la asociación número 54 de la UEFA. En el Congreso de Londres recibía el OK de los miembros de casi todas las federaciones después de varios años burocráticamente ajetreados entre el organismo de Platini, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y el propio gobierno del Peñón. Estábamos ante un contexto y un escenario que no sucedía desde que se reconoció la independencia de Montenegro en 2006: una selección y todas sus categorías inferiores “iban a debutar”; una nueva liga “se iba a iniciar”. Oficialmente, claro. Y MI quiso ser testigo del primer partido oficial de la primera selección oficial gibraltareña. Esa primera vez fue para la selección sub 19, la de Coleing, Sergeant y demás pupilos de Terrence Jolley. Jugó a mediados de octubre en Ostrava (República Checa) la primera fase previa de la Eurocopa 2014 de la categoría. Allí mandamos a Albert Fernández, que se ya se había encariñado de Centroeuropa cuando se fue a la vecina Eslovaquia para la Eurocopa sub 17 –la de la Rusia de Mitryushkin y la Italia de Pugliese– y que quiso repetir. Nos cubrió con una serie de crónicas ese histórico debut (y también de la antológica remontada de la Chipre de Makris, aunque esa es otra historia).

Foto: Marcadorint.

El 19 de noviembre llegó el ansiado debut de la selección absoluta en Faro (Portugal), la que será su casa en los partidos de clasificación para la Eurocopa de Francia 2016. Le sacó un histórico empate (0-0) a Eslovaquia. El hecho de que Ján Kozák rotase mucho no impidió que Gibraltar entero estuviese un par de días “on a high”.

Bosnia y Herzegovina, al Mundial

2013 es el año que precede al del vigésimo Mundial de la historia. En consecuencia, también ha sido el año en el que se han confirmado las clasificaciones de las selecciones para esa cita. 2013 será siempre el año de Bosnia y Herzegovina. Tras batallar con Grecia en un prolongado tête à tête, la escuadra de Safet Sušić obtuvo el billete para Brasil después de quedarse a las puertas de la Eurocopa de 2012. La selección de Bosnia y Herzegovina es el claro ejemplo de la mezcla de culturas, étnias y religiones que existen en la más variopinta sección de la antigua Yugoslavia. El equipo aúna a musulmanes, croatas y serbios que mezclan bien tanto dentro como fuera del campo. El gol de Ibišević a Lituania el 15 de octubre lanzó a las calles de Sarajevo y de otras ciudades bosnias a bosníacos musulmanes, a croatas católicos y a serbios ortodoxos, que celebraban juntos y felices la clasificación mundialista del Estado en el que conviven.

Foto: Ulicar Streets.

Bélgica, Colombia, Rusia y Jordania

Difícilmente se podrá olvidar este año en Bélgica, donde la selección de Wilmots unió a flamencos y valones para apoyar a una atractiva generación de futbolistas que prometen dar que hablar dentro de unos meses (después de lo mucho que ya se ha hablado, claro). Otros lugares donde les costará olvidar el 2013 son Colombia y Rusia. Los cafeteros, con Falcao a la cabeza, han demostrado un fútbol atractivo y ofensivo en unos clasificatorios sudamericanos que les han devuelto a un Mundial 16 años después. Los rusos, por su parte, se impusieron en un grupo con la Portugal de Cristiano Ronaldo para asegurarse su presencia en un Mundial por primera vez desde 2002. A pesar de que su aventura acabó mal, raro sería que Jordania olvide el 2013. En una tanda de penaltis que solo vieron los asistentes al estadio Pakhtakor Markaziy de Tashkent, la capital de Uzbekistán, los seleccionados de la monarquía hachemita eliminaban a los exsoviéticos en el Play-off Asiático, un cruce al que accedieron en la última jornada de la Fase de Grupos. Los jordanos estaban a dos partidos del Mundial; más cerca que nunca en su historia. Sin embargo, el Play-off Intercontinental supuso un baño de realidad que dañó el orgullo del fútbol de Asia. Uruguay sentenciaba fácilmente la eliminatoria con un 0-5 en Amán en el que se habló poco de las bajas por sanción y lesión. Aun así, Jordania puede contar que rozó con la yema de los dedos un Mundial y que su fútbol progresa con resultados como el 0-0 de la vuelta en Montevideo (pese a que el partido no tuviese historia).

Hay otros momentos que aunque no sean “muy muy MI” porque no estuvimos tan cerca de ellos se merecen una mencioncilla, como el histórico primer titulo conquistado por la selección del devastado Afganistán (el Campeonato del Sur de Asia 2013), el Mundial conquistado por Nigeria sub 17 o la arrolladora victoria de España sub 21 en la Eurocopa de Israel. No quiero que este sea un post cerrado que acabe aquí. Os toca a vosotros comentar cuál es el momento que más os ha gustado de los que mencionamos, por qué esto ha sido así, de qué momentos nos hemos olvidado, qué ha sido lo más especial para vosotros…

Es todo vuestro.

Related posts

5 comments

Recordar el momento México, con la chilena de Raúl Jiménez frente a Panamá y el posterior duelo frente a Costa Rica que metió a la tri en la repesca.

El penaly parado por Almunia y el gol en la contra posterior del Watford en los playoff frente al Leicester creo que superan lo de la última jornada de la first division. Yo todavía alucino cuando veo las imágenes en youtube.

Pues viendo el artículo, te das cuenta que ha habido realmente muchos momentos MI y no sabría con cuál quedarme 😛 Quizás elegiría lo de Tahití y quitaría algunos (me interesan poco las competiciones subXX) e incluiría lo de Almunia o la chilena mexicana, para mi el gol de año en términos MI.

Deja un comentario

*