Partido ‘Polish boyfriend’: Irlanda unida en una competición

Autor: Setanta

En 1920 el Celtic de Belfast ganó la liga de fútbol irlandesa, superando el Distillery y el Glentoran, equipos también de Irlanda del Norte. El cuarto clasificado fue el Shelbourne de Dublín. Esa fue la última liga de fútbol con equipos de las dos partes de Irlanda unidas. En 1921, con la partición de la isla después de décadas de violencia, nacieron dos competiciones.

La liga de Irlanda del Norte se considera la heredera de la liga irlandesa nacida en 1890. La segunda liga más antigua del mundo. La liga irlandesa siempre fue dominada por los equipos de la actual Irlanda del Norte. Sólo en 1921, con la independencia de la República de Irlanda, los equipos de Belfast y Dublín se dejaron de enfrentar entre ellos en duelos oficiales. En la nueva República irlandesa nació la League of Ireland y se consideró que estos equipos abandonaban la liga irlandesa, la Irish Football League. Esa competición siguió en Irlanda del Norte, que permaneció bajo soberanía británica. Un dato ilustrativo del poder del fútbol de Belfast en esos años es que, entre 1890 y 1921, todas las ligas irlandesas las ganaron equipos de Belfast. El Shelbourne de Dublín acabó segundo un año y fue un éxito. Esa liga de una Irlanda unida siempre la ganaron los de Belfast.

Cuando Irlanda se independizó en los años 20, Irlanda del Norte optó por seguir fiel a la Corona. En esta zona, el 70% de la población era protestante y se consideraba británica. El 30% restante era católica y se consideraba irlandesa. Esta población lloró no poder incorporarse al nuevo “Estado libre de Irlanda”. La República Irlandesa prosperó y, con el paso de los años, empezó a mejorar en deportes considerados antes demasiado británicos, como el fútbol o el rugby. En 1988, Irlanda le ganó a Inglaterra en la fase final de la Eurocopa. En 1990, los irlandeses debutaron en un Mundial. Si durante los años de dominio británico el fútbol sólo era fuerte en el norte, después de la creación de la República el resto de la isla mejoró. Pero los equipos de Irlanda del Norte y la República no se enfrentaron más. Eran de estados diferentes. Eran enemigos.

Hasta que llegó la televisión. En 2005 se creó la “Setanta Sports Cup”, una competición de clubes que no goza de carácter oficial que enfrenta equipos de las dos asociaciones de fútbol de la isla. O sea, una competición con equipos de la Liga irlandesa de fútbol de la República de Irlanda y la IFA Premiership de Irlanda del Norte. Setanta, un canal privado irlandés, ofreció un premio de 350.000 euros al ganador y el patrocinio de 1,6 millones de euros en cuatro años. La copa fue inicialmente un éxito. Hasta que Setanta entró en concurso de acreedores y dejó de emitir en Gran Bretaña, después de gastar un dineral intentando ser la competencia de Sky. Las ediciones de los años 2009 y 2010 se juntaron en una por este motivo.

La Setanta Cup no es la primera iniciativa de este tipo. En los años 40 se jugó la “Dublin and Belfast Intercity cup”, en los 60 la “North-South Cup” y en los 70, la “Blaxnit Cup”, la “Texaco Cup” y la “Tyler Cup”, todas con equipos de las “dos Irlanda”. Pero ninguna duró tanto como esta Setanta Cup, que se ha convertido en un cita fija del calendario. El formato ha sufrido modificaciones, así como el número de participantes. Además, algunos equipos han declinado participar, por razones de calendario o dinero. En principio, la competición cuenta con cuatro equipos de cada liga con los ganadores y subcampeones de las respectivas ligas, los ganadores de las respectivas competiciones de Copa -la Copa de Irlanda y la Copa de Irlanda del Norte- y los ganadores de la respectivas competiciones de copa secundarias, la Copa de la Liga de Irlanda y la Copa de la Liga Irlandesa.

Autor: Setanta

Ninguna competición que uniera a Irlanda e Irlanda del Norte ha durado tanto como la Setanta Cup. Foto: Setanta

La Setanta Cup ha demostrado que la historia ha cambiado mucho. En los años 20 ningún equipo de Dublín o el sur podía soñar en derrotar a los de Belfast. Pero en 6 de las 8 ediciones de la Setanta Cup han ganado equipos de la República de Irlanda: Drogheda United (2006 y 2007), Cork City (2008), Bohemians (2010) y Shamrock Rovers (2011 y 2013). Sólo en 2005 (Linfield) y en 2012 (Crusaders) han ganado equipos del norte. Además, la mitad de las finales han sido entre dos equipos de la República de Irlanda, como sucedió en 2013 (El Shamrock Rovers le metió un 7-1 al Drogheda United) y como ocurre este 2014.

La edición de 2014 ha llegado marcada por la decisión de los dos mejores equipos del norte de no jugar. Sin Cliftonville y Linfield, el paseo de los equipos del sur ha sido total. El Sligo Rovers ganó 1-9 al Crusaders en uno de los cuartos de final (1-4 y 5-0), por ejemplo. Las semifinales ya fueron entre equipos de la República de Irlanda, con el Sligo Rovers goleando al Saint Patricks (global de 7-1) y el Dundalk superando al Shamrock Rovers. La final, pues, es inédita, ya que ni Sligo Rovers ni Dundalk han ganado antes el torneo. Es a partido único y podría ser un nuevo título para el Sligo Rovers, un equipo propiedad de una cooperativa de gente de esta ciudad cercana a la frontera. O sea, un equipo propiedad de sus hinchas gracias a las instituciones. Es más, el Sligo Rovers ha ganado como mínimo un título cada año desde la temporada 2009/10.

El rival, el Dundalk, es de otra ciudad cerca de la frontera con Irlanda del Norte. Equipo con solera, con 9 títulos de liga, en los últimos años sólo ha ganado una copa, aunque este año no anda mal en la liga. Dundalk queda más cerca Belfast que de Dublín. Pero en 1979 quedó claro que hay algo más que una distancia física, cuando el Dundalk se enfrentó al Linfield, el equipo de Belfast considerado más identificado con el nacionalismo británico, en la Copa de Europa. Se produjeron tantos incidentes (aquí se cuentan), que el partido de vuelta se jugó en los Países Bajos. Ganó el Dundalk.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*