RB Leipzig: ¿y ahora qué?

Captura de pantalla 2016-05-12 a las 2.25.09

El seísmo se empieza a sentir en el país. El temor de aficionados y equipos de toda Alemania se ha hecho realidad. El día que parecía que no iba a llegar nunca, la pesadilla que todos querían creer que aún estaba lejana, ha llegado: el pasado domingo, el RB Leizpig consiguió su ansiada plaza en Bundesliga. Siete años y cuatro ascensos después de su génesis, el proyecto aterriza por fin en la élite nacional, irrumpe y amenaza a los clubs de la primera división que son los que siempre tuvo en su mira. De ninguna manera ha cumplido su objetivo: lo de ahora era una puesta a punto, una transición hasta alcanzar la línea de salida. El verdadero proyecto despega ahora.

La historia que rodea al nacimiento del RB Leizpig : “El plan del este

Que nadie piense que, una vez en la Bundesliga, el RB Leipzig se va a volver loco y va a tomar decisiones irracionales a golpe de talonario. Que va a fichar sin sentido, que va a ser impaciente e incoherente como las cosas salgan mal, que va a dar volantazos propios de un jeque nervioso y su club se va a convertir en un desfiladero de futbolistas. No al menos mientras Ralf Rangnick sea la cabeza pensante que está detrás de todo. El que decide en esta superpotencia es un hombre de fútbol, experimentado, moderno y brillante, y aquello es una ventaja respecto a proyectos de capacidad financiera similar. Por supuesto, la exigencia es máxima y sólo se admite la excelencia, pero si por algo se ha caracterizado el rumbo del RB Leipzig desde que el técnico suabo se puso al mando es por que cada uno de sus movimientos es perfectamente congruente respecto a la filosofía e identidad que lo impregnan. Y así va a seguir siendo.

Ralf Rangnick sobre futuros traspasos: “No vamos a jugar al Monopoly.”

La primera decisión del club respecto a la 2016/2017 ha sido toda una declaración de intenciones: nuestra ambición no nos hace desviarnos lo más mínimo de nuestra forma de hacer las cosas. Toda vez que Ralf Rangnick había cumplido el objetivo con el que cogió al equipo de situarlo en la Bundesliga, le ha dejado su puesto a Ralph Hassenhüttl. Rangnick siempre tuvo claro que su paso por los banquillos era transitorio, que su energía debía dedicarla a las decisiones a nivel macro, por lo que se va a centrar exclusivamente en sus tareas de director deportivo. Para suplirlo, el RB Leipzig no se ha ido a por un técnico de renombre internacional con una filosofía aleatoria, sino que ha buscado uno de un perfil más discreto pero con una sensibilidad futbolística idéntica a la suya. Hasenhüttl representa a la perfección los ideales tácticos que ha seguido el proyecto desde que aterrizó Ralf. El técnico austriaco, que ascendió brillantemente al Ingolstadt y lo ha mantenido cómodamente en Bundesliga, se ha caracterizado por un juego de pressing ofensivo radical y transiciones vertiginosas, justo aquello que ha impuesto Rangnick en la institución. Hasenhüttl es ADN Leipzig.

El RB Leipzig ha dejado claro que no van a cambiar el equipo de arriba a abajo. Entre otras cosas, porque ya cuentan con muy buenos futbolistas y confían en ellos. Klostermann, Nukan, Orban, Ilsanker, Sabitzer, Poulsen, Bruno, Selke o Forsberg son jugadores de talla internacional que ya han evolucionado dentro del club, que conocen perfectamente la identidad del proyecto y que tienen aún un gran margen de mejora (la media del equipo no llega a los 22 años). Rangnick ha declarado que “seis fichajes sería un número realista”,  todos ellos que “tengan sentido y se adapten a nosotros, que los que nos hayan seguido durante estos cuatro años puedan asentir con la cabeza.” El perfil es un futbolista joven y con potencial TOP, con un físico explosivo que se amolde a la forma de jugar del equipo sajón, que aún no esté en un gran club y que identifique en el Leipzig un lugar en el que evolucionar antes de aterrizar en un gigante. Como siempre ha sido un signo distintivo del proyecto, el director deportivo del club sajón promete presentar en la Bundesliga 2016/2017 al equipo más joven de la categoría, “un conjunto sub 23 con algunas excepciones.”

Lo más urgente es la portería. Ni Coltorti ni Gulacsi cumplen los estándares de calidad que marca la magnitud del proyecto y ambos son ya veteranos, así que la prioridad es fichar un guardameta que se ajuste a su identidad. El deseado era Bernd Leno, pero tras asegurarse la Champions League, confirmó que se quedaría un año más en Leverkusen, por lo que el club ha dirigido sus ojos a dos de los porteros más prometedores del país: Timo Horn, el excepcional meta de la sub21 alemana y Loris Karius, del Mainz.

Una cifra orientativa, según Kicker, de lo que pretende gastar el Leipzig este verano son los 50 millones de presupuesto. Quitando la portería, que sí es una necesidad, y quizá el centro del campo donde hace falta un ligero salto de calidad, los traspasos dependerán de que el club identifique oportunidades de mercado que supongan una mejora y cumplan las características del proyecto. El nombre que más suena es el de Breel Embolo (por el que el Basel rechazó oficialmente en invierno una oferta de 27 millones del Wolfsburgo), al que Rangnick estuvo viendo en directo el pasado martes  y que responde exactamente al perfil del futbolista que ficha el Leipzig. Además, pelean por Timo Werner y Kevin Volland (al que Rangnick trajo en su último año en el Hoffenheim, junto a un tal Roberto Firmino) pero parece ser que Leverkusen y Dortmund le tienen ganada la partida por este último. También se da por hecha la llegada de Naby Keita, el destacadísimo mediocentro del ya casi filial Red Bull Salzburg, que acaba de ser elegido mejor jugador de la Bundesliga austriaca. Saldrán, en palabras de Ralf, los jugadores que se encuentren “entre el 16 y el 22” en términos de jerarquía de minutos en el equipo.

Ralf Rangnick sobre los objetivos del club para la 2016/2017: “Lo importante es el cómo lo hagamos, más que marcarnos puestos concretos. Firmaría una trayectoria en la que durante toda la temporada nunca exista el peligro del descenso, eso lo consideraría meritorio.”

Foto de portada: Focus Images Ltd (editada).

Related posts

10 comments

Sigo este club desde la distancia desde vuestro primer análisis en la web, me encanta siempre que un equipo apuesta en firme por una ideología, sea cual sea, pero cuando además esta filosofía supone un juego vistoso y valiente me enamoro. Ojalá fichasen a Embolo, sería uno de los jugadores jóvenes de los que más espero en uno de los clubes con más expectativas de crecimiento de Europa, pero habrá que ver si una vez terminada la temporada el Basilea se decide a vender, y si Breel elige el Leipzig, ya que novias no le van a faltar. Muchas muchas ganas de ver a este equipo competir en la liga de los mayores.

Ha alternado la suplencia con la titularidad. Entre Poulsen y él se han rotado arriba y especialmente en la segunda mitad de la temporada ha sido utilizado sobre todo de revulsivo. No ha acabado de romperla pero, con todo, ha marcado 10 golitos. A mí me parece que tiene muchísimo potencial, la verdad. Me parece un delantero que además de gol tiene mucha clase.

Ante todo, mi más sincera enhorabuena a Guillermo por este artículo. Es un placer leer está página.

Hablar del RB Leipzig (ojo, que RB no es de Red Bull, es RasenBallsport) es hablar de ilusión, sentimientos opuestos y de quizás mucho mucho dinero. Allá por el año 2008 la vida me llevó de rebote a Austria y me enganché a Salzburgo y a un equipo en el que por entonces destacaba simplemente un tal Zickler que vivía ya sus últimos partidos y había jugado en el gigante de la no muy lejana Múnich. Red Bull ya estaba presente, financiación de nuevo estadio incluida. Siempre pensé que llegarían a la Champions League, pero el sueño se truncó hace un par de años en una aciaga noche de play-off final en Malmo cuando lo tenían todo a favor. Ahí murió el proyecto y Salzburgo pasó a ser el hermano mayor que ahora envidia e incluso maldice a su nuevo hermano alemán.

Para entonces, la vida me había llevado a Leipzig. ¿Qué hace aquí los fines de semana un amante del fútbol? ¿No hay equipo? La red respondió pronto mi pregunta, y de qué manera. Equipo comprado por el gigante de las bebidas energéticas Red Bull hacía dos años y con sueños de grandeza. Lo empecé a seguir aún cuando era un equipo amateur y los ascensos se sucedieron. Sabía que llegaría el día, soñaba con él y el pasado domingo se hizo realidad… Al fin, y no exento de sufrimiento. He visto muchísimos partidos durante este año y he de decir que hablamos de un equipo joven, que ha gobernado la liga con holgura y grandes rentas pero al que la competición se le ha hecho eterno. ¿Motivos? Juventud, inexperiencia y falta de fondo de armario.

La llegada de Rangnick al banquillo fue una dosis de ilusión. Daba gusto ver jugar al equipo, sobradísimo en cuanto a calidad técnica, pero quizás falto de oficio en los momentos clave. Ya todo eso está olvidado, se ha cumplido el objetivo. No obstante, debería ser una enseñanza para el futuro. La Bundesliga es otra cosa y me asaltan las dudas con el proyecto. No hay duda, aunque los dirigentes no quieran gritarlo a los cuatro vientos, el objetivo es plantar cara al Bayern München en no más de 4-5 años. Mucha ambición, a la que seguramente no le faltará un buen talonario para intentarlo…

¿Pero realmente es factible? El RB Leipzig apuesta por los jóvenes y su plan parece tan firme como el del mismo Athletic de Bilbao por los jugadores exclusivamente vascos. Fichar jóvenes talentos tiene su riesgo, hay que tener paciencia con ellos y quizás eso choque con las ansias de ascenso rápido hacia cotas más altas. Por otro lado, ¿querrían los mejores jugadores jóvenes venir a Leipzig? Eso es lo que más me preocupa, la idea inamovible de Rangnick de fichar jugadores sub-23 cuando cualquier seguidor sabe que si algo ha echado en falta el equipo en el último tramo de la temporada es veteranía…

Son muchos los nombres de los que se ha hablado, pero hay que esperar. Parece claro que la portería se reforzará. Gulacsi es un buen portero, pero demasiado calmado, incapaz de dirigir a su defensa y me temo que volverá a Salzburgo. Por ese motivo, el partido decisivo contra el Karlsruhe lo jugó el experimentado Fabio Coltorti, que a buen seguro será suplente de garantías el año próximo. Hay que fichar y creo que candidatos no faltan. Gusta Timo Horn, pero se rumorea que el Dortmund anda tras sus pasos. El candidato ideal sería Leno, pero ya ha confirmado que se queda en el conjunto de la aspirina. Así pues, el círculo se estrecha. Karius parece un buen candidato, pero no me ilusiona habiendo oído los otros nombres. Zieler, libre tras el descenso del Hannover, ha sonado con fuerza y sería un refuerzo que aportaría experiencia en tan delicada posición. Parece descartado, ya sabemos lo que piensa el director deportivo de los jugadores de 27 años… No lo entiendo, me preocupa.

La defensa es otra línea clave a reforzar. Esta temporada se reforzó bien y aúna la experiencia de Compper con la proyección y juventud de Willi Orban, ambos peligrosísimos en el juego aéreo. No obstante, la Bundesliga será un magnífico escaparate para dos piezas clave en los laterales. Por un lado tenemos a Halstenberg, un muy buen lateral que destaca por su disparo y que llegó empezada la temporada procedente del histórico St. Pauli. Por la otra banda encontramos a Klostermann, un lateral de mucho recorrido que también puede jugar de central. El problema de esta línea es que no hay recambios y el equipo lo ha notado mucho. Atinc Nukan, llegado el pasado verano del Besiktas, es demasiado joven y no ha dejado buen sabor de boca. Transmite nerviosismo y sus imprecisiones al corte o con el balón en los pies desesperan a la grada. Es probable que lleguen varios refuerzos y nuevamente me preocupa la regla sub-23. Se necesita experiencia para que esos prometedores jóvenes puedan crecer.

El centro del campo es quizás la línea más brillante del equipo. En el análisis se obvian dos nombres clave: Diego Demme y, sobre todo, Kaiser. Parecen que no están, pero cuando realmente no están se nota. Aportan trabajo y equilibrio y Kaiser es para mí un pequeño Gerrard. Toque, trabajo. gol llegando desde segunda línea y técnica a balón parado le definen y convierten en un fijo. Junto a ellos actúan Ilsanker y Rhani Khedira. Ambos son jugadores de equipo e imagino que sigan, pero lo cierto es que se esperaba más de ellos, especialmente del austriaco. Incapaces de generar fútbol, el equipo sufre si la creación ha de pasar por sus pies. En la zona de tres cuartos es donde abrimos el tarro de las esencias. Destaca por encima de todos el sueco Forsberg. En el pasado se habló del posible interés del Liverpool y de otros equipos de primera línea y no me sorprende. Es quizás un desconocido para el gran público, pero su calidad técnica y de regate en arrancada es extraordinaria. Si tiene el día, verle jugar hace que merezca la pena pagar la entrada. En su debe está la implicación defensiva y que a veces peca de individualista. Por esa misma zona del campo se mueve el austriaco Sabitzer. No hay duda, tiene calidad, pero ya sabemos que eso no es suficiente. Irregular su temporada, demasiado frío en el campo. Juego poco vistoso y que en ocasiones desespera porque toma decisiones equivocadas. Debería tener difícil ser de la partida en la Bundesliga, pero hay que esperar porque ha sido un fijo para el entrenador. Desde el banquillo suele ser un cambio habitual Massimo Bruno. Otra decepción. Salvo en un par de partidos, muy lejos de lo que de él se esperaba.

Esto es lo que hay ahora mismo, pero ¿quién puede llegar? Parece claro que Naby Keïta tomará el puente aéreo Salzburgo-Leipzig. Grandísima noticia. Jugador muy interesante al que seguían grandes de Europa y que a buen seguro dará que hablar en la Bundesliga. No obstante, creo que se necesitarían un par de jugadores más experimentados para dar el salto de calidad que el nuevo reto exige.

Por último, la delantera. Los números engañan. Equipo ascendido pero poco goleador. Dos nombres clave: Yussuf Poulsen y Dabie Selke. El segundo llegó como fichaje estrella, pero ha sido usado como revulsivo desde el banquillo. Tiene que explotar aún, pero no hay duda de que potencial no le falta. Pese a ello, 10 goles son su bagaje hasta la fecha. Hay futuro. Junto a él, uno de los pilares del equipo, el danés Poulsen. Muchísima calidad y velocidad, pero poco remate. Ha fallado en exceso cara a portería y el equipo a veces lo ha notado. No es un delantero centro puro, necesita una referencia a su lado. ¿Quién podría ser? Se habla de Embolo, lo cual sería una grandísima noticia, pero nuevamente una apuesta que podría no cuajar. Lo ficharía, pero también a un goleador contrastado. Volland parece imposible y me viene a la cabeza un veterano como Klose, ¿sueño o realidad? Parece improbable con Rangnick, pero creo que sería un acierto.

El banquillo parece definido, el austriaco Hasenhüttl tomará el mando. Total tranquilidad en ese aspecto. Perfil tranquilo y ADN Leipzig. Amigo de Rangnick y con el buen fútbol como carta de presentación. Solo hace falta que le pongan los mimbres. Él ya antes de llegar ha dejado claro que el objetivo es la Champions League. Tranquilidad, paso a paso. Esa idea ronda la cabeza de todos, pero nadie lo quiere decir alegremente. Se sabe que el reto es grande y no se quiere fallar. A buen seguro habrá fuerte inversión, pero ¿es cierto eso de juventud divino tesoro? La tan mencionada regla sub-23 del Leipzig ilusiona y enerva a partes iguales… Veremos qué es lo que sucede.

Bueno, no coincido tanto en lo de Demme y Kaiser. No están mal, por supuesto, y han sido capitales en el ascenso, pero no me parecen del potencial del resto. Nukan es verdad que no ha jugado mucho, pero le veo unas condiciones muy explotables. Su forma de sacar el balón me fascina.

Totalmente de acuerdo. No son lo más brillante del equipo, desde luego, pero son los que aportan equilibrio y su falta se ha notado en partidos clave. Respecto a Nukanc, no hay duda de que si lo han fichado es por algo. Tiene mucho futuro, pero las prisas por ascender sí o sí y jugar casi exclusivamente por bajas de compañeros alternando el centro de la zaga con el mediocentro no le han ayudado. Demasiada presión e imprecisiones en esta temporada. Esperemos que este próximo año crezca y muestre todo lo que apunta.

Por supuesto, se habla de un proyecto a medio plazo. No se puede esperar ascender y con un equipo muy joven llegar a la Champions League ese mismo año. Las miras son muy altas y estando Red Bull detrás, si hay desembolso económico (se habla de 47 millones para esta temporada), todo es posible. A modo de ejemplo, se habla del Wolfsburgo y su ascenso en los últimos años con la financiación del grupo Volkswagen.

En mi opinión, no lo conseguirán en menos de 3 años. De hecho, ya he expresado mis dudas con la ideología sub-23 de Rangnick para el próximo curso. Paso a paso, espero que a nadie le puedan las prisas y que el proyecto sea estable y con cabeza… Para mí, con no pasar apuros en la primera temporada en la élite es suficiente… De momento, a disfrutar del ascenso y de la expectación por ver qué rumbo toma el proyecto y qué jugadores se suman al mismo.

Deja un comentario

*