La irrupción del RB Leipzig en el fútbol alemán

redbullarena Leipzig - entre todas las aficiones del estado

El auge del RB Leipzig, también conocido como RasenBallsport Leipzig, ha propiciado que en los últimos meses, especialmente durante la pasada primavera, se haya vuelto a hablar más que nunca en el fútbol alemán de la denominada regla del 50+1, una regla según la cual la DFL (Deutsche Fußball Liga) obliga a que el 51% del derecho de decisión de los clubes de Primera y Segunda División alemana pertenezca a los socios, únicamente con dos excepciones: Bayer Leverkusen y Wolfsburgo. El primero pertenece a la empresa farmacéutica Bayer AG y el segundo pertenece a Volkswagen. Esto es posible debido a su seriedad, compromiso, localía (son dos empresas de la ciudad del equipo) y su tradición: el Bayer Leverkusen fue fundado en 1904 por empleados de Bayer, mientras que la relación Volkswagen-Wolfsburgo se estableció hace más de medio siglo.

La norma del 50+1 tiene como fin proteger los intereses deportivos de los clubes y alejarlos de inversores, jeques o grandes multinacionales cuya única motivación sean los intereses económicos. La prioridad es que haya una estabilidad económica, algo de lo que presume la Bundesliga en los últimos años, derivada de gestores serios y comprometidos con el equipo de fútbol de la ciudad; evitar, en definitiva, posibles situaciones de bancarrota y de clubes comprados por inversores que contraen una gran deuda a la entidad y se marchan dejándola con graves problemas financieros. Los estatutos de la DFL indican que “la DFB decide que las excepciones al requerimiento de una mayoría accionarial en el club se darán solo en los casos en los que la empresa haya financiado la sección futbolística de este mismo club de forma ininterrumpida y relevante durante más de 20 años”.

ESPECIAL RB LEIPZIG EN ‘MI’

Esta ’50+1 Regel’ ha generado una mayor división de opiniones en el fútbol germano durante los últimos años, en una época en la que otras ligas asisten al crecimiento exponencial de clubes como el Chelsea, el Manchester City o el Paris Saint-Germain sustentados en la irrupción de una potente inversión extranjera.

El Hannover, por ejemplo, presentó en 2009 una petición de modificación de la regla 50+1. La propuesta de Martin Kind, presidente del Hannover, fue rechazada por 32 de las 36 entidades con derecho a voto. Para abolir el 50+1 sería necesario el voto favorable de dos tercios de los clubes. Kind amenazó incluso con llevar el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, al entender que la norma no coincide con la legislación europea y que se trata de una restricción única en el fútbol europeo. Quienes apoyan esta visión observan que los clubes ingleses están obteniendo grandes beneficios a partir de la venta de un volumen importante de sus acciones a inversores foráneos. Esta visión se basa también en la dificultad para competir en igualdad de condiciones económicas con otros clubes europeos y en la modernización que podría suponer para el fútbol del país la llegada de nuevos inversores.

Christian Seifert, CEO de la Bundesliga: “Hay inversores solventes y fantásticos, pero la pregunta es: ¿Qué ocurre si hay inversores que quizás solo tienen un interés a corto plazo? Si eliminases la regla del 50+1, esto nos llevaría a una competición desigualada porque cada año uno o dos clubes estarían muy por encima del resto. Sería fantástico para los aficionados de esos equipos, pero malo para la competición. Es importante mantener la liga emocionante e impredecible, necesitamos mantener un nivel de entretenimiento. Creemos que cuanto más entretenida e impredecible sea la competición, más entusiasmará a los aficionados.”

 

Bernd Frick, catedrático de Economía en la universidad de Paderborn: “He preguntado a varios responsables de clubes: ¿Por qué no aumentais el precio de las entradas? Su primera respuesta siempre es que perderían dinero de los patrocinadores, ya que estos quieren ver los estadios llenos.”

 

Stefan Szymanski, economista inglés: “Si la Bundesliga aboliese las restricciones de capital que impone a los clubes y permitiese la entrada de inversores, se convertiría en la liga más dominante de Europa. La razón de que no sea la mayor liga, pese a contar con la población más grande y más rica que es aficionada del fútbol, es que están limitados por las reglas que ellos mismos se imponen. Existe una penalización al limitar tus oportunidades financieras de esa forma.”

Percy Germany

Red Bull se ha instalado, en términos futbolísticos, en distintas ciudades del mundo (Foto: Percy Germany)

El reto del RB Leipzig: de 5ª división (2009/10) a 1ª (¿2016?)

El nacimiento del proyecto RB Leipzig es tan reciente que se sitúa en el año 2009, fecha en la cual la empresa Red Bull -ya ligada previamente a otros clubes de fútbol como el RB Salzburgo- se hizo con la licencia del SSV Markranstädt, club de la quinta categoría del fútbol alemán. Desde ese quinto peldaño debía iniciar su crecimiento el proyecto Red Bull. Dietrich Mateschitz, dueño del Red Bull, señaló en 2011 como objetivo estar en la Bundesliga en un periodo de tres a cinco años, es decir, entre 2014 y 2016. Los tiempos marcados por el proyecto, por tanto, no marchan desencaminados.

Sin embargo, el equipo no podía ser inscrito como ‘Red Bull Leipzig’, por lo que fue denominado RasenBallsport Leipzig, siguiendo una argucia que permite que las iniciales por las que es conocido el equipo (RB) sean las mismas de la firma que está detrás de todo. RasenBallsport es la traducción de ‘deporte de pelota por el césped’, mientras que el apodo adoptado por el club es el de ‘Die Roten Bullen’ (los toros rojos, en relación con el logo de Red Bull). El equipo, por tanto, responde al nombre de RB Leipzig o RasenBallsport Leipzig, no exactamente Red Bull Leipzig.

Adaptándose de una forma sui generis, el proyecto ha logrado hasta ahora la aprobación de la DFL, que no encontró motivo alguno por el que no debiese concederle la licencia para disputar la 2.Bundesliga esta temporada, pese a ser una entidad claramente impulsada por la presencia detrás de Red Bull. El club no fue comprado directamente por Red Bull, sino puesto en manos de directivos de la compañía y ésta posee menos del 50% del poder de decisión. El consejo de administración debía contar con al menos siete miembros, algo que en este caso cumple el RB, gracias a la participación de diversos directivos vinculados de un modo u otro con Red Bull.

“El elemento clave es comprobar si un club tiene la liquidez necesaria para afrontar la siguiente temporada. Nos aseguramos de que todos los números son fidedignos, ya que las cuentas [de cada club] son comprobadas por expertos en contabilidad”, Christian Seifert, CEO de la Bundesliga, se refiere así a la concesión de las licencias que cada año ha de entregar la DFL a los clubes de Primera y Segunda División alemana. Técnicamente se entiende que el RB Leipzig no rompe la regla del 50+1, aunque seguramente sí traspasa el espíritu de la norma.

Red Bull Arena Leipzig - fchmksfkcb

Imagen del Red Bull Arena Leipzig, estando el equipo aún en 3a división, en un partido de la DFB Pokal frente al Augsburgo (Foto: fchmksfkcb)

El RB Leipzig está en esa segunda división alemana, aunque algo decepcionado por la irregular racha del equipo en la segunda mitad del campeonato tras un arranque prometedor. Matemáticamente aún es posible, pero ya parece muy complicado que el RB Leipzig pueda ascender en mayo. A siete jornadas de la conclusión, son ocho los puntos que alejan al equipo de la zona de promoción de ascenso. Difícil.

La próxima campaña, con los nuevos refuerzos y con la experiencia de conocer ya la categoría, lo lógico es que el equipo se presente como el gran candidato al ascenso o uno de ellos. “Necesitamos metas ambiciosas, pero las cosas necesitan su tiempo y una fase de consolidación”, explicaba el pasado verano Dietrich Mateschitz, dueño de Red Bull.

Ralf Rangnick, director deportivo del RB Leipzig: “Dietrich Mateschitz ha dicho que no quiere tener 80 años cuando el RB Leipzig sea campeón de Alemania.”

Por qué Leipzig y no Salzburgo

Dietrich Mateschitz, propietario de Red Bull, ya ha explicado los motivos por los cuales el equipo de Leipzig va a tener más peso que el de Salzburgo a medio y largo plazo. El bajo nivel de la liga austriaca, así como lo poco atractivo que resulta ese campeonato para atraer jugadores, supone un hándicap para el Red Bull Salzburgo. Por el contrario, codearse con los mejores en Alemania y que eso permita ser competitivos en Europa es la gran ambición en la ciudad de Leipzig.

Dietrich Mateschitz, propietario de Red Bull: “Nosotros no podemos mantener en Austria muy buenos futbolistas jóvenes, por ello Leipzig es un objetivo lógico para nosotros. Lo que sucede en Leipzig no tiene un efecto en el Salzburgo. Cuando hay dos equipos, uno en Alemania y otro en Austria, la fortaleza de cada liga determina dónde se pone una mayor atención. Pero Salzburgo siempre tendrá un equipo tan fuerte como para competir por la liga y jugar competiciones europeas. Eso debe continuar así.”

Cuenta Rangnick que Mateschitz le ha transmitido su deseo de ver al RasenBallsport Leipzig proclamarse campeón de la Bundesliga antes de llegar a los 80 años. Dietrich cumplirá 71 el próximo mes de mayo, así que se situaría el año 2024 como fecha ‘límite’.

Rangnick - Thomas Rodenbücher

Ralf Rangnick, antiguo entrenador de Schalke 04 o Hoffenheim, ejerce como director deportivo del proyecto RB (Foto: Thomas Rodenbücher)

Ralf Rangnick: director deportivo y pieza clave del proyecto

Siguiendo el modelo establecido por otros clubes con los que comparte alguna similitud -como el Manchester City-, el RB Leipzig no solo emplea su tiempo y su dinero en fichar futbolistas a golpe de talonario. El proyecto cuenta con una pieza fundamental, la del director deportivo: Ralf Rangnick. Además, la apuesta en infraestructuras (ciudades deportivas, estadios, etc), en el desarrollo de la cantera y en los equipos sub-15, sub-17 y sub-19 es verdaderamente fuerte. Todo ello en una ciudad con más de 500.000 habitantes, situada en el este de Alemania, una zona del país que en las últimas décadas no ha tenido equipos peleando por la Bundesliga e incluso en diversas temporadas no ha tenido representación alguna en la máxima categoría del fútbol germano.

Ya adquirió Ralf Rangnick experiencia trabajando en un proyecto con el que ha sido comparado el RB Leipzig: el del Hoffenheim. Rangnick se sentó en 2006 en el banquillo del Hoffenheim, militando este equipo en tercera división, y dos años más tarde llegó a estar liderando la Bundesliga durante algunas jornadas. El crecimiento repentino del Hoffenheim contó con el apoyo económico de Dietmar Hopp y con el trabajo futbolístico de Ralf Rangnick. Del mismo modo que ahora Rangnick, en un rol diferente (el de director deportivo), vuelve a ser la figura más importante de un proyecto que arrancó en 2009 en la quinta categoría alemana, que estaba en tercera división hace un año y que quiere alcanzar más pronto que tarde la Bundesliga.

Rangnick dispondrá de un presupuesto cada vez más amplio para fichajes y, en principio, dejará de compaginar este verano el cargo de director deportivo del Red Bull Salzburgo con el de director deportivo del RB Leipzig. Rangnick centrará su atención en el equipo de Leipzig.

Una fuerte inversión económica, un interesante proyecto deportivo y el recelo que despierta este RasenBallsport Leipzig en gran parte de los aficionados alemanes son algunas de las claves que ayudan a entender el contexto de esta entidad de reciente creación. En los próximos días, dos nuevos episodios en MarcadorInt sobre la aventura emprendida en 2009 por el RB Leipzig.

Leipzig - ingrid eulenfan

Leipzig (Foto: ingrid eulenfan)

Artículos relacionados:

“Wolfsburgo, Leipzig y Bayer Leverkusen son la esperanza del país por una Bundesliga emocionante y disputada a largo plazo”, por Guillermo Valverde.

“Cardiff y Hull, dos ejemplos en la Premier de lo que la normativa alemana pretende evitar”, por Axel Torres.

Foto de portada: !Koss

Related posts

8 comments

Sin pretender enmendar la plana a nadie, hay algo en el texto que no es del todo correcto: la regla 50+1, contrariamente a lo escrito en el artículo y a la creencia general, no implica necesariamente que los socios posean la mitad de las acciones más una del club, sino la mitad más uno del derecho de decisión, del control, del voto en asamblea, etc.
En algunos casos, clubes pequeños básicamente, sí se aplica de forma que los socios posean la mitad de las acciones. En otros casos, se recurre a diferentes formas jurídicas más o menos complicadas que permiten que, aunque la mayoría accionarial no sea de los socios, el poder de voto o decisión siga recayendo en ellos.
En los clubes grandes sería imposible, o muy difícil, que el 50 % de las acciones estuviese en manos de los socios. Pongamos el caso del BVB: su valor en bolsa a día de hoy es de 442 MM €. La mitad son 221 MM. Si esos 221 tuvieran que estar en manos de los 110000 socios del club (entre ellos yo), esto supondría una inversión por socio de aproximadamente 2000 euros (más si tenemos en cuenta que algunos son niños, familias, etc.). Obviamente, mucha inversión como para poderla exigir. Además, sería imposible evitar que un socio vendiese sus acciones a una compañía inversora que quisiera poner dinero.
Es algo así como si yo fuese un gran cocinero y tuviese en restaurante de éxito. Podría buscar inversores que me permitiesen ampliarlo, abrir otros, etc. y repartir con ellos los beneficios y el riesgo, pero manteniendo la condición de que las decisiones estratégicas o tácticas: menús, proveedores, etc. las iba a seguir tomando yo.
Creo que era una contextualización necesaria. Por lo demás muy buen post para quién quiera conocer la evolución del RB Leipzig y la importancia de su irrupción el el fútbol alemán.
Un saludo.

Agradezco la corrección, la puntualización y una explicación tan precisa. Ahora lo corrijo en el texto. Un saludo.

Vaya cachondo Seifert. Debe estar a sueldo de Rummennigge “Si eliminases la regla del 50+1, esto nos llevaría a una competición desigualada porque cada año uno o dos clubes estarían muy por encima del resto. “. Eso ya sucede ahora, cuando la liga alemana no es competitiva pues hay un campéon 3 o 4 meses de que acabe la competición, desvirtuándola completamente y haciendo que carezca de interés. “¿Qué más de un Bayern-BVB si el Bayern le saca 10 puntos al segundo?”. No hay emoción por la liga. No hay más de un equipo hoy que compita por el título. Eso es mortal.

buen articulo, leí anteriormente q todas las demás sucursales del red Bull (en Austria ya esta dicho, en usa, en Brasil); será para surtir al Leipzig con el talento q se encuentre en esos países y esto seria grandioso para la competición y discutir el tiránico dominio q tiene el Bayern. Pero si como bien explicas este proyecto se acoge a todas las reglas no entiendo porque crea tanto rechazo en Alemania, llegando incluso a la violencia, me da a pensar q puede ser una campaña de los mas poderosos q ven en peligro su dominio en la máxima categoría.

Este equipo no es nada. El equipo de Leipzig es el legendario Lokomotiv Leipzig de camiseta amarilla y pantalón azul. No es buscar el “vintagismo”, es resguardar el fútbol de algo artificial y mercantil por completo. Me gustaría que hablaseis de la Oberliga, de cómo era el fútbol en la DDR. Y si no lo podéis escribir en Marcador Int, os lo propongo como nueva idea para un libro. Gracias por la calidad y cantidad de vuestros artículos.

Deja un comentario

*