Un play-off de contrastes

Foto: mightmightymatze

Hoffenheim y Kaiserslautern están separadas por unos 95 kilómetros. En la primera ciudad, según el censo del año 2008, viven unas 3.300 personas. En cambio, ese mismo censo registró una población mucho mayor en Kaiserslautern, de casi 100.000 habitantes. Más allá del contraste entre ambas ciudades en cuanto a la dimensión de las mismas, Kaiserslautern ha celebrado cuatro ligas alemanas, ha sido sede mundialista del 2006 y también lugar de nacimiento y consagración de una de las grandes leyendas del fútbol nacional: Fritz Walter, el primer alemán en levantar la Copa del Mundo. En cambio, el Hoffenheim llegó a la Bundesliga en 2008. Tras varios años a buen nivel, ahora pugna por no bajar.

El partido de esta noche suponía, por tanto, un duelo entre la tradición y aquello más reciente, casi artificial. Un duelo entre un histórico como el Kaiserslautern, un miembro fundador de la Bundesliga hace 50 años, y el Hoffenheim, un club que ha crecido en la última década gracias al dinero de Dietmar Hopp, fundador de la empresa de software SAP AG, con sede en Baden-Württemberg. El equipo de Segunda, que fue campeón hace 15 años, buscaba regresar a la Bundesliga mientras que el Hoffenheim intenta salvar una temporada decepcionante.

Foto: mightmightymatze
La eliminatoria se decidirá en el Fritz-Walter-Stadion. Foto: mightmightymatze

Tras los primeros noventa minutos, está más cerca la permanencia de los de Baden-Würtemberg que el ascenso de quienes homenajean a Fritz Walter. A pesar de tener una plantilla joven que no está acostumbrada a jugar este tipo de encuentros, el Hoffenheim ha logrado una ventaja importante de cara al partido de vuelta (3-1). Aprovechó sus dos primeras oportunidades para distanciarse en el marcador. Firmino, de perfil más asociativo que finalizador, apareció dentro del área para empujar dos centros al fondo de la red. El 1-0 llegó a balón parado y el 2-0, tras una magnífica jugada colectiva. El segundo gol fue un reflejo de uno de los grandes problemas del Kaiserslautern durante el primer tiempo: no supieron cómo frenar a Beck, que subía por la banda derecha a su antojo, y dejaron que un rival rematara totalmente solo dentro del área pequeña.

No obstante, los visitantes apretaron en el inicio de la segunda parte. El Hoffenheim se relajó ligeramente, sus pases y controles empezaron a ser más imprecisos y el Kaiserslautern se acercó al área rival con cierta comodidad. Creció Baumjohann, recibiendo cerca de la banda izquierda, e Idrissou generó más peligro. Tras una pérdida en el centro del campo, el primero asistió al segundo, que no perdonó. Con el 2-1, el Kaiserslautern siguió apretando y el Hoffenheim empezó a temer por su ventaja.

Entonces entró Schipplock, que sustituyó a un discreto Rudy, y la dinámica del partido volvió a cambiar. De hecho, Schipplock tuvo un impacto prácticamente inmediato en el partido. Presionó a Marc Torrejón, que perdió el balón en la frontal de su área, y castigó al Kaiserslautern con el 3-1. Apenas llevaba un par de minutos en el campo. En el tramo final Fabian Johnson tuvo una última ocasión para marcar el cuarto, Casteels chocó de forma aparatosa con Vestergaard y el Kaiserslautern se acercó tímidamente. Poco movimiento y todo abierto para la vuelta.

El Kaiserslautern ha perdido el primer duelo, pero un 2-0 en el partido de vuelta (lunes, 20:30h) los mete en la Bundesliga. Buscarán imitar a Fritz Walter.

Related posts

2 comments

Muy interesante y, personalmente, creo que la Bundesliga necesita al Kaiserslautern de nuevo entre sus dieciocho equipos.

Sobre Fritz Walter escribí algo hace algún tiempo. Lo dejo en el enlace a mi web.

Un saludo.

Deja un comentario

*