7 conclusiones tras la resaca del primer Bayern-Dortmund

La famosa Südtribüne del Westfallenstadion (Foto: euro-kick.com).

No decepcionó en absoluto el primer partido oficial de la temporada 2013/2014 en Alemania. El primer Dortmund-Bayern, el primer Klopp-Pep y la primera oportunidad de comprobar cómo compite este nuevo Bayern y si será capaz el BVB de seguir al nivel de los años anteriores. Fue un partidazo. Hay que decir que ambos equipos, especialmente el Bayern, estaban todavía muy mermados por las bajas (Neuer, Ribery, Götze, Schweini tocado, los de la Confe Cup casi sin entrenar…) y que en Alemania este torneo se toma casi como un torneo de verano más, los aficionados le dan muy poca importancia. Al final fue un 4-2, un espectáculo de goles y ocasiones de ambos equipos, del Bayern intentando descifrar la solución para hacer daño a la rocosísima defensa del BVB y del Dortmund saliendo como un exalación a la contra, haciendo muchísimo daño. No conviene, como digo, sacar conclusiones definitivas de un partido a estas alturas, pero sí sirve para arrojar a la luz algunos pensamientos de lo que nos espera en esta temporada en Alemania. Estos son:

La famosa Südtribüne del Westfallenstadion (Foto: euro-kick.com)
La famosa Südtribüne del Westfallenstadion (Foto: euro-kick.com)

El Dortmund va a seguir siendo un equipo incomodísimo.

Lo decía Klopp el otro día en Kicker “Queremos ser ese rival incómodo al que no se quiere enfrentar nadie.” Por si alguien lo dudaba, vencer a este BVB va a seguir siendo una tarea complicadísima. Su forma de ahogar al Bayern, de imposibilitarle la salida de balón por dentro, y luego salir como balas a la contra, seguirá haciendo sufrir al equipo muniqués, que no consiguió ni en el mejor año de su historia ganarle a los borussers en liga. Ese Hummels-Gündogan-Lewandowski es todo un espectáculo visual.

Lewa al 100% es determinante.

Lo vimos ayer y pudimos entender por qué el Dortmund hizo tantos esfuerzos por mantenerle. El juego de los de Klopp depende muchísimo de él: de cómo baja balones, de cómo recibe de espaldas, de cómo va al espacio, de cómo se mueve en el área… Es así: sin él, serían un equipo mucho más debil. Si, como parece, está activado va a ser sin duda una pieza clave en los clásicos contemporáneos del fútbol alemán.

Thiago de mediocentro, de momento es un riesgo.

Sí, Thiago es buenísimo. Lo sabemos. Tanto es así que Guardiola le ha dado el mando del Bayern desde que llegó, incluso ha movido de sitio a una leyenda del club como Schweinsteiger para darle jerarquía. Pero ayer pudimos comprobar que, de momento, le falta solidez para esa demarcación. Pierde muchos balones, (el 4-2 del Dortmund, sin ir más lejos, nace de un error suyo) y defensivamente concede. Claro que con el balón hace cosas de genio, tiene acciones muy determinantes que dan goles: es clutch. Pero Pep va a tener que meditar bien cómo aprovecharlo.

Guardiola no le encuentra el sitio a Müller.

La posición de Müller es uno de los quebraderos de cabeza de el de Santpedor durante la pretemporada. En un sistema que no concibe la posición donde ha venido jugando los últimos años, la mediapunta, y con gente en las bandas como Ribery, Robben, Shaqiri o Götze, parece que Pep no tiene claro cómo aprovechar a un genio de esto como es el bávaro. Le ha probado de nueve y ayer fue interior derecho, una posición donde se puede decir que naufragó. Es una incógnita dónde jugará.

Robben siempre es útil.

Fue suplente durante gran parte del año pasado, fue pitado por su propia afición y la prensa alemana daba por hecha su marcha con la llegada de Guardiola. Pero ayer pudimos volver a comprobar que, cuando las cosas no marchan, cuando el juego no es tan fluido como querrías, la opción “balones a Arjen” te va a acercar siempre al gol. Es un animal competitivo.

¿Necesita un delantero el Bayern de Múnich?

Una de las cosas que más llamó la atención durante el partido de ayer fur el cambio de Guardiola cuando necesitaba un gol para empatar el partido: Dante por Kroos. El brasileño jugó los últimos minutos de delantero, ya que con Pizarro y Mandzukic en el campo no tenía más opciones en el banquillo. Quizá pensando en Lewandowski el año que viene, la dirección deportiva ha preferido quedarse con Pizarro y Mandzukic (y eventualmente Müller), pero en un sistema en el que los dos van a jugar juntos muchas veces, parece que hace falta otro hombre.

Starke no es una opción.

Quizá la conclusión menos llamativa, pero ayer quedó comprobado que el ex del Hertha no puede ser una opción para este Bayern. Pep lo había probado mucho y había quien especulaba con que tendría muchos minutos debido al supuesto mal nivel de Neuer con los pies, pero su actuación de ayer no deja lugar a dudas. Una cantada decisiva en el 1-0 y una permanente sensación de nerviosismo cada vez que tenía el balón.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*