El show de Douglas

Borussia Dortmund v FC Bayern Munich.UEFA Champions League

La legendaria película el Show de Truman cuenta la historia de Truman Burbank, un americano al que le construyen una vida ficticia pero feliz desde que nace, que es guionizada y filmada diariamente para el deleite de la población mundial que lo observa masivamente desde su TV. Pese a que él no es consciente de ello, nada de lo que le ocurre es real, todas las personas con las que interactúa son actores pagados para interpretar ese rol: desde su mujer hasta su vecino, pasando por su padre, que siendo Truman un niño simula trágicamente su muerte en una tormenta mientras navegan, para provocar en él una aversión al agua que le impida abandonar por mar el plató gigante donde se encuentra toda la producción. Pues bien, no debería sorprenderse Douglas Costa si mañana se levanta de la cama y se percata de que todo lo que le ha sucedido desde que aterrizó en Múnich es ficticio. Francamente, es difícil de creer que alguien le salgan tan bien las cosas desde el día uno tras semejante cambio cultural como el que ha vivido el ex del Shakhtar. Podría responder perfectamente al guión de la versión brasileña de Oliver y Benji. Desde los defensores a los que deja atrás con una facilidad casi cómica hasta los centrales rivales que ven como sus centros van directos a la cabeza de sus compañeros, pasando por el prestigioso entrenador que le elogia públicamente y la afición que ya le aclama: todos actores. Desde su carta de presentación ante todo un Real Madrid a sus asistencias frente a Wolfsburgo o Nöttingen en sus dos primeros partidos oficiales, pasando por su exhibición en su primer partido de Bundesliga: todo guionizado. O eso, o es que el brasileño tiene un talento de los que le convierten en un verdadero elegido. Quién sabe.

Douglas Costa (Foto: www.shakhtar.com).El inicio de Douglas Costa en el Bayern está siendo soñado. Foto: www.shakhtar.com

Debutó el Bayern de Guardiola en Bundesliga y lo hizo siguiendo la línea que había marcado durante toda la pretemporada: al ritmo que Douglas Costa marca. El brasileño, en su primer contacto con la Bundesliga, no sólo fue el hombre del partido, sino que demostró una superioridad individual insultante. Destrozó de un plumazo todas aquellas frases hechas relativas a los periodos de adaptación y se hizo básicamente con el mando ofensivo de su equipo. De verdad, que nadie se pierda al 11 del Bayern de Múnich. Qué espectáculo.

Guardiola: “Douglas Costa lo tiene todo para ser uno de los cinco mejores extremos del mundo. Tiene una cualidad difícil de encontrar: el dribbling. Aunque se acerque al centro del campo, tiene la inteligencia y el ojo de encontrar buenas situaciones.”

Guardiola debe dar saltos de alegría con el jugador que ha fichado. Cuenta Bild que reconoció a la directiva que no se esperaba una adaptación tan temprana a la Bundesliga y que está muy sorprendido con su rendimiento en el equipo. El ex del Shakhtar es básicamente el jugador por el que el de Santpedor siempre ha suspirado públicamente: aquel futbolista con desborde capaz de generar desequilibrios en las defensas cerradas a las que su estilo de juego tanto obliga a enfrentar. Más allá de que su entendimiento del juego parece ser más que correcto, lo que hemos podido comprobar en la primera jornada de Bundesliga es que no necesita demasiado para ganar partidos por pura individualidad. Su determinación es feroz.

Análisis: así es Douglas Costa

Bayern - Football tactics and formations

Esquema táctico inicial del Bayern ante el Hamburgo. Foto: sharemytactics

Porque el Bayern no jugó demasiado bien en un principio. Se encontró espeso y pesado con la posesión y le costó muchísimo ser incisivo y crear ocasiones. Labbadia le preparó una rígida defensa posicional de bloque bajo que Pep esperaba, por lo que volvió a su fórmula de los laterales como falsos interiores para poder juntar muchos atacantes por delante de la línea de balón y generar recepciones interiores entre líneas en ese 4-5-1 visitante. Con Xabi, Lahm y Alaba a la altura de la línea de balón actuando de centrocampistas, el equipo bávaro se protegía de posibles contraataques y a la vez buscaba pases verticales que les permitan situarse cerca de la portería de Adler y una vez ahí combinar a toda velocidad como Lewa, Müller y Vidal saben hacer. A destacar especialmente el agudo rol de Alaba: moviéndose incansablemente hacia el centro y buscando desmarques que obliguen a su extremo a seguirle para que Douglas Costa pueda encarar al lateral en igualdad numérica y desbordarle. La idea parecía del todo lógica, pero no acabó de funcionar: el HSV permanecía relativamente cómodo atrás y sedando los ataques bávaros. Además, el equipo muniqués se cargó pronto de amarillas tratando de evitar transiciones. Las posesiones del Bayern eran inocuas y Pep tardó poco en mandar a Vidal a acompañar a la línea de centrocampistas, con la esperanza presumible de que también se llevara con él una marca que facilitara los espacios de arriba. No fue así. Consciente de la capacidad del 11 bávaro, Labbadia impidió que pudiera nunca encarar en situaciones de una contra uno. Pese a ello, el poco peligro que generó el Bayern antes de adelantarse vino por su lado: si no se encontraban soluciones, rudimentaban su plan, se la daban a Douglas y él trataba de ganar línea de fondo y centrar. Dos veces pudo hacerlo y dos ocasiones directas de gol generó, que no acabaron en gol. También demostró que, pese a jugar en la izquierda y ser zurdo, no es un jugador lineal ni muchísimo menos. Se entendió bien con Alaba, supo conducir hacia dentro cuando la salida hacia fuera estaba totalmente taponada y ofrecerse en posiciones interiores. De hecho, fue así como generó la falta previa al gol de Benatia. Recepción interior con cierto espacio y pum: casas derrumbándose, gritos de pánico, señoras mayores corriendo con las manos en la cabeza, truenos y relámpagos. Conducción vertiginosa hacia Adler que los defensores del HSV sólo pueden parar derrumbándose sobre él. Falta que Xabi pone en la cabeza de Benatia. 1-0. 25 minutos había tardado Douglas en marcar diferencias en la Bundesliga.

Bayern Munich v Manchester City UEFA Champions LeagueBenatia adelantó al Bayern ante el Hamburgo. Foto: Focus Images Ltd

Con el 1-0 y sobre todo a partir del descanso, el HSV empezó a abrirse. Su plan inicial se agotaba a medida que transcurría el encuentro, así que comenzaron a surgir los espacios. Lewa se encontró un balón en el área e hizo el 2-0. Y alrededor del 67, Guardiola decidió dar entrada a Götze por un Robben que aún no está al 100% y se le notó. Eso significó que Douglas abandonara la izquierda para pasar a la derecha. Se le abrió el cielo. Tardó poco en recibir un balón de Rafinha con espacio por delante, se orientó y con el exterior de su pierna zurda puso el balón en la cabeza de Müller. Gol. 3-0. Entre la sensibilidad del brasileño para centrar y la del alemán para atacar el balón, es fácil prever que esto es el inicio de una bonita sociedad.

Muller-Javi Martínez-Bayern-FocusMüller debe estar contento con el fichaje de Douglas. Foto: Focus Images Ltd

Y alrededor del minuto 86, algo después de que Müller hubiera hecho su segundo gol demostrando que tiene un olfato en el área que justifica las ofertas que se hacen por él, a Douglas le cayó un balón en el vértice derecho del área grande. Esta vez no estaba solo: tenía al lateral y al central zurdo encimándole, más los dos mediocentros que fueron a su socorro cuando se percataron de la situación. Tarde. Se echa el balón hacia dentro e inmediatamente, demostrando que la velocidad de sus movimientos es una de sus grandes cualidades, cuela una rosca robbenesca en el palo largo de Adler. Golazo. 5-0. El Allianz celebra extasiado ante su nuevo ídolo. De momento parece real.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*