Julian Brandt derriba la puerta

Brandt es el hombre más en forma del Leverkusen. Foto: Focus Images Ltd.

El Bayer Leverkusen se aseguró el pasado sábado una plaza en la fase de grupos de la Champions League 2016/2017 con dos partidos de antelación. Observando el irregular curso de su temporada, nadie hubiera imaginado un escenario tan cómodo para el conjunto de Roger Schmidt en las últimas jornadas, pero una espectacular racha de 7 victorias seguidas en el tramo más definitorio ha devuelto a su proyecto a la máxima competición continental. Una racha que coincide con el definitivo asentamiento en la titularidad de Julian Brandt, y está correlación es de todo menos casualidad. La explosión del 19 explica en buena medida el imparable rendimiento del conjunto renano. Julian la está rompiendo.

Pese a que es probable que su nombre y su melena rubia te suenen desde hace tiempo, Brandt sólo tiene 19 años. Con la aureola de ser uno de los jóvenes más prometedores de Alemania y habiendo destacado mediáticamente con las categorías inferiores del país, aterrizó muy joven, con 17 recién cumplidos, en el Bayer Leverkusen procedente del filial del Wolfsburgo. Y desde el primer día se convirtió en un jugador de rotación en la primera plantilla del Werkself, firmando por ejemplo un debut más que prometedor en una eliminatoria de Champions League ante el PSG de Laurent Blanc sin haber cumplido la mayoría de edad o convirtiéndose en el jugador más joven de la historia del club en marcar en Bundesliga. Pese a ello, su trayectoria en la élite hasta ahora se había reducido a destellos. Entre que la competencia en los puestos de ataque del Leverkusen era feroz, que el radical juego de fricciones, balones aéreos y transiciones de Roger Schmidt tampoco era el ideal para un inocente y liviano mediapunta como él y que quizá no estaba mentalmente preparado para asumir un rol de revulsivo, durante estos dos años y medio Julian no había derribado la puerta como para justificar que su entrenador se la jugara decididamente por él. Pero al talento siempre le llega la hora. Al de Brandt, que es indiscutible, le ha llegado en este tramo final de Bundesliga. Una plaga de lesiones en el Bayer Leverkusen le ha permitido encontrar continuidad en su posición ideal, la banda izquierda, y con los minutos el tarro de su potencial se ha derramado definitivamente.

The players of Bayer Leverkusen celebrate Champions League qualification during the Bundesliga match at BayArena, Leverkusen Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 30/04/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-EIB-160430-0119.jpgEl Bayer Leverkusen disputará la Champions League 2016/2017. Foto: Focus Images Ltd

Lo que más llama la atención del joven renano es su rebosante calidad. Es un término algo vago, sí, pero en cada contacto de Julian con el balón por nimio que sea, un control, una conducción o un pase, se aprecia que su sensibilidad para hacer las cosas es especial. No es un fantasista, pero es finísimo. Es diestro, le gusta partir hacia dentro y sus conducciones con el balón cerquísima del pie son una auténtica delicia. Pese a que parece que no va especialmente rápido, que levita más que arrasa, sus rivales no llegan. No es un futbolista simple, “de hacer su jugada”, ni mucho menos: parte pegado a la cal pero abandona su posición en cuanto recibe para generar fútbol. Se asocia en espacios reducidos, la suelta y se mueve, se ofrece por zonas interiores… interpreta el fútbol a una velocidad altísima. Algo que amplía mucho sus recursos es su fenomenal manejo de su pierna zurda, tanto para controlar como conducir y centrar, lo que en espacios reducidos le convierte en un jugador muy hábil. No tiene la potencia de Draxler, Müller o Sané, no es una bestia atacando espacios en transición, pero tampoco es Özil, Götze o Meyer: su fútbol es una mezcla del vértigo de los primeros y la técnica pausada de los segundos. Puede servir de punta de lanza de contraataques sin que su físico le merme.

Julian Brandt Leverkusen Alemania sub-19 Edu Ferrer AlcoverJulian fue campeón de Europa sub19 en 2014. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados)

En toda la historia de la Bundesliga, sólo un tal Gerd Müller había sido capaz de emular la hazaña que acaba de firmar Brandt, la de marcar en seis jornadas seguidas siendo menor de 20 años. Julian tiene mucho gol, pues es un gran llegador y un soberbio definidor. En el área ejecuta a un ritmo muy alto y eso no se resiente en su precisión. Pese a que las faltas en el Leverkusen son coto cerrado de Hakan Calhanoglu, cuando el turco ha estado de baja, ha podido demostrar que él también sabe colarlas. Su misión este verano parecía ser la de ayudar a la fabulosa selección sub 23 de Alemania en los Juegos Olímpicos de Brasil, pero su espectacular final de temporada puede haber cambiado su destino: en el país teutón se pide a gritos una plaza para el joven rubio en la lista de Löw para la Eurocopa de Francia. Por talento, tiene sitio.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*