El oficinista

Bayern Munich Press Conference

El motor de la posesión del Bayern

Vendido Toni Kroos, el Bayern necesitaba un centrocampista capaz de dirigir y materializar las ambiciones de Pep Guardiola, de imprimir constancia y fluidez a las posesiones bávaras. Para un equipo diseñado para tener el balón es capital contar con una pieza que apoye, se ofrezca y ordene los ataques con continuidad. Ese fue Xabi Alonso, que desde el día uno ejerció el rol de la figura en el campo que representa las intenciones de su entrenador. Desde que se enfundó la camiseta del Bayern, se convirtió en el corazón del juego. El punto de apoyo permanente para las circulaciones de sus compañeros, la constante opción de pase atrás, la frescura mental para no desactivarte nunca del partido. Hasta se encargó de sacar córners y de tirar golpes francos. Muchas veces de pivote puro y otras con un acompañante y escorado a la izquierda, desde que aterrizó en Baviera se convirtió en el absoluto gestor de las jugadas del Bayern. El que más pases da, el que construye desde atrás, el que hace cercanos a los lejanos y lejanos a los cercanos. Dando velocidad a los ataques, pausando cuando toca, abriendo el campo, cambiando de orientación cuando el rival está basculado hacia un sector… Su tarea es repetitiva y poco vistosa, como la de un oficinista que ejerce funciones rutinarias, pero imprescindible para su equipo. Tanto que, a sus 33 años, le ha pasado factura ser el timón de un equipo que juega más de 60 partidos a lo largo de un año. Mientras entre rotaciones y lesiones sus compañeros iban descansando a lo largo del curso, él aguantaba estoicamente semana tras semana, con un rol tan estelar que es absolutamente desgastante. Ha llegado agotado tanto al final de temporada. Guardiola lo ha tenido que empezar a dar descanso una vez el título de liga está bajo el brazo.

ESPECIAL BAYERN 2015

Xabi Alonso Mario Götze Bayern Focus

Xabi es importantísimo en el esquema del Bayern. Foto: Focus Images Ltd

Veteranía y conocimiento del juego al servicio del colectivo

Ser el único mediocentro puro de un equipo que se expone por norma y que entre tus cualidades no estén precisamente la velocidad y la agilidad física provoca que tu trabajo sea muchas veces poco generoso a la hora de ser reconocido. Xabi juega muy sólo, sus compañeros, debido al irreal rango de su pase, se alejan de él conscientes de que les va a encontrar y eso le obliga muchas veces, cuando el Bayern pierde balones comprometidos, a verse corriendo en clara inferioridad táctica dispuesto a hacer una acción visualmente arriesgada para él. En su última estación de su viaje por la élite europea, a Xabi Alonso eso no parece importarle. A Múnich no fue para lucirse, sino para dotar de experiencia y equilibrio táctico a un conjunto que aún era muy inocente. Entre tanto liricismo y vistosidad guardiolista, el tolosarra es el que sufre por el equipo y hace las tareas poco agradecidas. El que abandona la posición para salir a presionar, el que realiza la falta táctica cuando debe hacerse, el que llega tarde consciente de que está llegando tarde. Por eso su entrenador lo valora tanto.

FIL BAYERN MANCITY 45

Xabi Alonso es un jugador muy sacrificado por el colectivo. Foto: Focus Images Ltd

El hecho de tener un rol tan importante en el equipo bávaro le expone a no poder cometer errores. Guardiola confía tanto en él que no lo protege y le sitúa como único eje de las posesiones bávaras, por lo que un pase poco preciso puede costar una situación clara de gol. Entre las muchas cualidades de Xabi no está la capacidad de giro e ir a presionarle con intensidad puede ser un recurso para dañar al Bayern. Colocar a un jugador intenso en la presión muy pendiente de él es una efectiva forma de desactivar al club muniqués y de propiciar pérdidas muy cerca de la portería de Neuer. Por eso Guardiola ha utilizado muchas veces la línea de 3 de forma conservadora, para protegerse con hombres por detrás del balón y para dar opciones de pase seguras al guipuzcoano. Si Xabi sufre, el Bayern sufre.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Otro grandisimo jugador que ha tenido lo que se supone que es una trayectoria profesional “normal” para los grandes jugadores: te formas en un equipo de tu pais, de nivel medio (aunque aquella Real Sociedad llegase a disputar la Liga) Te ficha un grande o uno de nivel medio-alto(y en el Liverpool les “dio” una Champions) y si te va bien llegas los TOP(Madrid y Bayern, donde ha sido capital para su juego)

Deja un comentario

*