Ancelotti, la papada impasible

Real Madrid Ancelotti - Focus

Da la sensación que Ancelotti disfruta de sus experiencias fuera de Italia, pese a que tiene asumido que son etapas vitales y siempre volverá a casa. Ancelotti parece uno de esos tipos con criterio, amantes de la buena mesa y con capacidad para adaptarse a cualquier escenario, que trabaja en una multinacional, en la Interpol o como embajador. Y se pasa la vida arriba y abajo. Pero todo el mundo sabe, ya sea en la mesa de un ruso adinerado, un jeque árabe o el constructor español más temido, que allí tienen a un italiano de esos que, si pudiera elegir, seguiría viviendo en Italia.

Consulta los tres textos sobre el Bayern campeón de la Bundesliga 2016-17

En su primer año, Ancelotti ha sumado otra liga a su palmarés, la primera en Alemania. Aunque las derrotas con el Madrid y el Dortmund han manchado su primer año en tierras bávaras, Carlo no parece muy nervioso. Es un especialista en entrar en edificios en llamas y salir por la otra puerta sin mancharse. Tiene claro que en el fútbol te toca convivir con el ruido. Y él prefiere escuchar y analizar. Ancelotti no es de esos que llega y suelta discursos. No es de esos que busca la pelea y el cuerpo a cuerpo. Seamos sinceros, en 30 años poca gente recordará a Ancelotti como un buen entrenador. La gente seguirá con Pep y Mou. Y un día, la gente mirará el palmarés de Ancelotti y descubrirá que no era malo, el tipo. De la misma forma que pocos recuerdan que Heynckes ganó una Champions con el Madrid y otra con el Bayern, seguramente la gente no recordará que Ancelotti las ganó con los blancos y con el Milan. Lo suyo es llegar, hacer el trabajo y seguir.

Ancelotti defiende que los ciclos de los entrenadores son de tres años. Admite que existen excepciones, como su paso por el Milan, pero está convencido de que, a los entrenadores, con tres años les basta para llegar, trabajar y cerrar la puerta. Pero seguramente podría llegar a cambiar de opinión. Ancelotti es un entrenador con sentido común. Es una persona con sentido común. Un trabajador que transmite calma, que no se pone nervioso. Lo imagino en un cargo internacional gestionado una crisis humanitaria como si fuera un trabajo más. A las 8 estudia las noticias, a las 9 visita un hospital, a las 10 ordena que se envíen medicinas, a las 11 discute con un superior y a las 12, con un político. Y a las 13 se cocina su pasta, italiana, en una cocina instalada en un hotel vetusto. Y todo, sin alterarse. Con su papada en crecimiento, recuerdo de su gusto por la buena comida, siempre se muestra impasible.

El planteamiento de Tuchel sorprendió a Ancelotti. Foto: Focus Images Ltd.
Ancelotti, en un partido del Bayern esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Ancelotti ha trabajado a las órdenes de Silvio Berlusconi, Roman Abramovich, el jeque Al Thani, Florentino Perez y ahora ese conglomerado bávaro con antiguos jugadores y cargos de Audi o Adidas. Y siempre sale impoluto. Carlo cuenta que, si puede, intenta hablar poco con ellos. Proteger a los jugadores, controlar un cargo intermedio como el Director Deportivo y, sobre todo, entender qué quieren estos tipos ambiciosos. Se siente un trabajador: tiene un cometido y lo quiere cumplir. En ello anda en el Bayern.

Sí, no ganó la Champions. Ni la Copa. Pero ha ganado la liga y ha cumplido lo mínimo en su primer año. Ancelotti es un profesional con una gran diferencia respecto a otros entrenadores: es poco idealista y muy campechano. En sus entrevistas desliza detalles sobre cómo se adapta. A Ancelotti le gusta aprender lenguas, escuchar, aprender. Y no tiene ningún problema en modificar sus planes. Antes de llegar al Chelsea defendía que siempre, siempre, siempre, se traería consigo a su cuerpo técnico. Abramovich, uno de esos ricos que gasta mucho cuando es necesario, no por el gusto de gastar, se quejó de que ellos ya tenían un buen cuerpo técnico que cobraba mucho porque era bueno: “Prueba con ellos y, si resulta que no te gustan, ficho los tuyos”. Y Ancelotti se quedó con el cuerpo técnico del Chelsea. Después ha ido mezclando decisiones. En el Bayern, por ejemplo, ha confiado en el veterano Hermann Gerland. Aunque también ha dado galones a su hijo, Davide Ancelotti. Un poco de aquí y un poco de allí.

En el Bayern, no ha roto con el modelo de Guardiola, ha mostrado calma en una entidad sin director deportivo (Sammer se largó y no ha llegado nadie) justo cuando toca renovar una plantilla bastante veterana. Ancelotti se adapta a todo lo que encuentra. Puede llegar a un entidad muy marcada por el paso de Mourinho y trabajar con comodidad. Y lo mismo con el legado de Guardiola. Es muy interesante escuchar a Ancelotti, pues es especialista en que sus ruedas de prensa sean olvidadas. Encontramos un hombre de fútbol con gran capacidad para simplificar las cosas y adaptarse. Si hereda un equipo rocoso, le da alegría. Si llega a un equipo alegre, lo pone firme. Su primer año ha sido muy complicado, con rachas de 3 o 5 partidos sin ganar. Con críticas. Con algún partido malo y alguno muy bueno. Él no se pone nerviosos y su titular más vistoso llegó cuando criticó la cerveza bávara, un pecado, pues prefiere el vino de su tierra. En esto uno se pone del lado de Ancelotti.

Ancelotti.
Ancelotti apaga incendios, calma fieras, gana títulos. Foto: MarcadorInt.

Los entrenadores que serán recordados son esos que con ideas revolucionarias o temperamentos volcánicos- o ambas cosas- levantan proyectos con su sello personal. Ancelotti no es uno de esos. Carletto apaga incendios, calma fieras, gana títulos. Llega y se va. De su paso por el Milan cuenta que entendió cuál era su misión: hacer feliz a Berlusconi. Silvio quería ganar y gustar. Y Ancelotti trabajó en esa dirección. En el Chelsea se trataba solamente de ganar. En el Madrid, ganar y mantener el proyecto de los galácticos. Y él llega, analiza y ejecuta. Ancelotti ha admitido que le parece más fácil que un entrenador se adapte a la identidad de un club que no intentar que todo un club se adapte a una persona y a sus ideas.

Quizás, el problema, en el Bayern, es que en los despachos no saben qué quieren. Sí, quieren la Champions, aunque no es así de simple. Les falta un Director Deportivo, elegir a los jugadores de futuro después del paso de Guardiola y mantener esa sensación de ser los más guapos, bonitos, especiales y ganadores de Alemania. Mia san Mia. El Bayern. Con sus virtudes y defectos. Ancelotti ha llegado y mantiene la máquina, escuchando lo que dicen en los despachos. Si le traen a varios chicos, jugará con ellos. Y si mantienen a los veteranos, lo mismo. Ancelotti puede pasar tres años en el Bayern. Seguramente ganará tres ligas. Quizás una Champions. Y buscará otro destino antes de volver a casa. ¿Y si el Bayern elige otro entrenador? No se puede descartar que el club decida apostar por un técnico diferente y Ancelotti no dure ni tres años. Entonces, como en el Chelsea, se largará igual. Y cuando la gente lo recuerde en Baviera, se hablará de un buen tipo. Del entrenador con más palmarés ahora mismo, después de ganar una liga alemana en un año más complicado de lo que parece en un Bayern que afronta meses importantes. La juventud de Hoffenheim, Leipzig o Dortmund les demuestra que les toca avanzar. Con o sin Carlo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

Entrenador de época. Como bien comenta Toni, en unos años se hablará de Pep y de Mou pero nadie recordará a Carletto hasta que vaya ver el palmarés de cualquier competición, ahí verá el nombre de italiano y al entrar en su Wikipedia comprobará que su historial de títulos importantes es inmenso.

No se porque se le alaba tanto a este entrenador mediocre, lo siento por ser asi se expresivo pero es la intolerancia que causa su nefasta estancia en el club al igual que Guardiola no saben ni sabran aprovechar un club destinado a ganar al menos 1 champions mas luego del 2013, desperdiciaron a jugadores muy buenos y marginaron a otros jovenes, ancelotti en esta temporada no ha entendido lo que es el Bayern, el solo ver a Alonso en las alineaciones me daba escalofrios, un exjugador que nunc le aporto nada al equipo, al igual que Vidal, simplemente tan horrible como dejar al mejor mediocampista que tienes en el banco (KIMMICH) y hacer jugar a Javi Martinez en la defensa, que se que es por necesidad pero que se pudo haber solventado si hubiera fichado a un central mas a sabiendas que solo tenia a Boateng Hummels, y que en su lugar este jugando un jugador que si, tiene entrega, pero no sabe dar ni un buen pase como lo es Arturo Vidal, me da tristeza que he visto a jugadores como Schweinsteger, Ballack o Effenberg ocupar ese lugar y luego ver al chileno, da muchisima tristeza, ese doble pivot imperial del 2013 ya no existe, el no jugar con 2 delanteros, algo que se perdio con la llegada de guardiola y su famoso 4-3-3, es algo de no creer que perdiendo una eliminatoria no jueges con 2 delanteros y prefieres por cobardia jugar con su famoso arbol de navidad que tan malas noches trajo a munich, hasta hace unos 3 años me era imposible creer que jugadores como Robben y Ribery los pusieran a jugar de interiores y pues si, lo vi y fue lo peor de esta temporada, 2 partidos marcados por la cobardia del italiano, 2 partidos con su arbol de navidad, con alonso y vidal determinantes villanos en esas dos finales, con javi en los centrales y jugando con ribery-robben de interiores, con un thiago que se salio esta temporada estando un poco atras de lewandowski y lo pones a jugar de interior cuando sabes que donde mas rinde es alla arriba, o en ultima instancia junto a Kimmich que por cierto junto al aleman en el 11 inicial han hecho los 2 mejores partidos de la temporada, una lastima por la directiva que prefiere al marketing ante la tradicion muniquesa, triste temporada, un año mas con el sabor de que tu equipo pudo haber dado mas de si pero que por malas decisiones no lo hizo.

Hombre, llamar mediocre a un entrenador que ha ganado 3 Champions me parece un poco osado. Por cierto, no te vendría mal aprender a usar los signos de puntuación.

me importa muy poco que alla ganado mil champions, si no puedes plasmar ese exito en un equipo hecho para ganar no mereces otro calificativo que ese, en lo de los signos me da igual estamos en internet no en un salon de clases redactando un trabajo metodologico, asi que esta demás eso, saludos

a mi no me ha gustado Ancelotti, a ver que hace el año que viene. Tacticamente sobre pasado en los partido contra el Madrid y en general en los que ha jugado contra equipos más fuertes. Vergonzoso haber dado el mando del equipo a Alonso, un ex-jugador, de largo el peor del Bayern este año, confirar tanto en Ribery (no aguanta mas de un tienpo), Vidal, Javi Martinez de central…Además ha marginado a los jovenes, lo que ha hecho con Kimich sobre todo, Renato y Coman, meros comparsas..

A ver el año que viene …

Entre la mención física a la papada, desagradable, innecesaria y ofensiva; y “el constructor español más temido” he tenido que dejar de leer.

Con la gestión de la plantilla del Bayern de este año tengo sensaciones encontradas, ya que únicamente 3 suplentes pasan de 1.800 minutos (Javi Martínez, Kimmich y Müller). Si lo comparamos con Zidane, que ha elevado las rotaciones a otro nivel este año y buenos resultados le han dado, en el Real Madrid hay 8 suplentes que pasan de 1.800 minutos. Y eso teniendo en cuenta que la Bundesliga quizá sea terreno más propicio para rotar que La Liga.
Sin embargo, repasando la carrera de Ancelotti, lo cierto es que nunca ha usado demasiados suplentes, plantillas de 18 jugadores como mucho. Y en el caso concreto de los sub-23, que al final son piernas frescas en marzo-abril, tampoco ha confiado mucho Carletto:
-Juventus (1999-2001): Tacchinardi (23), Tudor (20), Trezeguet (23) y Zambrotta (22). Henry (21), por contra, no gozó de muchas oportunidades y se acabó marchando.
-AC Milan (2001-2009): Pirlo (22), Gattuso (23), Kaladze (23), Kaká (21), Pato (18).
-Chelsea (2009-2011): Obi Mikel (22), David Luiz (23). Sturridge, Matic, Bruma, Bertrand y Kakuta apenas jugaron.
-PSG (2011-2013): Sakho (21), Pastore (22), Verratti (20). Lucas Moura, Rabiot, Aréola, Coman, Ongenda o Bahebeck tampoco tuvieron demasiada cancha.
-Real Madrid (2013-2015): Carvajal (21), Isco (21), Varane (20), James (23). No llegaron a 1.800 minutos ni Morata, ni Jesé (hasta la lesión Carletto sí le dio minutos), ni Nacho, ni Lucas Vázquez, ni Lucas Silva, ni Illarramendi, ni Casemiro, ni Diego Llorente, ni Willian José.

Deja un comentario

*