Apuntes del primer encuentro del curso en Alemania

General views of Westfalenstadion, home of Borussia Dortmund
Picture by Richard Calver/Focus Images Ltd +447792 981244
07/04/2014

Primer encuentro oficial y primer título. Carlo Ancelotti conquistó sobre el césped del Westfalenstadion eso que a Pep Guardiola siempre se le había resistido: la Supercopa alemana. La logró en un encuentro en el que su rival, el Borussia Dortmund de Thomas Tuchel, dejó bastante más contenido que el Bayern, pero la entidad bávara se refugió en varios de sus inmensos bastiones competitivos para arañar algo tan característico de la institución como es una victoria injusta, si es que acaso existe tal cosa. La fortaleza de un imperial Manuel Neuer, la autoridad de Javi Martínez y la puntualidad de Thomas Müller, clave en ambos goles, fueron los principales argumentos que le otorgaron al Bayern su quinta Supercopa alemana.

Thomas Mueller of Bayern Munich reacts after seeing his penalty saved during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 03/05/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-FEI-160503-5025.jpg
Müller fue trascendental. Foto: Focus Images Ltd

Ancelotti sí negocia el estilo

El mensaje de Carlo Ancelotti ha sido transparente desde su llegada a Múnich y sus jugadores no han parado de repetirlo: su nuevo entrenador quiere un Bayern más vertical. Y algo de eso se empezó a ver. Al conjunto muniqués no se le cayeron los anillos en replegarse atrás y pasar largas fases del encuentro sin la iniciativa, y se desplegó al contragolpe de forma bastante más directa e impetuosa de lo que lo hacía con su anterior entrenador. Conociendo las características de Tuchel y Ancelotti, que ayer quedaron refrendadas, no será raro ver encuentros entre ambos en los que el Borussia Dortmund tenga descaradamente más posesión y el equipo muniqués busque un plan más reactivo, algo que en los últimos tres años parecía imposible. Ya sabemos que el técnico italiano se caracteriza por dotar a los equipos de su identidad de forma paladeada y parsimoniosa, pero ayer tuvo serios problemas para contener el juego posicional del BVB por momentos. Debe trabajar ahí.

Pero Tuchel no varía

Quien no varió un milímetro – y quizá tenía más motivos para hacerlo – fue Thomas Tuchel, que encaró el encuentro apostando decididamente por la posesión de balón, los largos circuitos asociativos y el ataque posicional. Había quien podía pensar que perder a tres bastiones insustituibles como Hummels, Gündogan y Mkhitaryan podía llevarle a negociar su identidad, pero ante el Bayern se vio a un BVB que quiso mandar, más radical que nunca. Especialmente se tomó muchísimo trabajo en lograr una salida limpia: Bürki intervino continuamente para lograr iniciar el juego y evitó a toda costa rifar un balón. Bartra dio varios pases de mérito que pudieron concluirse en asistencias y Castro – Rode demostraron ser un centro del campo con potencial para dominar encuentros. Las primeras pinceladas de este nuevo BVB gustaron, aunque en tres cuartos faltó entendimiento para convertir esa posesión en ocasiones claras. Una vez el balón llegaba arriba, no se movía con la misma finura. Dembelé dejó detalles alucinantes pero fue irregular y ni Kagawa, ni Ramos, ni Aubameyang tuvieron su día.

Una plantilla para competirlo todo

Marco Reus aún acusa la lesión que le dejó sin Eurocopa, Durm está de baja, Bender y Ginter se encuentran en los Juegos Olímpicos… Y, con todo, Tuchel tuvo que dejar fuera de la convocatoria a Mikel Merino, a Nuri Sahin y a Christian Pulisic. El técnico alemán cuenta con una plantilla que es verdad que en términos de talento puro puede haber perdido quilates, pero que, especialmente en los puestos de ataque, le otorga muchísimas alternativas y le va a permitir competir sobradamente las tres competiciones debido a su excelente nivel medio. Este era el banquillo del que dispuso Tuchel en el Westfalenstadion: Weidenfeller, Emre Mor, Götze, Schürrle, Weigl, Raphael Guerreiro, Piszczek. Casi nada.

Passlack Alemania sub-17 - Edu Ferrer Alcover
Passlack. Foto: Edu Ferrer Alcover

Felix Passlack impresiona

La principal novedad en ambos onces fue la titularidad de Felix Passlack en el lateral derecho, sentando a todo un Łukasz Piszczek. El jovencísimo futbolista alemán actúa habitualmente como un mediapunta/extremo derecho de muchísima producción, pero Tuchel confió en él para frenar a Ribery y el tipo brilló. No sólo custodió su banda con eficacia, sino que sobre todo se incorporó al ataque con nervio, ímpetu y explosividad. Habrá que seguirle la pista. Parece haber llegado para quedarse.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

4 comments

Normal. Los equipos que tienen mejores jugadores normalmente ganan, y muchas vece de manera injusta, Pero tienen los mejores jugadores y por tanto tienen mucha mejor pegada. Es así de cruel.

¿A qué te refieres? ¿Consideras que no es un artículo objetivo? ¿Hay algún sesgo en su narración del partido?

El Bayern es mejor equipo y tiene mejores jugadores que el Dortmund. Si finalmente llega Mario Gómez sería una buena noticia para los borussers. Y ojalá que veamos poco a poco a Mikel Merino jugando partidos.

Deja un comentario

*