Así es el Bayern 2.0

Real Madrid v Bayern MunichUEFA Champions League

Seguramente ocurrió en algún momento durante el transcurso del Bayern – Real Madrid de semifinales de la pasada Champions League. Es probable que fuera entonces cuando la mente de Guardiola, durante el continuo y frenético análisis en el que vive durante los encuentros, se diera cuenta de que hacía falta un cambio estructural.  Tras la contundente derrota, el entrenador catalán salió a rueda de prensa y confesó con sinceridad que tenía que “consultar si tenemos los jugadores adecuados para esta forma de jugar.” El mensaje era claro, transparente, nada ambiguo ni interpretable. En el fabuloso equipo que creó Pep durante su primer año en Múnich, algunas de las principales estrellas bávaras no florecían, por mucho que el de Santpedor pusiera todo su esfuerzo y pasión por integrarlas. Javi Martínez, un activo competitivo de primerísimo nivel propiedad de un Bayern que había hecho una inversión sin precedentes por él y que había sido importantísimo en el triplete de Jupp, era suplente ese día en el Allianz, al igual que un Mario Götze que durante su primera temporada de rojo había pasado francamente desapercibido. Thomas Müller, el hombre de los momentos trascendentes, tampoco salió de inicio en el Bernabéu y amenazó poco después con dejar el club si en el futuro tenía una participación similar a la que había tenido la temporada anterior. Además, todo apuntaba a que Toni Kroos, quizá la pieza que más marcaba el contexto de ese Bayern, se iba a ir ese verano y llegaba Robert Lewandowski, que se había desatado como un crack mundial en un fútbol radicalmente distinto. El pincel único de Guardiola había conseguido crear un Bayern por momentos muy bello, creativo, competitivo y ganador, que se paseó por la Bundesliga y dejó algunas exhibiciones para el recuerdo (el partido del Etihad, los frecuentemente olvidados primeros 20′ en el Bernabéu), pero ese equipo murió aquella noche. La Champions League le reveló que si quería batir a los gigantes de Europa necesitaba exprimir a sus jugadores más decisivos y para ello hacía falta dar una vuelta de tuerca a su idea inicial. Pep, que será mil cosas pero jamás un inmovilista, tomó nota y pocos días después en Berlín, en la final de la DFB Pokal ante el BVB, ya vimos el primer boceto de lo que sería su nuevo proyecto en la capital de Baviera. Su Bayern 2.0.

Bayern Munich v ArsenalUEFA Champions LeagueGuardiola ha dado un giro de volante en su proyecto. Foto: Focus Images Ltd

Guardiola: “La principal diferencia respecto a la primera temporada es que ahora conozco mucho mejor a mis jugadores.”

Había que subir el ritmo del juego. Claro que Guardiola jamás renunciará a su esencia: a querer el protagonismo, a llevar la iniciativa, a tratar de jugar cerca del área rival. Pero esto no tiene por qué ser a través de posesiones lentas, de ataques posicionales prolongados, de secuencias de  50 pases. De hecho, sin Kroos hay una realidad que es poco menos que objetiva: el Bayern no tiene grandes pasadores, centrocampistas capaces de comandar, llevar el ritmo de un partido y mover al equipo. Tampoco es estrictamente necesaria esa paciencia para intentar ser protagonista: se puede atacar mucho y rápido, en vez de lento y seguro. El Real Madrid de Mourinho fue capaz de crear un riquísimo ataque posicional que le llevó a ganar la liga con brillantez y contundencia y alcanzar las semifinales de Copa de Europa con Xabi Alonso como único gran pasador.

Thomas Müller gritó al mundo durante el pasado Mundial que es uno de los jugadores más determinantes del mundo cuando puede correr, transitar, asociarse a alta velocidad y atacar espacios. Así gana partidos, eliminatorias y competiciones. Mario Götze y Robert Lewandowski, madurados en la factoría Jürgen Klopp, proyectaron internacionalmente sus cualidades en el vertiginoso contraataque made in Westfalia. Javi Martínez se luce como un bastión defensivo de primer orden cuando tiene espacio por delante en el que mostrar su exuberancia física y su poderío. Arjen Robben perforó a la selección española en Brasil jugando de delantero centro en un equipo de transiciones como lo fue la Holanda de Van Gaal. Neuer protegiendo la espalda de centrales valientes ya sabemos lo que es… Y por último, Thiago, el niño protegido del de Santpedor: ¿mejor en un equipo en el que si juega precise de gestión, responsabilidad y presencia o en uno en el que el fallo no esté tan castigado, pueda buscar la acción definitiva, el gesto técnico, la jugada de gol sin más preocupaciones? Pep tuvo todo el verano para idear un sistema que mezcle sus principios irrenunciables con la idiosincrasia de sus jugadores. Su primer intento fue este.

La posición de Alaba

Bayern - Football tactics and formations

Es temporada de Mundial, el Bayern ha aportado más jugadores que ningún otro al campeón del Mundo y para más inri Ribéry, Rafinha, Schweinsteiger o Thiago han estado lesionados, así que todo lo que ha hecho Guardiola hasta ahora hay que ponerlo en cuarentena. Lo que más ha llamado la atención de toda la pretemporada, amén del cambio de sistema, ha sido la inédita posición de David Alaba. De central zurdo en una línea de 3, Pep se aprovechaba de su descomunal capacidad física para pedirle que cuando su equipo tenga el balón, suba hasta tres cuartos casi hasta la mediapunta, mientras que cuando lo pierda vuelva a su posición como un zaguero más. Se entiende que no fue algo circunstancial, ya que el fichaje de Bernat nos revela que el club quería un lateral izquierdo de primer nivel para dar protagonismo al austriaco en otras posiciones. ¿Qué podemos intuir que buscaba Pep con este movimiento? Crear una ventaja muy pronto para que los de arriba la aprovechen. Los adversarios no lo esperan y apareciendo por sorpresa puede crear un desequilibrio mediante un hombre libre que sorprenda al equipo rival, le obligue a abandonar marcas y aparezcan espacios para los atacantes bávaros. O sea, que Lewandowski, Müller y cía puedan recibir en ventaja y transitar y moverse con libertad: aquello en lo que son canela fina.

¿Por qué 3-4-3?

El 3-4-3 tiene el propósito de que los delanteros bávaros puedan moverse con libertad arriba, permutar y generarse ocasiones. Pep Guardiola utiliza 3 centrales con la intención de crear una ventaja directamente en la salida de balón, frenetizar el ataque desde su nacimiento y que los de arriba puedan aprovecharlo para ganar partidos. Ó sea, creo la superioridad pronto, obligo al rival a desordenarse para intentar contrarrestarla y Müller, Lewa y cía reinan en ese desorden. Si el rival presiona con dos puntas y yo tengo 3 centrales, siempre habrá uno libre para salir tranquilo y empezar desde ahí con facilidades. Sin embargo, Jürgen Klopp lo previno en la Supercopa de Europa y presionó arriba con 3 hombres, por lo que al Bayern le costó horrores empezar el juego y cada pérdida era castigada. Otro argumento a favor de esta idea es mejorar tu transición defensiva: uno puede salir a anticipar(este rol era ideal para Javi) y frenar la contra sin miedo a dejar una autopista a su espalda. Sin Javi, si el Bayern quiere seguir apostando por esta idea precisa de un central que sea capaz de jugar fuera de su área y que además sea ágil con el balón en los pies. Si Pep se ve obligado a apostar por Dante, sus defectos pueden quedar muy expuestos.

Otro aspecto central de la idea de Pep es que los carrileros sean largos y tengan capacidad física para ser profundos y permitir que los teóricos extremos tengan libertad para irse hacia el centro y permutar. Bernat es el hombre ideal para este rol en la izquierda: resistencia pulmonar sobresaliente, incisivo, solvente defensivamente y además con una capacidad de asociación notable. Un movimiento que hemos visto mucho en pretemporada: Bernat gana línea de fondo y el extremo zurdo lo aprovecha para irse hacia al centro, recibir de cara y dársela alguien que rompa al espacio. Sin embargo, en la Supercopa se notó que en la derecha Hojbjerg quizá no es el apropiado para ese rol. El danés, que es un jugador con un porvenir prodigioso, es quizá algo pesado y robusto para correr su banda y pisar la cal. En Münster fue Shaqiri quién ejerció ese rol. Veremos.

Problemas de adaptación

Guardiola: “Creo que vamos a tener problemas de aquí a la pausa invernal.”

Javi Martínez, entre algodones. (Foto: peterpribylla)

Javi Martínez se lesionó de gravedad en Dortmund. Foto: peterpribylla

El primer gol del Borussia Dortmund en la Supercopa nace de un error de David Alaba en la marca. No es el primero: durante toda la pretemporada ha cometido varios fallos resaltables a la hora de defender su área. Es lógico: él no es central y en un mes no va a aprender a serlo. Por otro lado, Pep apenas ha podido trabajar su nuevo sistema con la columna vertebral de su equipo, porque muchos vinieron tarde de vacaciones o estaban lesionados.  La gravísima lesión de Javi Martínez, de baja 6 meses, es otro imprevisto a sumar. La competición ya está aquí y, como se vio en Dortmund, el equipo no está aún nada familiarizado con la idea de juego de su entrenador. Veremos si el conjunto bávaro es capaz de seguir evolucionando y a la vez ganar: el año pasado, durante los primeros partidos de la temporada, el factor suerte intervino de forma decisiva para que el Bayern no se dejara puntos hasta asimilar la idea de Pep.  El ruido que provocarían en Alemania un par de malos resultados podría generar que la minirevolución de Guardiola fuera muy mal vista públicamente  y eso no es fácil de gestionar en un entorno tan tumultuoso como el del Bayern. Que se lo digan a Van Gaal.

Green y Gaudino

Gianluca Gaudino es la gran aparición de este 14/15 en el Bayern de Múnich. Con tan solo 17 años no sólo ha sido titular en todos los partidos de pretemporada del equipo muniqués, sino que jugó 90 minutos en la Supercopa de Alemania. El hijo de Maurizio Gaudino es un mediocentro liviano, muy presente, con una diestra muy fina y con bastante técnica para orientarse. Defensivamente es una debilidad (su cuerpo es el de adolescente que acaba de pegar el estirón y está aún por desarrollarse)  y si tiene que recibir de espaldas tiene problemas, pero a Pep le encanta porque “piensa más rápido que la mayoría de jugadores.” Jugando de cara, con un rol de distribuidor, tiene mucha agilidad para mover al equipo y encontrar a compañeros lejanos. Con la salida de Kroos, la lesión de Thiago y los interminables problemas de Basti, es un nombre a apuntar en el centro del campo bávaro.

El otro es Julian Green. El americano, que tuvo una fugaz pero intensa participación en el Mundial de Brasil, a priori se adapta a la perfección a lo que se vislumbra que va a ser el nuevo Bayern. Sus movimientos frenéticos, su velocidad, su hiperactividad sin el balón pueden ser muy útiles en este fútbol más vertical. Tiene una competencia brutal en los puestos de ataque, pero la temporada es muy larga y seguro que encontrará su momento. Puede sorprender.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

22 comments

El esquema que has puesto me recuerda mucho al que dispuso Bielsa en las dos primeras jornadas de Ligue 1, sacrificando al segundo futbolista de ataque en el centro (el mediapunta, vaya) para introducir un segundo mediocentro, y un “falso central” como Alaba (que en el caso del Marsella sería Morel). No es que a Bielsa le esté funcionando excesivamente bien por el momento… aunque el Bayern, por plantilla, es manifiestamente superior a todos sus rivales en Bundesliga, al contrario que el Marsella.

Pues a mí no me convence, en primer lugar, ver a Hojberg como carrilero, tampoco ver a Emre Can en el Liverpool en lugar de en el Bayern, y tener únicamente a Badstuber como relevo para una defensa de 3 centrales.

Solo una crítica, en el momento que dices “dejó algunas exhibiciones para el recuerdo (el partido del Etihad, los frecuentemente olvidados primeros 20′ en el Bernabéu)” hay una cosa que no tiene sentido, y es lo de alabar los 20 minutos contra el Madrid. El fútbol consiste en marcar goles y para marcarlos necesitas ocasiones. Si en 20 minutos no creas ni una sola ocasión y te meten un gol, en la vida se puede considerar exhibición, ni siquiera se puede considerar un juego normalito, es un juego malo. Porque si no crear ocasiones y que te marquen goles es “exhibición”, yo podría jugar perfectamente a este deporte jeje

yo reitero lo mismo que Guillermo, sublimes 20 minutos del Bernabeu (en realidad fueron 18-19). A pesar de no conseguir el gol en esos minutos, miles de merengues se acordaron del 7-0 del Bayern al Barsa, pues en esos 20 minutos, el Madrid parecía un equipo de muy mediocre, sin armas para enfrentar al Bayern, y si me apuras, sin opciones en la eliminatoria. La realidad fue muy distinta, y debido a un fallo, llegó el gol de Benzema y todos sabemos el resto. Si no se hubiera producido ese gol, quién sabe, pero la cosa pintaba muy muy mal para el Madrid…

Yo estaba tranquilo en el Bernabeu. Sólo pases horizontales y se veía que en cuanto el Madrid pillase una contra iba a ir para dentro. En el 7-0 al Barcelona el Bayern fue mil veces más vertical y peligroso y contra el Madrid apenas crearon una ocasión de gol en 180′

Lo que sigo sin ver, a pesar de que le resultase viable la temporada pasada, es lo de Lahm como mediocentro. Me niego.

¿Y no estará complicándose demasiado?

Tenía a dos laterales de primerísimo nivel mundial y a dos 'cracks' jóvenes y consolidados como Kroos y Müller. Y ahora en el once ha sacado a los dos laterales a nuevos puestos donde (aún por adaptarse) no parecen dar el nivel tan alto que daban como laterales, y han abierto el puesto para Rafinha y Bernat.

Es decir, no seré yo quien critique a Guardiola, porque entiende este juego mil veces mejor que yo, pero tiene que ser el cambio táctico tiene que ser una genialidad para que compense en el cambio en el once: Kroos + Muller + Lahm (lateral) + Alaba (lateral) por Bernat + Rafinha + Lahm (mediocentro) + Alaba (central).

Opino igual que tú. A veces parece que Guardiola necesite demostrar lo buen entrenador que es (y desde luego lo es) con cambios tácticos que nadie espera. Yo creo que si necesitaba un central y un mediocentro, es eso lo que deberías fichar, y no reconvertir a una de las mejores parejas de laterales del mundo (si no la mejor) y ocupar sus puestos con jugadores mediocres.

La nueva idea de Guardiola esta muy bien pensada y tiene mucha lógica, pero le veo quizá un defecto y que a la hora de salir jugando desde atrás si el rival presiona con tres atacantes es decir ‘hombre a hombre’ a los tres centrales (como bien dices Klopp ya lo hizo en la Supercopa) ahí va a tener muchos problemas. Saludos!

Pep es muy de estas revoluciones, seguramente es el entrenador mas valiente que haya. Y su capacidad, fuera de discusión… Pero aqui en Bayern, con lo de Lahm y ahora lo de Alaba, me resulta extraño el intento por buscarles otro lugar en el campo. No digo que no puedan cumplir esos nuevos roles, pero son sin dudas, cada uno en su lateral, son de lo mejor del mundo…

“Con tan solo 17 años no sólo ha sido titular en todos los partidos de pretemporada del equipo muniqués, sino que jugó 90 minutos en la Supercopa de Alemania. El hijo de Maurizio Gaudino es un mediocentro liviano, muy presente, con una diestra muy fina y con bastante técnica para orientarse. Defensivamente es una debilidad (su cuerpo es el de adolescente que acaba de pegar el estirón y está aún por desarrollarse) y si tiene que recibir de espaldas tiene problemas, pero a Pep le encanta porque “piensa más rápido que la mayoría de jugadores.”

Creo que nadie ha trazado aún un paralelismo entre Gaudino y el Sergio Busquets de septiembre de 2008.

Bien, siempre mola ser el primero.

Gran Articulo.
En lo que a mi respecta diría que Benatia llega para ocupar esa bacante en la defensa; Gotze funcionaria mejor en una posición mas retrasada, a la altura de la de Thiago,ya que el mejor recambio para Ribery seria Shaquiri; Schweinstiger al medio campo para que Lahm ocupe la posición de medio por la derecha.

Gran Articulo.
En lo que a mi respecta diría que Benatia llega para ocupar esa bacante en la defensa; Gotze funcionaria mejor en una posición mas retrasada, a la altura de la de Thiago,ya que el mejor recambio para Ribery seria Shaquiri; Schweinstiger al medio campo para que Lahm ocupe la posición de medio por la derecha.
http://sharemytactics.com/20110/

A veces me parece que Pep exagera con cambiar a los jugadores de posición, le salió con Mascherano y con Messi, pero no me parece que Lahm esté a la altura, es quizá el mejor lateral derecho del mundo y es un desperdicio cuando puede hacer el trabajo de carrilero tranquilamente.
Porque no contratar a un jugador como Blind y permitir que Alaba juegue de carrilero también?
No creo que a los alemanes les emocione mucho esto de empezar a ser minoria.

Esta revolución que intenta Pep tiene defectos. No tiene en mi opinión centrales de primerísimo nivel, que sepan sacar bien la pelota jugada, lo de Lam de mediocentro me parece fuera de lugar, i Rafina en el lateral derecho aún peor. Jurgen Clopp ha demostrado que este sistema es fácilmente desmontable, y más si tienes un equipo rápido con atacantes hábiles delante. Creo que el Bayern debería volver a su esencia, un equipo que busca ganar por medio de la verticalidad, sin necesidad de tanta posesión.

Observo que muchos repiten como un mantra lo de la posesión. “El Bayern perdió la Champions y la Supercopa por tener demasiada posesión.” Imagino que el Bayern que perdió contra el Chelsea de Di Matteo también fue por demasiada posesión.

Y el Chelsea del año pasado…Perdió Premier, Copa, Copa de la Liga y Champions por demasiada poca posesión?

Si Pep ganase este año la Champions la posesión volvería a ser útil?

Dudas existenciales que tengo.

La posesión no gana partidos, no te hace ser el mejor y no te hace merecer las victorias. Es solo un arma más, pero para algunos parece ser la auténtica obsesión del fútbol. La posesión siempre es útil, pero nunca definitiva si no la utilizas bien.

El Barcelona tenía con Guardiola a los mejores futbolistas posibles para jugar a tener la posesión y utilizarla bien. En el Bayern, no es el caso. Lo que no quiere decir que no pueda ganar la Champions por ello. En cualquier caso, seguimos en las mismas: si ganara, no lo habrá hecho por la posesión. Al final, aquí lo que cuenta es meter goles y que no te los metan.

Si en el fútbol se ganara por posesión, probablemente ya no existiría.

Deja un comentario

*