Choque de principios

Heung-min son, Bayer Leverkusen

Fuera de la realidad Bayern Munich, es probable que el Bayer Leverkusen – Borussia Mönchengladbach sea el partido más divertido de ver en la Bundesliga a día de hoy. Dos equipos competitivos, exitosos, que juegan en Europa y tienen individualidades de mucho nivel que vertebran su fútbol desde posiciones radicalmente alejadas. El kamikaze ataque colectivo de Roger Schmidt vs la defensa posicional rígida de Favre, el contraataque vertiginoso del Gladbach vs la arriesgada transición defensiva del Bayer Leverkusen. Si amamos el fútbol es porque principios tan distintos pueden llevarte a la victoria de igual manera, así que había bastante expectación por ver qué corriente futbolística se imponía. Pitó el árbitro el inicio, ambos equipos ejecutaron sus planes y ambas ideologías chocaron como lo hacen las placas tecnónicas, intentando desplazar al otro hacia su terreno. Ninguno ganó y ambos se fueron a casa con un punto que les permite superar al Augsburgo y posicionarse en la concurrida guerra por los puestos de Champions. Fue una digna batalla.

 

Wolfsburg vs Moenchengladbach - Football tactics and formations

 Posicionamientos tácticos. Foto: sharemytactics

El Leverkusen cocinaba, pero el Gladbach mordía

El guión del partido respondió absolutamente a lo previsto desde el inicio. El Bayer Leverkusen desplegó su propuesta de forma casi académica: posicionó a sus hombres en el campo contrario, los junto a través del balón e intentó combinar a alta velocidad  aprovechando la técnica en espacios reducidos de sus atacantes para resquebrajar las férreas líneas visitantes. Su forma de sacar la pelota no suele tener miramientos: balón largo a Kiessling y presión colectiva a la segunda jugada para tratar de recuperar cerca del área de Sommer y con el equipo rival desordenado. Así, ahogando al poseedor que recupera con una presión asfixiante de sus hombres orientados al balón, es cómo consigue que atacar con tantos hombres por delante de la pelota no le pase factura, aunque su sistema tiene algunas grietas. Favre lo sabía y quiso explotarlo. Por eso dejó sueltos a Hazard y a Kruse, para que el primero enlazara con el internacional alemán, que tiraba desmarques de ruptura en cuanto su equipo recuperaba el balón. Como sabía que era complicado salir de forma precisa con tanta gente presionando, dio una clara orden a sus jugadores de que salieran en largo hacia sus atacantes y luego acompañaran los contraataques. En definitiva, el Leverkusen tenía el balón y merodeaba el área de Sommer, pero el Gladbach resistía y amenazaba cuando lo recuperaba. Hasta que apareció Don Hakan Çalhanogu.

Hakan Çalhanoglu ya es una estrella

Las exhibiciones de Hakan Çalhanoglu semana tras semana han dejado de ser una novedad. Es lo que pasaría en cualquier partido de cualquier liga en el que se encuentre el turco, que además de ser ultraresolutivo y de tener una pierna diestra mortal, tiene una personalidad y constancia en el juego de jugador grande. Que un equipo como el Bayer Leverkusen (con todos los respetos del mundo) haya podido juntar en una temporada a tres atacantes de clase mundial como son Son, Bellarabi y el propio Hakan es quizá algo que no volvamos a ver, pero que va a dar muchas alegrías al equipo de la aspirina en esta 14/15. Ojo con ese sorteo de Champions.

Bellarabi - Leverkusen - Johann Schwarz

Bellarabi, pese a todo, no tuvo su mejor día. Foto: – Johann Schwarz

El Leverkusen salía habitualmente por la izquierda hacia Son, donde el coreano desbordaba o combinaba con Wendell y Çalhanoglu hasta pisar el área. No era fácil desbordar al Gladbach y no necesitó hacerlo para adelantarse en el marcador. El turco recogió un balón a 5-10 metros del área y ametralló a Sommer para adelantar a su equipo en el marcador. Una acción de esas que definen a los cracks, que sacan goles de situaciones en las que no tienen ninguna ventaja sobre el rival. 

A partir de ahí vinieron los mejores minutos de los de Roger Schmidt en el encuentro, ante un Gladbach que se tenía que exponer y al que podían castigar. Tuvieron varias ocasiones para hacerlo, pero el desacierto y un gran Sommer lo evitaron. El que perdona, lo paga y Brouwers, en una de esas jugadas a balón parado que tantos réditos da a los de Favre, empató el encuentro al filo del descanso. Se volvía a empezar de cero.

Sin la técnica individual, se perdió el desborde

Schmidt retiró a Son y Çalhanoglu entrada la segunda parte y el Leverkusen perdió buena parte de su capacidad de romper la solidez visitante. Viendo que el Gladbach salía cada vez más (un brutal Omar Toprak evitó al menos dos goles por pura técnica individual, qué central tan infravalorado es el turco) introdujo otro centrocampista como Rolfes y cambió a un 4-3-3 algo más equilibrado. Es cierto que el Leverkusen dejó de partirse tanto, pero también lo es que sin sus dos jugadores más habilidosos las opciones hacer daño al Fohlenelf se desvanecieron. Entre esto, el cansancio y que el empate al fin y al cabo no estaba tan mal, el ritmo del encuentro se pausó y dio lugar a que el marcador no volviera a cambiar más.

Foto de portada: sebastian prieza

Related posts

6 comments

Hola Guillermo, en un artículo sobre el Leverkusen hice una pregunta ( no recuerdo ahora mismo quién era el autor de dicho artículo) que no fue contestada, y me gustaría que me dieras una respuesta.. No crees que este Leverkusen es muy parecido en su concepción de juego y en las características de sus jugadores al Dortmund que llegó a la final de la Champions ( y el que espero que se cuando tenga a sus jugadores al 100 por 100) aunque existan diferencias obvias entre Kiessling y Lewandowski, más o menos juegan un papel similar en mi opinión. donde Son sería algo así como el Reus del Leverkusen, Bellarabi el Kuba y Calhanoglu el Gundogan? Y por supuesto Schmidt el espejo de Klopp!

La verdad es que si que se asemeja bastante, sobretodo en el concepto de presionar muy arriba para robar más cerca del área rival. El punto mas diferenciador es la defensa, que en mi opinión era mucho mejor la del Dortmund, tanto los laterales como los centrales.

Si se puede asemejar, pero lo cierto es que por nombres, el Dortmund era muy superior aunque este Leverkusen tenga un magnífico equipo, mirando la delantera es algo indiscutible.

A mí me parece que la comparación más acertada de Calhanoglu sería con Mario Götze, que aunque lesionado en la final, sí estuvo anteriormente en las eliminatorias con Malaga y Madrid, siendo muy importante y en una posición más cercana.

Estoy de acuerdo con ambos comentarios, Hummels Subotic Pisczeck y Shmelzer ( o como se escriban) es obviamente mejor defensa que la del Leverkusen, y es verdad que la comparación con Gundogan y Calhanoglu no es del todo acertada, más bien lo decia porque son los que en mi opinión llevan el ritmo del equipo, ya que a mi personalmente Gonzalo Castro no me parece ese tipo de jugador, y menos aún el gemelo Bender. Gracias por sus contestaciones me gusta compartir mis ideas con gente con criterio, un saludo a ambos!

Por cierto, conocen a Ali Adnan? Lateral izquierdo de la selección de Irak en el mundial en el que Uruguay y Francia llegaron a la final? Le he perdido la pista pero ha sido el lateral que más me ha impresionado en un mundial de categorías inferiores, este verano sonó para el Sevilla pero al final se decantaron por el gran Tremoulinas

Coincido con vosotros en que esa defensa del Dortmund del 2013 es mejor que la actual del Leverkusen. Centrándome en el partido contra el M´gladbach,creo que Spahic hizo ayer un gran partido barriendo y yendo al corte de la mayoría de balones que buscaban en carrera a Kruse y Hermann (este último los pocos partidos que vi del Borussia me gusta mucho también por su movilidad y desborde). Ademas Toprak falla claramente en el marcaje del 1-1 de Brouwers, pero en el resto hizo un buen partido. Confio tambien para el futuro en Jevdaj (y tanto que futuro…), mucho despliegue físico para defender y atacar el del crota. Y lo de Calhanoglu sin palabras…

Deja un comentario

*