Guardiola de Luis Enrique, Robben de Messi

Bayern Munich v Manchester CityUEFA Champions League

Es difícil recordar una alineación del Bayern durante la era de Pep Guardiola con menos centrocampistas de perfil asociativo como la de hoy ante el Hamburgo. Con Lahm aún en la enfermería, sin noticias de Thiago y Xabi Alonso tocado durante el entrenamiento matinal, el de Santpedor se veía obligado a alinear a Alaba y Schweinsteiger en un doble pivote de peculiares características. Frente a un Hamburgo que, pese a ofrecer una resistencia francamente débil, tenía la intención de presionar al gigante muniqués en su salida de balón y ser agresivo en las recepciones, podría haber problemas, más aún teniendo en cuenta las dudas que ha dejado el Bayern en sus anteriores 3 partidos de este 2015. Sin embargo, el equipo bávaro saldó el obstáculo con su goleada más contundente de la temporada. Gracias, sobre todo, a un estelar Arjen Robben que en su rol recordó al Lionel Messi de Luis Enrique. 

 

Bayern Luis Enrique - Football tactics and formations

 

Esquema del Bayern durante la primera parte. Foto: Focus Images

Dato: los 6 primeros goles del Bayern vinieron por la banda derecha de Robben

Si el entrenador asturiano ha suplido la decadencia de sus centrocampistas de características basadas en el juego de posesión convirtiendo a Messi en el foco del juego en la banda derecha, algo parecido hizo Pep con su jugador más desequilibrante aprovechando que mediante el pase hoy lo tenía difícil para crear superioridades. Colocó a Robben absolutamente abierto en la banda derecha, pegado como una chincheta esperando recibir el balón y cerca de él a Götze  y a Müller, para que puedan asociarse con él y ofrecerle desmarques y Lewandowski atacando el segundo palo aprovechando la acumulación de hombres en el otro lado. El Bayern le buscaba casi por sistema, Robben, on fire, la cogía, creaba una ventaja, frenetizaba los ataques, se asociaba con los de su alrededor y aquello casi siempre acababa en ocasión. El equipo bávaro, es curioso decirlo en un equipo de Pep, se saltaba continuamente su centro del campo para llegar a sus extremos. Schweinsteiger, además del rol de puente con sus atacantes,  se movía cerca del extremo holandés para aprovechar que el Hamburgo estaba basculado hacia él y hacer cambios de orientación hacia el perfil de Bernat y Lewa. Que el resultado del experimento saliera tan bien (8-0) no sólo habla de la polivalencia táctica de su entrenador, sino, sobre todo, del salvaje estado de forma de Arjen Robben, que respondió y de qué manera a un planteamiento que le tenía como figura troncal. Se fue con dos goles sobrenaturales, una exhibición continua de desequilibrio desde su banda, una ovación majestuosa del Allianz y dejando la sensación de que a día de hoy muy muy poquitos le pueden mirar a los ojos.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Robben, infravalorado. Crack mundial. Me quedo con un dato: Con 31 años está a uno de sus mejores niveles, si no el mejor. Messi es más joven, si quiere, le queda cuerda para rato!

Robben es como el bueno vino con los años va ganando. Cada vez es mejor, en Madrid se le infravaloró mucho y se le dejó marchar para traer a la Ronalda, 50% buen jugador 50% puro marketing. Robben 100% futbolista

Deja un comentario

*