Ya no son accidentes

Borussia Dortmund (www.rsca.be)

El último recibía al tercer clasificado y lo que se estaba viendo era coherente con la clasificación de cada uno: los punteros manoseaban el balón con parsimonia, mientras su rival esperaba unos metros por delante de la línea del mediocampo para contragolpear. En un angustiado Westfalenstadion, la realidad daba de bruces al espectador: el Borussia Dortmund cedía al Augsburgo la pelota y le regalaba la primera línea de salida, con la esperanza de que los de Weinzierl acepten el regalo, se expongan y propicien situaciones en las que los de Klopp puedan sacar partido a sus (ese día más que nunca) explosivas condiciones. Pero el tiempo corría y eso no pasaba. El Augsburgo no concedía una sola pérdida comprometida: se tomaba su tiempo a la hora de sacar el balón, desplazaba a sus laterales,  abría a Baier, creaba superioridad y llegaba a mediocampo en situaciones ventajosas. Bastaba un apoyo de Bobadilla o Ji, que casi siempre se anticipaban a la blanda pareja de mediocentros Sahin – Gündogan, para que los centrocampistas bávaros recibieran de cara y pudieran frenetizar sus ataques, sacando partido a 1.que la defensa amarilla estaba relativamente adelantada y 2.que tomaban decisiones nerviosas y al límite constantemente. El Augsburgo estaba llamando a la puerta una y otra vez, hasta que Bobadilla la derribó. El gol no era más que la consecuencia lógica del desarrollo del encuentro. Ningún espectador del partido podía sorprenderse  El Dortmund perdía y de ninguna forma aquello era un accidente Su rival le estaba pegando un baño.

Borussia Dortmund v ArsenalUEFA Champions League

Aubameyang no tuvo espacio para correr y pasó francamente desapercibido. Foto: Focus Images Ltd

Quizá fue el ataque posicional amarillo lo que más decepcionó, ya que nos figurábamos que Klopp habría estado metiendo el pincel en la faceta más floja de los amarillos durante la primera vuelta y no hubo mejoría a la que agarrarse. Jürgen salía con sus mediocentros más técnicos y aquello hacía anticipar una posesión más rica, pero el juego en estático del BVB era espeso como chocolate derretido. Sin Hummels, Gündogan bajaba hasta la base para organizar los ataques amarillos y salía habitualmente por los costados, donde ni Kampl y Schmelzer en la izquierda, ni Aubameyang y Grosskreutz en la derecha, jugadores verticales por naturaleza, conseguían asociarse, crear algún tipo de superioridad y devolvérsela a Gündogan en situación ventajosa. El balón le llegaba a Ilkay y a Sahin en la misma situación en la que había salido de sus piernas y sus opciones no habían cambiado: Reus seguía perdido en la mediapunta, Immobile no sabe tirar apoyos (aunque se percibe cierta mejora, Klopp sí ha debido trabajar ahí) y devolverla a la banda era iniciar el círculo de bloqueo otra vez. Los minutos pasaban y corrían en contra de los locales: la angustia se acrecentaba, el Westfalen se impacientaba, Klopp tomaba decisiones viscerales (¡Hummels de enganche!) y el Augsburgo cada minuto se sentía más seguro. El final fue el que habría previsto cualquier espectador de la película. No hubo milagro y el fútbol fue justo: ganó el mejor. Francamente, no tiene buena pinta lo del Dortmund.

Foto de portada: www.rsca_.be_.jpg

Related posts

4 comments

Digno de analizar detenidamente lo del Borussia Dortmund. Ha pasado de pelear por meterse en Finales de UEFA Champions League a intentar salir de la última posición de la Bundesliga. Increíble y más teniendo en cuenta la rapidez con la que ha sucedido el cambio. ¿Qué explicación le veis?

Que cada año salga una de sus estrellas y que tenga lesionada, la mayor parte de la temporada, al grueso de su plantilla, ¡debe influir lo suyo!

Por otra parte, creo que los fichajes en los que antes siempre acertaba Klopp y su equipo, no lo hacen tanto en la actualidad. Kagawa no da el rendimiento que se esperaba, Immobile no se le acerca (de momento al menos) a Lewandoski, Henrij aparece con cuentagotas y no tiene ni por asomo la importancia de Mario Götze, Aubameyang es un jugador totalmente irregular y que, a mi parecer, solo funciona con tremendos espacios. El fichaje que más me ilusiona y que creo que mejro va a funcionar es el de Kampl, tremendo jugador.

Supongo que todo esto genera que el equipo entre en una dinámica de conformidad y desilusión importante.

Deja un comentario

*