Una pieza distinta

Paris Saint-Germain v Bayer LeverkusenUEFA Champions League Julian Brandt

La temporada se le está haciendo muy larga al Bayer Leverkusen. Desde el mes de febrero le ha dado tiempo a caer eliminado con estrépito en los octavos de final de la Champions, destituir a su entrenador (Sami Hyypia), ratificar a Sascha Lewandowski como interino y anunciar la contratación de un nuevo técnico (Roger Schmidt, Red Bull Salzburgo) de cara a la próxima temporada. Un 2014 más convulso que el de un Borussia Dortmund que, con el acceso directo a la Champions League ya confirmado, sólo piensa en la final de Copa del próximo 17 de mayo.

Texto relacionado: Lewandowski se agarra a la cuarta plaza

El choque que enfrentó a ambos equipos en la tarde de sábado no fue brillante. Las estrellas apenas aparecieron y las imprecisiones protagonizaron un partido cuyo ritmo fue discontinuo. Apareció Reus (y jugó muy bien) en la primera parte, pero se diluyó en la segunda. No compareció Robert Lewandowski, que ni siquiera inquietó a Leno. Tampoco generó demasiado peligro Heung-Min Son, voluntarioso pero desacertado en la toma de decisiones y en la ejecución de sus acciones. Otro de los alicientes del encuentro, Emre Can decepcionó al perder una ingente cantidad de balones en el centro del campo. En cambio, respondieron mejor futbolistas que suelen trabajar con sobriedad a la sombra de los cracks, como Sokratis o Gonzalo Castro. Incluso rindió a un buen nivel Oliver Kirch, que marcó para el Borussia Dortmund en una jugada a balón parado.

Bayer Leverkusen Training Julian Brandt

Julian Brandt es la gran noticia del Bayer Leverkusen en 2014. Foto: Focus Images Ltd

Con tanto desacierto, apenas había un motivo para mantenerme pegado a la pantalla. Un chaval de 17 años que llegó en el mercado invernal y que ya encadena cuatro titularidades en Bundesliga. Muchos lo descubrieron cuando saltó al campo tras el descanso en el partido de ida contra el PSG (con 0-3 en el marcador) y dio otro aire a su equipo. Julian Brandt es un chaval distinto. Sin jugar a un nivel extraordinario, cuando Brandt controlaba el esférico cualquier cosa podía pasar. Recibe el balón y agita a los rivales. Inquieta con su presencia. Provoca faltas y córners. Y produce goles. Como la asistencia del 2-1: Son se entretiene demasiado en la conducción y pasa el balón muy tarde, pero Brandt lo arregla con una precisa asistencia al primer toque, en el momento justo, y pone un centro medido a la cabeza de Gonzalo Castro. Avanzada la segunda mitad, se atrevió con una vaselina para superar la salida de Weidenfeller, pero el guardameta borusser lo frenó con una mano impresionante para evitar su gol. Se marchó en el minuto 81 y el marcador tampoco se movió sin Brandt sobre el césped.

2-2 y una jornada de liga menos. Se me hizo muy largo el tramo final del choque sin mi gran aliciente, pero no apareció nadie para agitarlo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Sé que este post es viejo, pero bueno, muy buena pinta la de Julian Brandt.

Y también quería comentar respecto al europeo un tema concreto, “el jugador de oro de la UEFA” de los últimos años ha sido gente como:

Juanfran
Alberto Bueno
Ninis
Hermanos Bender
Kyrylo Petrov
Kakuta
Álex Fernandez

Es decir, gente que algunos de ellos sí han llegado a jugar con la selección y etc, pero desde luego, no tienen nivel de crack ninguno. Los dos últimos han sido Deulofeu y Mitrovic, a ver si eso cambia.

Deja un comentario

*