El Colonia vende cara su piel en la primera noche festiva de Batshuayi con el Dortmund

Fans of FC Cologne with smoke bombs during the Bundesliga match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
14/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-EIB-160514-0071.jpg

El monumental partido que Marco Höger jugó anoche en el Rhein-Energie Stadion es uno de tantos a los que la inmensidad del fin de semana futbolero suele pasar por encima. Una de esas historias que nadie contará. A saber: su equipo perdió, por lo que la prensa no buscará héroes que expliquen la hazaña, y Marco ya tiene 28 años, por lo que los aficionados neutrales no visualizan en él una promesa estimulante que algún día acabará aterrizando en su club. Por eso hay que contarlo, para que quede escrito algún sitio. Qué maravilloso encuentro disputó anoche el pivote nacido en Colonia contra el Borussia Dortmund. Cada pase suyo -en corto, en largo, tras un control orientado con la otra pierna o al primer toque- llevó la intención, la clarividencia y la precisión en la ejecución que probablemente debe encontrarse en esos ficticios manuales de la posición de mediocentro. Incluso pudo -¡debió!- empatar el partido a falta de cinco minutos para el final si Sokratis no llega a poner la cabeza donde la mano de Bürki nunca iba a llegar.

Al principio decepciona un poco no ver a un centrocampista tan excitante como Vincent Koziello en los onces de Ruthenbeck -todavía no ha debutado-, pero al cabo de los minutos uno empieza a empatizar con la decisión del joven técnico del Colonia. Höger juega a esto un rato largo, y el joven Özcan, su compañero en el doble pivote, no le va a la zaga: también tiene una calidad exquisita sacando la pelota. Los dos representan a un renacido FC Köln que es verdad que ha vuelto a algunos de los cimientos tácticos de la exitosa época de Stöger (el 4-4-2, el repliegue pasivo en fase defensiva), pero que tiene una poderosa cualidad que llama mucho la atención en un equipo de la zona baja de la Bundesliga: el finísimo pie de casi todos sus futbolistas. No es solo esa pareja de mediocentros con un diferencial trato de balón; es que Heintz, el magnífico central zurdo, la saca muy bien, también Jorge Meré es selecto con la pelota, igual que Jonas Hector o Milos Jojic. Cuando el Colonia se pone a pasarse el balón, parece de todo menos el colista de Alemania. Empujó a todo un BVB durante muchos tramos del encuentro de ayer. Y a esta ecuación se le suma Timo Horn, uno de los mejores porteros de la liga, y Simon Terodde, un inteligentísimo delantero que te remata todo lo que le eches. Ahora que la intensidad de las lesiones ha bajado en el Colonia y uno puede apreciar todo lo que tiene Ruthenbeck a su disposición, cuesta creer que este equipo vaya a bajar a 2.Bundesliga. Tendrá que mejorar su comportamiento defensivo, eso sí.

Heintz es un magnífico central. Foto: Focus Images Ltd
Heintz es un magnífico central. Foto: Focus Images Ltd

Seguramente no mereció perder el Colonia ante el Borussia Dortmund en el partido del viernes noche de la jornada de Bundesliga, en lo que supuso la primera vuelta al Rhein Energie Stadion de una leyenda del club como Peter Stöger. El conjunto de la cabra atacó con muchísima personalidad durante todo el partido. Lo hizo con idéntico espíritu con 0-0, con 0-1, con 1-2 y con 2-3, demostrando que es un equipo que aún tiene mucha guerra que dar, que está lejos de sentirse emocionalmente desquiciado. La fórmula es, como ya se ha dicho, muy parecida a la que casi institucionalizó Stöger en la ciudad del carnaval: roba, sale en estampida, abre hacia alguno de sus interiores en los costados y busca el centro lateral a Terodde -antes Modeste-. Aunque anoche se desplegó con tanto ímpetu que muchas veces descuidó su retaguardia y eso le acabó costando que un normalito BVB le sentenciara a transiciones.

El nombre que aparecerá en letras grandes en las hemerotecas tras el partido de ayer es el de Michy Batshuayi. El delantero belga salió de titular tras apenas dos entrenamientos con su nuevo equipo y anotó dos tantos en su debut, que pudieron ser tres si no llega a ser por el VAR. Aunque no hayas visto el partido, seguro que has leído algún tweet contando por qué tras lo de anoche probablemente nadie echará de menos a Aubameyang en Dortmund. Sin embargo, mi reflexión tras acabar el encuentro fue precisamente en sentido contrario. Batshuayi jugó uno de esos partidos que Auba casi nunca jugaba. El ex del Chelsea apenas tocó la pelota, casi no se le vio participando en el juego. Se limitó a rematar hacia dentro los tres balones francos que cayeron en sus piernas. No es poco, desde luego, pero tendrá que aportar muchas más cosas si quiere hacer olvidar a ese torbellino de fútbol que ha sido el gabonés casi siempre que se ha puesto la camiseta amarilla.

Colonia 2 (Zoller 60′, Meré 69′)
Borussia Dortmund 3 (Batshuayi 35′, 62′, Schürrle 84′)

1.FC Koeln vs SC Freiburg - Football tactics and formations
Formaciones iniciales. Foto:sharemytactics
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*