Comodín Großkreutz

Arsenal v Borussia DortmundUEFA Champions League Grosskreutz

Uno de mis mejores amigos de toda la vida lleva varios años viviendo en Alemania. Quizás cinco. O puede que incluso seis. Posiblemente sea el amigo de la infancia con quien más hablo de fútbol. Así que, aunque nos vemos menos, siempre hablamos de la Bundesliga. A mí me interesa bastante saber cómo ven allí lo que pasa en España, Europa y en la propia Alemania, claro. Así que en los últimos años hemos hablado bastante del Borussia Dortmund. Él, que vivía cerca de Freiburg, fue a ver en directo al entonces vigente campeón alemán, justo la temporada posterior al primer título de los de Klopp. Ese día mi amigo no vio a Mario Götze, lesionado, que era lo que hubiese deseado. Pero vio a Hummels, Lewandowski, Kagawa y Gündogan, entre otros. “¿Quién te gustó más?”, le pregunté cuando me contó que había podido ver a los de Klopp por 12€ en la grada de pie. Kevin Großkreutz fue su respuesta.

“Corre sin parar: sube, baja, trabaja muchísimo. Me impactó ver a Großkreutz en directo”, fue la idea que me transmitió mi amigo cuando me habló del extremo borusser. Evidentemente, no era el jugador que esperaba que le fascinara. Sí, Kevin era un buen jugador de equipo, una pieza importante dentro del grupo, un chico que lo da todo cada día. Pero esperaba otra cosa, sinceramente. Ese día, por cierto, el Borussia Dortmund ganó por 1-4 en el Mage Solar Stadion. Großkreutz marcó un buen gol y regaló otro a Lewandowski.

En cualquier caso, desde ese día respeto un poco más a Kevin Großkreutz y me fijo más en el enorme despliegue físico que muestra cada semana. No tiene la técnica de los Sahin, Götze, Kagawa, Reus, Gündogan, Mkhitaryan e incluso de Aubameyang y Kuba, pero siempre está ahí. Klopp siempre cuenta con él y Kevin responde a las expectativas a base de esfuerzo y trabajo. Esta temporada, además, nos hemos olvidado de que Großkreutz es un extremo izquierdo, pues ha jugado mayoritariamente de lateral derecho para cubrir esa posición ante la larga lesión que sufrió el polaco Piszczek. Pero también lo hemos visto en otras demarcaciones. Por ejemplo, ante el Bayern, en un duelo en el que Guardiola cambió varias veces la disposición táctica del equipo, empezó de carrilero derecho y acabó en el doble pivote. El pasado sábado, jugó toda la segunda mitad como central ante el Hertha de Berlín. Incluso se ha llegado a poner los guantes para jugar de portero.

Ante la ingente cantidad de bajas que está sufriendo el Borussia Dortmund, disponer de un jugador de la polivalencia de Kevin Großkreutz es un alivio importante para Jürgen Klopp. No será el mejor extremo, ni el mejor lateral diestro, ni mucho menos el mejor central del equipo. Pero ver su esfuerzo y entrega resulta emocionante. Es una pieza de un valor incalculable porque, sufra más o sufra menos, siempre cumple. Es un claro ejemplo de la importancia de la actitud en todos los aspectos de la vida. Quizás por eso fue él quien marcó el gol más importante de la actual campaña en Dortmund. De hecho, es probable que si la próxima vez que quede con mi amigo hablamos del Borussia Dortmund le cuente que Großkreutz me parece el mejor jugador borusser esta temporada. Y estoy convencido de que él no se sorprenderá.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

el año pasado no entendía que klopp le diera tantos minutos, después de verle este año jugando de lateral derecho(haciéndolo muy bien) entendido el porque.
Un jugador de equipo mas valioso de lo que se piensa a primera impresión.

De acuerdo al 100%, es el típico jugador 'comodín' que a cualquier técnico le gustaría tener en su equipo. Y qué importante el tema de la actitud, algunos jugadores mejores que Großkreutz les haría bien aprender un poquito de él.

Deja un comentario

*