Con más caballos en el motor

VfL Wolfsburg v Sporting Clube de PortugalUEFA Europa League

Asfalto por césped; goma por cuero. Tiempos cronometrados por goles. Si se intercambian estos elementos se puede escribir sobre el WolfsburgoStuttgart como si se hiciese sobre una carrera de coches entre dos bólidos propiedad de las empresas con sede en las ciudades de estos ambos equipos.

Los 90 minutos de vueltas y más vueltas que se dieron en el Volkswagen Arena fueron más igualados que lo que el marcador final refleja: 3-1. El Stuttgart corrió como si la clasificación de la Bundesliga fuese ficticia y se pegó al Wolfsburgo dando la impresión de que las diferencias de motor mostradas entre ambos equipos a lo largo de la temporada en realidad son irreales.

Fue una carrera de las de cuerpo a cuerpo. Ningún equipo conseguía distanciarse del otro. La primera parte fue una constante de adelantamientos. Primero se colocó el Wolsfburgo por delante, y a punto estuvo de marcar primero si no fuese porque Luiz Gustavo no llegó al segundo palo en un córner. Después el Stuttgart tomó el mando de las vueltas y Niedermeier amenazó de cabeza por dos veces con el gol, pero sus remates no fueron acertados. De nuevo los de Volkswagen en primera posición pero Dost no está hábil para batir a Ulreich tras jugada de Rodriguez. Y de otra vez los de Mercedes en dos ocasiones, ni Kostic a pase de Harnik, ni Harnik a pase de Kostic. Tú, yo; de nuevo tú, más tarde yo. Y así.

Este tipo de carreras las suelen decidir con una vuelta rápida con la que se establecen unos segundos de diferencia insalvables. Era el momento en el que De Bruyne debía aparecer para impulsar a los suyos, pero no pudo hacerlo. El trabajo de Gentner y -especialmente- de Serey Die persiguiendo al pelirrojo fue descomunal. El belga acabó tan enrojecido de desesperación y cabreo como el color de su pelo.

Ricardo Rodriguez Wolfsburgo
El lateral izquierdo Ricardo Rodriguez, uno de los más destacados en el Wolfsburgo. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando la obligada parada en boxes del descanso se indicaba en los marcadores electrónicos de la recta de meta, el árbitro castigó al Stuttgart con un stop-and-go en forma de penalti. Rigurosa decisión por la caída de Caligiuri ante Klein que Rodriguez transformó en el primer gol del partido. 1-0.

No acabó esto con las opciones de los de Huub Stevens, quienes estuvieron rapidísimos para coger de nuevo, tres minutos más tarde, la aspiración del Wolfsburgo tras una mala trazada. La conexión entre los extremos del Stuttgart si funcionó esta vez y Harnik anotó el empate tras un habilidoso eslalon de Kostic por la izquierda. 1-1 y tocaba repostar.

La segunda parte continuó por los mismos derroteros: tú, yo, tú, yo. Por precaución y por no perder el partido por jugar en desventaja numérica, Stevens cambió a Die por Romeu justo después de ser amonestado el costamarfileño. Respondió atrevido Hecking metiendo a Perisic y Schürrle por Guilavogui y Caligiuri. Pero antes de que estas modificaciones afectasen al desarrollo del encuentro, se volvió a abrir brecha entre los dos equipos.

Un lanzamiento de falta lejano de Rodriguez, aparentemente sin peligro, acabó en gol tras una pasada de frenada de Ulreich, quien no previó que nadie tocaría el balón. 2-1. Quedaba menos de media hora entonces, pero al Stuttgart le fue imposible ya recortar la distancia conseguida por el Wolfsburgo, la cual aumentó todavía más con el tercer gol de los locales: obra de Schürrle. Inteligente lectura de la jugada, con una llegada por el centro del ataque el internacional alemán hizo su primer tanto como jugador de los Wölfe . 3-1.

Así fue como ganó el Wolfsburgo, el mejor equipo como local este año en Bundesliga. A diferencia de otros partidos en los que consiguió la victoria dando mucho gas desde el principio, estableciendo una distancia con el contrario complicada de reducir, esta vez un planteamiento de carrera distinto le complicó la tarde, aunque a la postre cruzó primero la línea de meta.

Pues resultó que sí, que las diferencias de motor entre ambos equipos existían, eran reales. Al final ganó quien más caballos de potencia tenía en el motor.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Muy buena pinta el Wolfsburg para la próxima temporada, con millones frescos, una base muy buena y ganas de estar arriba.

Deja un comentario

*