De los errores se aprende

Aleksandar Kolarov of Manchester City (left) side-steps Nico Elvedi of Borussia Monchengladbach during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
08/12/2015

Uno de los alicientes que presenta la reanudación de la Bundesliga, es decir, el inicio este fin de semana de la segunda vuelta del campeonato alemán, es el seguimiento de jóvenes talentos como los que acumula el Borussia Mönchengladbach -no es ni mucho menos la única entidad germana nutrida por jóvenes talentos-. Uno puede encontrar en la medular del Gladbach el mayor aliciente para ver sus partidos: Granit Xhaka y Mahmoud Dahoud. A la sombra de jugadores más conocidos como el mediocentro suizo, el centrocampista germano-sirio, Raffael, Stindl o Christensen (propiedad del Chelsea), empezó a crecer en el mes de diciembre Nico Elvedi, un jovencísimo defensa central suizo que con 18 años cambió el FC Zurich (con 18 partidos de experiencia en la máxima categoría del fútbol helvético) por el Borussia Park.

Artículo relacionado: “El Gladbach de los ’96”

Su primera titularidad en la Bundesliga se produjo hace un mes y medio frente al Bayern Munich, en una actuación que se ganó bastantes elogios. En los quince días posteriores, Elvedi, que ahora tiene 19 años, jugó 90 minutos en el Etihad ante el Manchester City, otros 45 minutos en el campo del Bayer Leverkusen y 90′ contra el Darmstadt. El dorsal ’30’ del Gladbach confirmó en esos escenarios algo que, en cualquier caso, es natural: no siempre va a jugar al nivel notable que exhibió el 5 de diciembre frente al Bayern.

Pese a haberse medido a tres conjuntos de la talla del Bayern, del Man City y del Leverkusen, quizás el día que más sufrió Nico fue ante un recién ascendido, el Darmstadt. Elvedi se encontró esa tarde con un partido muy exigente en el apartado físico y con un delantero rival, Sandro Wagner, ante el que no actuó con la suficiente contundencia. Lo positivo para Elvedi es que ese tipo de actuaciones deben ayudar a mejorar, a corregir errores y añadir nuevas aptitudes o recursos. De los errores se aprende.

Las circunstancias que propiciaron su ascenso a la titularidad, incluida la lesión de Domínguez y el uso de un esquema con tres centrales para contrarrestar al Bayern, también permitieron comprobar que Elvedi, a pesar de que la de zaguero central sea su posición natural, puede desenvolverse en distintos roles de la línea defensiva sin sentirse un extraño en ninguno de ellos. Así es cómo actuó de central derecho en línea de tres (contra el Bayern), de central en línea de cuatro (de inicio contra el Darmstadt), de lateral derecho (en el Etihad) y de lateral izquierdo (últimos minutos ante el Darmstadt). Además, Elvedi jugó alguna vez como mediocentro en el FC Zurich.

Martin Hinteregger ha llegado en este mercado invernal a Mönchengladbach, previsiblemente para ser titular en el centro de una defensa en la que Tony Jantschke o Álvaro Domínguez continúan de baja por lesión. La incorporación del central austriaco puede relegar a Elvedi al banquillo de suplentes de forma habitual durante la segunda mitad del campeonato. Quizás la intención del club y de su entrenador, André Schubert, no sea otra que la de no saltarse plazos de aprendizaje y madurez con un central tan joven como Elvedi.

Embed from Getty Images

Elvedi transmite más compostura en jugadas puramente defensivas que con el balón en los pies (nervioso e inseguro). Destaca habitualmente por su buena colocación, rara vez se encuentra fuera de lugar. Juega con calma, mide bien en acciones defensivas, tiene potencia y velocidad suficientes para medirse en carrera a delanteros de cierta rapidez. De hecho, ha sido capaz de aguantar bien en el uno contra uno a campo abierto frente a rivales como Raheem Sterling o Kingsley Coman, ya que tiene buena aceleración y una arrancada que le permite no ser claramente superado en los primeros metros.

Su área de mayor déficit parece relacionada con la falta de contundencia ante rivales corpulentos y su necesidad de mejorar a la hora de cuerpear con delanteros superiores a él en el apartado físico, con más experiencia que él y con más batallas en su currículum. La mayoría de errores que comete parecen más por juventud que por falta de aptitudes y condiciones.

Tengan por seguro que los grandes clubes del continente seguirán con suma atención la evolución de Nico Elvedi. Los centrales de primer nivel escasean y necesitarán comprobar si el suizo alcanza ese status ahora o en un futuro.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*