El fin de la era Schmidt

Roger Schmidt abandonó el Bayer Leverkusen en mitad de temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Roger Schmidt llegó al Bayer Leverkusen en 2014 avalado por uno de los proyectos más estimulantes del fútbol europeo y con la ambición de revitalizar una entidad que había vivido una temporada particularmente convulsa. El equipo de la aspirina logró salvar el curso con la cuarta posición de acceso a la Champions tras una notable racha en la recta final de la Bundesliga, pero antes había destituido a Sami Hyypiä a medio curso y había decepcionado en los dos torneos europeos: eliminado en la Copa, en casa, por el Kaiserslautern (2ª) y humillado por el PSG en la Champions tras perder en la ida de los octavos de final por 0-4. Así pues, el margen para construir a un nuevo proyecto era amplio, aunque las expectativas también eran altas.

Dos años y medio después, el Bayer Leverkusen ha prescindido de los servicios de Roger Schmidt. El técnico nacido en Kierspe no ha sabido detener la erosión que padecía su equipo, desgastado por el paso de los años a pesar de la notable inversión realizada por la entidad el pasado verano. Precisamente en la temporada en la que más dinero se ha gastado para que la plantilla diese un salto de calidad que la acercarse a Bayern o Dortmund, peor ha rendido el Bayer Leverkusen. Es la consecuencia lógica de un equipo que juega a lo mismo que en la primera temporada, sin prácticamente matices en sus planteamientos. Fiel a su 4-4-2 que manda a la línea defensiva arriba, busca asfixiar a los rivales y atacar de manera directa, el Bayer Leverkusen prácticamente no ha evolucionado. Se ha convertido en un equipo previsible.

Artículo relacionado: Entrevista de Guillermo Valverde a Roger Schmidt

Bayer Leverkusen celebrate their second goal against Borussia Monchengladbach during the Bundesliga match at BayArena, Leverkusen Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 28/01/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-170128-1316.jpg
El Bayer Leverkusen juega prácticamente igual que en la primera temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Por un lado, las sensaciones que ha transmitido el Werkself esta temporada han evidenciado un desgaste en la fe de la plantilla, incapaz de aplicar las ideas de su técnico con la misma determinación que en la primera temporada. Por otro lado, los rivales ya han aprendido cómo minimizar riesgos frente al Bayer Leverkusen, sin plan B cuando el contrincante le cede la iniciativa y se repliega atrás o incluso cuando se ve por detrás en el marcador. Las dificultades del Bayer Leverkusen para llevar el peso del partido a través de la posesión -y así generar ocasiones de gol- han propiciado a menudo encuentros frustrantes ante rivales de menor categoría, algo similar a lo que ocurrió en Dortmund en la última temporada bajo las órdenes de Jürgen Klopp. Ha sido un obstáculo habitual desde 2014 que Schmidt no ha sabido solucionar. Además, el Leverkusen ha competido peor ante los contrincantes de más entidad, como demuestran las goleadas recientes ante Atlético de Madrid (2-4) o Borussia Dortmund (6-2), en el último partido de Schmidt en el banquillo de la aspirina. Esta temporada se empezó a cuestionar su trabajo e incluso se empezó a hablar con muchísima fuerza de su marcha, un tema presente en los medios de comunicación teutones desde la eliminación copera a manos del Sportfreunde Lotte (3ª) y que se ha hecho realidad después de sumar cinco derrotas en los últimos siete duelos oficiales.

El legado de Roger Schmidt

La primera temporada fue notable; la segunda, agridulce; y la tercera, decepcionante. El fútbol del Bayer Leverkusen se ha estancado y en paralelo han empeorado los resultados, pero sin embargo Roger Schmidt deja una herencia interesantísima de cara al crecimiento de la entidad en el futuro. El entrenador teutón ha apostado por muchísimos jugadores jóvenes, a los que ha dado la confianza necesaria para consolidarse definitivamente en el once titular. Brandt, Tah, Henrichs, Bellarabi, Wendell o incluso Jedvaj han gozado de continuidad bajo las órdenes de Schmidt hasta el punto de convertirse en parte de la columna vertebral del equipo. Han crecido muchísimo de la mano del ex del RB Salzburgo, que ya construyó un proyecto estimulante en Austria de la mano de futbolistas poco conocidos por aquel entonces como Ramalho, Hinteregger, Sadio Mané o Kevin Kampl. Su última apuesta ha sido Kai Havertz, canterano de 17 años que ya ha sido titular en nueve partidos esta temporada. Incluso en esta lista se podría incluir a Tah o Çalhanoglu, que ya habían destacado en el Hamburgo pero han seguido progresando como proyectos de futbolistas de élite al consolidarse como pilares del Bayer Leverkusen. Salvo Bellarabi, ninguno de los futbolistas citados en este párrafo supera los 24 años. Aún disponen de muchísimo margen de mejora.

Julian Brandt of Bayer Leverkusen celebrates scoring the second goal for his team during the Bundesliga match at BayArena, Leverkusen Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 18/11/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161118-0156.jpg
Julian Brandt ha crecido muchísimo en los dos últimos años y medio. Foto: Focus Images Ltd.

Si el Bayer Leverkusen da con la tecla y encuentra a un técnico que sepa canalizar el talento existente para inculcarle nuevos conceptos que complementen a los que ya domina la actual plantilla -aunque sea de cara a la próxima temporada-, el equipo de la aspirina dispondrá de un fantástico punto de partida para reiniciar su proyecto. Aunque los puestos de Champions se encuentren demasiado lejos (11 puntos), alcanzar las posiciones de acceso a la Europa League aún es un objetivo más que factible. Solo son cinco puntos de diferencia respecto al Eintracht Frankfurt. Los próximos meses serán vitales a la hora de ofrecer un plan de futuro atractivo para retener a sus estrellas emergentes.

Foto de portada: Focus Images Ltd..

Related posts

9 comments

Es cierto que ha contado con jóvenes, pero por ejemplo Tah, Wendell y Jedvaj son fichajes, es decir, en cierto modo era obligatorio darles minutos, y la responsabilidad de los traspasos no creo que sea exclusivamente suya. Estoy de acuerdo con Heinrichs y Havertz, que además me parecen jugadores mucho más interesantes que los anteriormente mencionados.

Pero ya no es tanto la apuesta, que en algunos casos de la cantera es evidente, como el progreso que creo que han hecho estos futbolistas. Yo creo que hay mano ahí, con Jedvaj trabajando bien como lateral y central (sobre todo a mí me gustó como lateral en el primer año). Es un fichaje, pero era un chaval sin experiencia (menos de 20 partidos en la élite, casi nada en la Roma). Eran apuestas de relativo futuro, pero a Tah a pesar de ser un fichaje le da total confianza desde el inicio por delante de Papadopoulos, lo mismo con Wendell sobre un jugador con mayor bagaje como Boenisch, etc.

Supongo que ya recordaréis el ultimátum de cuando el Sportfreunde Lotte eliminó al Bayer en la DFB Pokal en octubre. El equipo venía de perder en Hoffenheim 0-3 después de mantener un empate sin goles ante el Tottenham en una bastante buena fase de grupos de Champions. Luego con el agua al cuello se ganó en Wolfsburg y las cosas se calmaron hasta incluso llegando a ganar en Wembley. El principal problema es que con Schmidt prácticamente cualquier rival le hace gol y es un equipo extremadamente ofensivo con un centro del campo donde Aránguiz y Kampl son muy hiperactivos y el equilibrio se rompe. Además tiene una defensa no sé si improvisada, pero que no es fiable y en la que faltan piezas por añadir. La apuesta de Henrichs en el lateral derecho después de salirse en la u-19 como interior ofensivo nunca la llegué a entender (pese al doctorado contra el Borussia Dortmund en el 1-0 de la ida), pues le cuesta recuperar la posición y no tiene gran habilidad para driblar en el uno contra uno. Y en cambio, es la única baza que tiene Schmidt cuando Wendell no está. Ahí hay un fallo grave. Y si a unos chavales les dices que para ganar tienen que marcar dos tantos más que el rival, porque así es este Bayer Leverkusen, pues o tienes la pólvora de los de arriba o terminas dejándote muchos puntos. Espero que con Tayfun se haga un retoque necesario en la zaga y que en el medio decida meter a Baumgartlinger con Kampl, aunque creo sinceramente que Tah, Drago y Toprak deberían jugar juntos en una defensa de 3 para no sufrir roto tras roto por las autopistas sin retorno de Wendell o la falta de experiencia de Henrichs en el lateral derecho. No sé si pensáis parecido.

Estoy de acuerdo con el tema defensivo. Aunque añado un matiz en el lateral derecho. A mí lo de Henrichs en la derecha no me convencía en un inicio y debo reconocer que me ha terminado gustando bastante, pero aún tiene algunos defectos que le pesan. Un poco como en el caso de Sergi Roberto en Barcelona, con el paso de los meses el tiempo también ha puesto de manifiesto varias de sus limitaciones en esa posición. En el caso de Henrichs, creo que por características físicas, edad y proyección puede terminar asimilando todos los conceptos. Pero vaya, que luego tiene que ser el recambio de Wendell y ahí, en la izquierda, también hay un problema.

Proyecto muy atractivo que para mi vio su máximo esplendor en ese partido en el Camp Nou donde tuvo atado de pies y manos al equipo de Luis Enrique durante todo el partido prácticamente.Creo que el hecho de en ocasiones ser tan ofensivos y ver que a pesar de ese juego tan plástico equipos como la Roma más toscos te dejaban fuera frustraba mucho a jugadores y tecnico y al final eso desgasta.No concibo esta plantilla sin un técnico del estilo de Schmidt,creo que simplemente hay que renovarlo con un técnico joven con una idea similar,retroceder a un estilo mas tradicional tal y como esta el fútbol aleman seria una condena y conllevaria una desbandada.Por último me parece interesante la idea de los tres centrales con una idea similar a la de Nagelsmann en Hoffemheim

Queda mal sabor de boca después de haber disfrutado su primera temporada, porque la sensación que tengo es que el proyecto se estancó demasiado pronto. Estoy totalmente de acuerdo en que a Schmidt le faltó evolucionar y manejar más registros. Además de la idea de juego, en cuanto a los jugadores también le fueron aumentando las dudas. Del primer año guardo el recuerdo de una base clara: Bender, Castro; Bellarabi, Çalhanoglu, Son; Kiessling. Pero a partir de ahí entre ventas, llegadas y jugadores que bajaron la forma parece que Schmidt nunca logró configurar un bloque definido. Sobre todo del centro del campo hacia delante, hubo muchas pruebas que considero síntoma de no encontrar soluciones.

Tayfun Korkut pasó sus primeros años de entrenador con equipos juveniles. A ver si es la primera señal de que el Leverkusen quiere seguir apostando por explotar lo mejor que le deja Schmidt al club.

Quizá con Schmidt los proyectos estén condenados a ciclos muy cortos (dos temporadas), al menos si no matiza su ideario sin que deje de ser competitivo. Me lo planteo por el fútbol que practica, tan exuberante en lo físico. Podemos pensar que el estilo consume rápido a los jugadores, que existe un nivel de estrés más alto de lo normal. Eso haría que todas esas debilidades propias de su juego asfixiante (riesgos atrás, problemas de equilibrio) se multiplicaran por el agotamiento, por una combustión tan poderosa como rápida.

En esta misma línea tuiteó algo similar Guillermo Valverde anoche. Willy tiraba un paralelismo entre la situación de Schmidt y la de Klopp en el Dortmund, y también deslizaba la posibilidad de que ocurriese algo similar con Hasenhüttl en el Leipzig. Son estilos parecidos en los que se produce una primera aparición de un impacto bestial y en los que luego no se ha terminado de producir la evolución necesaria para ir ganando matices a la hora de superar nuevos obstáculos.

Riquísimo debate el que se ha montado en torno a la destitución de Schdmit.

Yo pienso como vosotros, creo que su propuesta es muy vistosa e incluso interesante pero le faltaba un punto de competitividad para lograr cosas importantes. Por no hablar de la endeblez defensiva, consecuencia de ese doble pivote Kampl – Aranguiz, que te da alternativas ofensivas pero poca contención, me ha faltado más presencia de Baumgartlinger, creo que es un centrocampista muy interesante como se vio en Mainz.

Deja un comentario

*