Di Matteo gana sin el balón

Di Matteo ganó la Champions con el Chelsea... después de hacerse cargo de los blues en marzo. Foto: Focus Images Ltd.

El Schalke 04 promedia un 36% de posesión de balón en sus tres partidos más recientes, aquellos que ha disputado tras el parón invernal del fútbol alemán, tres encuentros en los que el equipo ha sumado siete puntos de forma meritoria: habiéndose enfrentado al Hannover (10º), al Bayern Munich (1º) y al Borussia Mönchengladbach (5º). La última semana del Schalke 04 confirma la creencia de Roberto Di Matteo de que se pueden obtener buenos resultados pese a renunciar de inicio a la pelota. Pero será la segunda mitad del curso la que otorgue una puntuación al trabajo del técnico italiano, a quien se le pide que clasifique al equipo para la próxima edición de la Champions League y que logre competir en los octavos de final frente al Real Madrid de una manera algo más digna que doce meses atrás.

Posesión de balón del Schalke 04 en la segunda vuelta:

37,3% vs Hannover (triunfo por 1-0).

40,1% vs Bayern (empate 1-1).

30,9% vs Gladbach (triunfo por 1-0).

Instalados en el 5-3-2

La plantilla del Schalke ha interiorizado la idea de su entrenador y estos últimos partidos son un fiel reflejo de ello. Son duelos caracterizados por varios asuntos, comenzando por algo que no ha de ser obviado: el Schalke 04 se encuentra actualmente con un numeroso y trascendente capítulo de bajas, que incluye a Julian Draxler, Ralf Fährmann, Leon Goretzka, Sead Kolasinac, Jefferson Farfán o Klaas-Jan Huntelaar. Ha sido reducido últimamente el abanico de opciones de Di Matteo, que ya de por sí suele tomar la decisión de contar con pocos futbolistas de corte ofensivo en su alineación. Pocos, por ejemplo, en comparación con la anterior etapa -Jens Keller en el banquillo- en la que en un 4-2-3-1 los cuatro futbolistas más adelantados eran mediapuntas, extremos y delanteros.

Números del Schalke 04 con Di Matteo en el banquillo: 10 victorias, 2 empates, 5 derrotas; 27 goles a favor, 22 goles en contra.

Ahora, en cambio, el primer paso del conjunto de Gelsenkirchen es acumular gente en el entramado defensivo, compuesto por una línea de tres centrales, donde ya se ha integrado la reciente incorporación Matija Nastasic, y dos carrileros. Por delante, tres centrocampistas prácticamente en paralelo, de tal forma que ha desaparecido tanto la figura del ’10’ como la de los extremos en el Schalke, al menos de forma provisional. Max Meyer, de hecho, actuó hace unos días como interior izquierdo ante el Hannover y ante el Bayern Munich, cerca del mediocentro (Neustädter) y menos liberado de responsabilidades defensivas que en la etapa de Keller. La disposición táctica de este Schalke 04 únicamente permite que jueguen algo liberados los dos puntas, a quienes, no obstante, se les pide sacrificio y generosidad a la hora de incomodar la salida de balón del rival. El camerunés Eric Choupo-Moting se ha afianzado en la dupla de ataque, especialmente ahora que Huntelaar tiene que cumplir varios partidos de sanción, y Draxler o Farfán continúan fuera de los terrenos de juego. Cuando estén todos disponibles será interesante comprobar quién es más y menos importante en la libreta de Di Matteo.

Schalke_04

 Futbolistas utilizados por Roberto Di Matteo en sus tres alineaciones más recientes (Infografía: Football User)

Wellenreuther debuta y Nastasic cumple

Roberto Di Matteo se ha visto obligado a recurrir al tercer guardameta de la plantilla en el último partido y medio: en la segunda mitad en el Allianz Arena y posteriormente frente al Borussia Mönchengladbach. Fährmann, el titular habitual, fue el primero en lesionarse; Fabian Giefer inició la segunda vuelta bajo los palos y sufrió una lesión muscular ante el Bayern, lo que motivó el debut de Timon Wellenreuther. En cualquier caso, el joven cancerbero de 19 años no tuvo trabajo alguno ante el Gladbach, por lo que pocas conclusiones se pueden sacar sobre su rendimiento: un remate en el minuto 15 fue el único disparo del Borussia entre los tres palos en todo el partido.

La otra gran novedad que presenta el Schalke tras el parón invernal es la presencia de Matija Nastasic como central izquierdo en esa línea de tres centrales. El serbio llega cedido por el Manchester City después de haber sido relegado a un papel más que secundario en los planes de Manuel Pellegrini y con la intención recuperar el notable nivel exhibido en su primer año en Inglaterra o en su paso por Florencia. Nastasic tiene condiciones y talento para destacar en un club como el Schalke y en una liga como la alemana. Sus primeros encuentros en la Bundesliga han sido prometedores, especialmente por la fiabilidad y el buen estado físico mostrado contra el Bayern y ante el Gladbach. Este conjunto de Di Matteo defiende, en cierto modo, por acumulación; pero además ha añadido a su línea de zagueros una pieza que eleva el nivel de la defensa.

Este Schalke 04 visto en las últimas jornadas del campeonato germano no entretiene en absoluto: duerme al espectador y a los rivales. Pero es indiscutible que en Gelsenkirchen tienen alguna que otra razón para estar satisfechos con estos resultados, aunque seguramente sean conscientes de que su equipo, por mucho énfasis que haga su entrenador en el apartado defensivo, sigue teniendo demasiadas carencias como para competir con serias posibilidades frente a los gigantes del continentes. En una semana el Real Madrid estará en el Veltins-Arena.

Kevin Prince Boateng Schalke 04 Calcio Mercato

Kevin-Prince Boateng puede ocupar una posición en la línea de centrocampistas o en la delantera (Foto: Calcio Mercato)
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Tal y como está ahora el Schalke, que con Di Matteo ha recuperado la solidez, y (sobre todo) dado como está ahora el Madrid, ¿crees que la eliminatorio puede ser un marrón para los blancos? ¿O les sigues dando un porcentaje de pasar muy alto?

Deja un comentario

*