El postdieguismo comienza con una crucial derrota

A

El fútbol alemán necesita que el Wolfsburgo sea un equipo fuerte. Si bien una gran parte de los aficionados lo señalan como un club artificial, carente de tradición e historia y representante del fútbol moderno tan indudablemente unido al poder del dinero, gente de la importancia de Rummenigge, Klopp o Watzke han señalado estos días, tras la señal de poder que fue el fichaje de Kevin de Bruyne, que el equipo de Volkswagen es uno de los pocos que tiene capacidad para hacer competencia a largo plazo al Bayern de Múnich y conseguir que la Bundesliga no se convierta en una aburrida carrera de uno.  Un club, que ya fue campeón de Bundesliga en 2009, capaz de imponerse ante gigantes europeos en las pujas por las grandes oportunidades del mercado, como se demostró con el propio belga o con Luiz Gustavo y capaz de pagar sueldos que muy pocos en Europa pueden permitirse. Sin embargo, sobre el campo, aún están lejos de alcanzar la regularidad que le pueda hacer competir por los títulos. En el Veltins Arena, en el partido de la jornada en Alemania, volvió a quedar claro.

Wolfsburg 4-2--3-1 - Football tactics and formations

Once inicial del Wolfsburgo sobre el Veltins Arena

“Una figura que identifica en un club sin identidad”. Así señalaba Süddeutsche Zeitung a Maximilian Arnold esta semana, el mediapunta de 20 años, canterano del club, al que Hecking ha dado un papel estelar en su Wolfsburgo y que ha respondido marcando 6 goles. Una de las razones por las que el Wolfsburgo ha dejado ir a Diego Ribas sin rechistar demasiado, un Diego al que el propio Arnold había dejado en el banquillo alguna vez esta temporada. Frente al Schalke 04, en un partido de trascendental importancia en la pelea por los puestos de Champions (sólo un punto separaba a ambos equipos en la clasificación) y ante la baja de Medojevic, Hecking le colocó de interior, al lado de Luiz Gustavo y le dio la manija en lo que a salida de balón se refiere. Fracasó, él no es eso. Durante la primera parte su incidencia fue bajísima y un dato lo refrenda: fue el jugador de ambos equipos con menos contactos de balón, porteros incluidos. Un afortunado gol de Matip tras un córner fue suficiente para que el Schalke 04 pudiera aguantar el resultado durante la primera parte con tranquilidad, sin sufrir demasiado. El Wolfsburgo, con Arnold ausente, no conseguía producir y obligaba a Naldo a iniciar y a De Bruyne, mediapunta hoy, a bajar constantemente, pero ni por esas conseguía hacer daño. Así se llegó al descanso.

Caliguri, en una absurda protesta al poco de empezar la segunda parte, se autoexpulsó e incendió el partido: Los lobos, acostumbrados al orden defensivo, pero por detrás en el marcador y con uno menos, se fueron al ataque con todo. De Bruyne, ya decisivo, muy participativo y quizá el mejor hombre de su equipo, se vio obligado a bajar a la base por la inoperancia de Arnold y le puso desde allí un balón extraordinario a Perisic que estrelló su remate en un gran Fährmann, pero cuyo rechace se encargó de introducir el propio Maximilian Arnold. Empate y 25 minutos por delante para que ambos demostraran de qué pasta están hechos.

Hay que decir que la mejoría del Schalke 04 desde esta segunda vuelta es notable y digna de destacar. Cierto es que pese a tener un hombre más no inquietaron demasiado la portería de Benaglio (tampoco lo necesitaban con 0-1), pero no fueron el equipo frágil y débil de otras veces y al Wolfsburgo  le costaba llegar a Fährmann. La pareja Neustädter-Boateng le da una solidez que le cambia la cara al equipo por completo. De esa pareja, de hecho, nació el gol que le daría la victoria a los visitantes, que liderados por el flamante fichaje belga y por un omnipresente Perisic también buscaron, de forma algo caótica, llevarse los 3 puntos. Un fenomenal pase del ucraniano de nacimiento encontró el hueco justo que la superioridad numérica minera naturalmente producía y dejó solo al ghanés, incorporado al ataque como a él le encanta, para dar un golpe en la mesa en la pelea por la cuarta plaza de Champions. A la espera de lo que haga el Gladbach, el club de Gelsenkirchen está cuarto, a sólo dos puntos de su odiado Borussia Dortmund.

Foto de portada: simapress

Related posts

9 comments

No he visto el partido de hoy pero no creo que Arnold y De Bruyne pueden jugar juntos….por los menos no con esto modulo 4-2-3-1…. Arnold es fantastico detras de un delantero y bajandolo pierde mucha influencia en juego….ojalà podrà en futuro operar de mediocampista tambien pero tiene que modificar su estilo y esto necessita tiempo

Yo sí creo que pueden jugar juntos. De Bruyne tirado a una banda (en la derecha, preferiblemente) y Arnold en la mediapunta son altamente compatibles.

Hace un tiempo Sergio Santomé comentó una variante táctica para el Chelsea que a mí me pareció muy interesante: situar a De Bruyne de interior acompañando al mediocentro. Creo que hubiese sido mucho más inteligente por parte de Hecking situar a De Bruyne con Luiz Gustavo y dejar a Arnold de mediapunta. Pienso que el belga es bastante adaptable a esa posición, ¿tú que opinas Guillermo?

En muchos tramos del partido, como comento en el texto, ocurrió esto de forma natural: De Bruyne se veía obligado a bajar a la base para ayudar a sacar el balón. De hecho el gol del Wolfsburgo nace de un fenomenal pase del belga partiendo desde la posición de mediocentro.

Sin embargo, no creo que De Bruyne sea un interior para jugar en un 4-2-3.1. Lo normal es que cuando se recupere Medojevic vuelva a acompañar a Luiz Gustavo.

Disculpa Guillermo, ¿a qué jugador te refieres con "el ucraniano" en el tramo final del artículo?.

Realmente espero que el Schalke mejore para que exista llave en la UCL, además porque tiene una plantilla mucho mejor de lo que demuestra en cancha cada jornada. Por cierto, a mi Fährmann siempre me ha parecido el mejor portero que tiene el equipo. Desde si debut en la supercopa de la temporada pasada frente al BVB reemplazando a Neuer dejó buenas sensaciones, lástima que su lesión interrumpió su irrupción.

Deja un comentario

*