El dilema del Leipzig

Timo Werner of RB Leipzig celebrates the 1-1 equaliser during the Bundesliga match at BayArena, Leverkusen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
18/11/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-161119-0014.jpg

El RB Leizpig se ha hecho mayor antes de tiempo. O al menos antes de lo que ellos mismos preveían. En una temporada prevista para que el ambicioso proyecto de Red Bull se establezca en la Bundesliga, en la que todos dentro del club situaban como claro objetivo el no sufrir, el conjunto sajón ha acabado sellando su puesto brillantemente para la fase de grupos de Champions League clasificándose como segundo. Su viaje hasta el Olimpo, lo que iba a ser un proceso largo y escalonado, no ha necesitado paradas intermedias. Ya están entre los mejores.

La filosofía de Rangnick, director deportivo del equipo, para su bautizo en la Bundesliga era clara: quería un equipo insultantemente joven, el mayor de toda la competición. En sus propias palabras, “un conjunto sub23 con muy pocas excepciones.” Y no por una suerte de fetichismo supersticioso, sino que a esa posición la respaldan argumentos convincentes. Para el enérgico juego de agresiva presión y vertiginosas transiciones que sigue a rajatabla el RB Leipzig, Ralf quería jugadores atléticos y explosivos con capacidad pulmonar para hacer esfuerzos sostenidos durante 90 minutos. Además, como él mismo explica, a futbolistas todavía en formación y sin hábitos adquiridos, es mucho más fácil inculcarles un rompedor modelo que tiene poco que ver con lo tradicional. Los resultados hablan por sí solos: ese razonamiento tenía sentido. Sin embargo, ahora que el objetivo deja de ser agitar la competición, ser un incordio contra cualquiera, sino un verdadero aspirante que se codea con los mejores, llega la ahora de hacerse preguntas. ¿Sigue siendo adecuada una filosofía tan radical?

El RB Leizpig es el segundo clasificado de la Bundesliga 2016/2017. Foto: Focus Images Ltd

En el gran partido del sábado en Alemania, ese que enfrentaba al RB Leizpig y al Bayern, el conjunto sajón expuso sus brutales atributos de forma de meridiana. En media hora arrolladora, los locales desorientaron al equipo bávaro con su infernal ritmo. Gracias a la inspiración de Timo Werner, Emil Forsberg, Marcel Sabitzer y esa joya llamada Naby Keita, llegaron a ponerse 3 -1 antes de los primeros 50 minutos y, pese a que fueron bajando la intensidad como es lógico, llegaron al minuto 84 con un cómodo 4-2. Pero el RB Leipzig acabó perdiendo el partido. Su fútbol de ímpetu y vivacidad fue decelerando y, cuando hubieron de gestionar el partido con firmeza, jamás pudieron mantener el control de lo que pasaba. Ha ocurrido en una semana en la que hemos visto la importancia que tiene la experiencia en una competición como la Champions League. En la que hemos observado con claridad que esa serenidad que te permite mantener el tipo emocional ante los contratiempos supone un argumento definitivo que marca la diferencia entre la élite. A Rangnick se le plantea un nuevo dilema. ¿Debe este verano pensar en redefinir su política y adquirir madurez, dados los agigantados pasos a los que ha crecido el proyecto?

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

13 comments

Aunque considero totalmente válida tu reflexión y no se puede decir que carezca de sentido, considero que un modelo que tan buenos resultados está dando no debería cambiarse a la ligera. Si el Leipzig hubiera terminado la temporada en media tabla no creo que nadie planteara eso, por lo que no creo que sea lo mejor hacerlo cuando ha funcionado mucho mejor de lo esperado. En vez de eso, opino que la dirección del equipo debe tener la cabeza fría, y no plantear objetivos que se salga de la lógica. Aún no es el momento de competir en Champions, si bien con un grupo asequible están más que capacitados para pasar. Intentar mantener el bloque y quizá incorporar a algún jugador joven pero con experiencia en la Bundesliga, y tener paciencia. Ya tendrán tiempo de madurar y adquirir esa necesaria serenidad. Un gusto poder debatir cosas como estas Willy.

¿Ya se ha confirmado que el Leipzig podrá jugar la próxima Liga de Campeones? ¿No había una norma que prohibía que dos equipos de una misma marca disputasen competiciones internacionales?

Si finalmente les permiten competir en Champions, que está por ver, creo que el objetivo sería pasar de fase de grupos. En primer lugar, porque serían bombo 4 y el grupo ya tendría un coco y quizá 2 o hasta 3 en un caso extremo. Y después porque si no se etiqueta al AS Monaco de favorito aún llegando a semifinales este año y siendo un equipo también joven, no creo que al Leipzig se le pueda pedir más que llegar a octavos y para eso su filosofía actual le puede servir.

Muy interesante tu reflexión Guille. Dentro de ese ‘ecosistema Bundesliga’, el estilo del Leipzig da para competir mucho como se ha visto con los Leverkusen o los Wolfsburg anteriormente, si llevas eso a un buen nivel alcanzas metas altas pero claro, la Champions te exige adaptabilidad y flexibilidad en tus principios. Así compitió Schmidt en el Camp Nou el año pasado o en la eliminatoria ante el Atlético de Madrid hace dos, sin ir más lejos. Tuvo que darle una vuelta de tuerca a su idea. Será interesante seguir esta evolución, que como tú la veo necesaria si quieren superar la fase de grupos.

Sigo pensando en que en algún momento van a tener que cambiar algo el modelo y que eso se va a acelerar incluso cuanto más triunfen al principio de estar en ELITE, como este año, que creo que es un éxito casi sin parangón en el fútbol alemán (no se si era el Kaiserslauten el único que subió y ganó).

Si el modelo es el mismo y el año que viene caen en fase de grupos de Champions (si es que la juegan), quedan octavos en Bundesliga y la trayectoria durante el año no es especialmente excitante, creo que algo se plantearán, más aún cuando vean que en Europa llega un equipo cualquiera con oficio y te hace sudar tinta china por muy rápidos y enérgicos que sean tus jugadores adolescentes. Desde la directiva a la plantilla, pasando por entrenador y, especialmente, afición, el primer paso atrás será la prueba de fuego para el modelo. Un modelo que creo, sinceramente, que es magnífico pero que para poder competir con regularidad contra los mejores (no digo ganar, me refiero a competir, a no ser comparsa en fase de grupos de Champions) necesitas además de lo que ya tienes a gente con oficio, con experiencia y, llegado el momento, futbolistas pagados a golpe de talonario por su calidad o lo que aportan de especial (gol, normalmente).

Es raro ver en Europa a clubes con plantillas jóvenes que mantengan un rendimiento TOP durante varios años, por algunas razones ya comentadas, pero también por la más prosaica: el mercado. Quizás este año aguanten la mayoría o todos, pero lo mismo que le va a pasar al Mónaco le sucederá al RB, sus perlas van a volar indefectiblemente salvo que el club gaste todo el dinero en fichas, y ni aún así. Cuando salga Keïta, hay que sustituirlo, cuando salga Forsberg, lo mismo…y quizás tengan a varios chicos en la cantera que rindan brutalmente desde el primer día al mismo nivel, pero lo normal es que no. Y tampoco es que sea algo extraño para el club el comprar jugadores, ahí están Burke o Timo Werner; no siempre van a clavar el fichaje para sustituir lo que se va y creo que seguramente lleguen a la misma disyuntiva que algunos equipos de segundo escalón en España: el fichaje prometedor de 10-15 kilos o el aparentemente más seguro, pero más gravoso, de 25??? Y si no sale bien el de 25 qué hacemos?? Las expectativas no son las mismas cuando vienes de Segunda y firmas a un chico de 10 millones que cuando has jugado Champions, te pagan 45 por tu delantero estrella y lo sustituyes por un jugador juvenil///fichaje de 25 millones.

En definitiva, si les salen las cosas como hasta ahora o asumen su trayectoria, sea la que sea, supeditándose al modelo, pues nos quitamos el sombrero y punto. Pero como estamos jugando a adivinar, pues creo que no van a ser tan puristas en el futuro, ni porque vayan a poder, ni porque realmente lo quieran.

Entiendo el enfoque de que si la filosofía radical ha funcionado ¿por qué se va a cambiar?
Pero no la comparto, creo que en el fútbol una filosofía radical está condenada a acabar fracasando en el largo tiempo pues al ser tan radical va a llegar el momento en que no tengas los mimbres necesarios para que funcione, o simplemente puede ocurrir que se acaben adaptando los rivales a este estilo de juego.

Bajo mi punto de vista, no deben perder la esencia de este RB Leipzig 2016/2017 pero deben ir modulando su propuesta hacia un estilo más “evolucionado” que le permita ser competitivo no solo en Bundesliga, si no en competiciones europeas.

A lo que me refería con que el Leipzig no debería cambiar un modelo que está funcionando, no me refería al estilo de juego, sino a su filosofía de club. Está claro que mantener un estilo de juego mucho tiempo hace que al final los equipos sepan cómo prepararse para jugar contra ti y te compliquen la vida. Todos los equipos, incluso los más grandes, van variando su juego en función de rivales y de las entradas y salidas de jugadores y entrenadores. Lo que creo que hace muy bien el equipo de Red Bull es apostar por jugadores jóvenes y formarlos y darles oportunidades, y creo que es un modelo sostenible a largo plazo y que permitirá cubrir con jugadores del filial los jugadores que se vendan (al Bayern, seguramente).

Estoy totalmente de acuerdo. Creo que esa filosofía no deben cambiarla pues les está dando réditos. Si en el futuro, se tuercen las cosas ya habrá tiempo de plantearse alterar el modelo.

Yo creo que el planteamiento para la 17/18 ha de ser exactamente el mismo que tenían pensado antes de saber cómo se iba a desarrollar esta temporada. Se han encontrado con un premio inesperado, dado también por el bajón de BVB o Leverkusen, pero eso no ha de apartarles del camino.

El curso que viene el RB Leizpig debería confirmar que puede competir por puestos altos de Bundesliga con este modelo de juego, y seguir potenciando y evolucionando a los chavales. En ese campo, si les permiten competir, la Champions en una oportunidad valiosísima. Seis partidos en la mejor competición del mundo es oro para sus jóvenes jugadores, y como tal lo han de afrontar. Y si se plantan en Octavos bien, y si no, también. El objetivo debe ser seguir compitiendo en el día a día de la Bundesliga luchando por estar en el primer vagón de equipos.

Independientemente de que en el aspecto futbolístico tirar un estilo tan atractivo y suyo sería un suicidio, cargandote el estilo te cargas la identidad de un club con muy poca identidad más allá de la forma de juego y la forma de ver el fútbol. El RB Leizpig no aguantaría en la elite practicando un fútbol más tradicional porque no tiene una identidad (mas alla del juego) o una masa social que lo respalden. No es un Wolfsburgo o un Dortmund. Aparte de el paso atras que supondría en la carrera de los equipos como Hoffenheim o Leipzig por tumbar la tirania del Bayern a base de un fútbol diferente

Siendo el debate creado por Guille de si se debe o no cambiar el proyecto del leipzig,creo que en ciertos aspectos deberían de cambiar, por ejp, y sin ir más lejos, una defensa un poco menos prematura y con algo más de experiencia porque a pesar de la grandísima temporada realizada por el equipo se ha dejado muchos puntos por fallos defensivos, sin ir más lejos ayer frente al conjunto bávaro. Meter algo de experiencia en el equipo no creo que le vendría mal a este proyecto.
Por otro lado según escuché hace 3 semana creo recordar de la boca de Axel o Roberto que discutieron respecto al tema de Champions, dijeron que o el dueño del leipzig se deshacía de algunos de los dos equipos o los dos no podrían disputar competición europea ( creo recordar)
No obstante proyectazo el de este equipo, y si finalmente juegan competición europea el próximo año que parece que si, estoy deseando verlos, no se ustedes.

No tengo nada claro que el RB Leipzig quiera ser o vaya a ser un equipo vendedor. Bueno, sí que lo tengo claro. Supongo que no querrán serlo si lo que quieren conseguir es asentarse en Europa y pelearle la Bundesliga al Bayern como han dicho en varias ocasiones.
Dando por hecho que jugarán Champions el año que viene y siendo un proyecto fuerte económicamente, un posible Bayern comprador no tiene tantas armas para “camelar” a sus jugadores como en otros casos.
Si están dispuestos a renovar y pagar bien a sus estrellas antes de que se vayan a otros equipos y si son capaces de asentarse en competiciones europeas, los Keita, Werner, Forsberg, etc no tendrían por qué volar.
Fruto de la progresión del equipo seguramente más rápida de lo que ellos mismos se esperaban, supongo que flexibilizaran sus ideas en algunos puntos: por ejemplo, una cosa es que su estilo de juego demande jugadores jóvenes, físicos, intensos, etc y otra diferente que tengan que ser menores de 23 años.

Deja un comentario

*