Direcciones contrarias

Wolfsburg - funky1opti

Si la vigésimo primera jornada de la Bundesliga se hubiese anunciado como se hace tradicionalmente con los festivales de música, con grandes pósters pegados por todos los rincones de la ciudad, el Bayer Leverkusen-Wolfsburgo hubiera figurado como cabeza de cartel. Con una fuente de letra de tamaño grande, en negrita y situado en la parte de arriba a modo de reclamo para la vista. Sin entrar en detalles ni elucubrar más de la cuenta, no sabemos el precio que costaría acudir al ficticio espectáculo musical, pero da igual el que fuese. Hubiese merecido la pena pagarlo. El sexto contra el segundo con la lucha por entrar en Champions presente.

En un BayArena que rozó el lleno, el equipo de la empresa farmacéutica y el del grupo automovilístico disputaron un partido de los que difícilmente se olvidan. Se vio cómo se marcaron nueve goles en total; cómo un jugador logró hacerlo hasta en tres ocasiones pero no le sirvió para erigirse como máximo anotador del encuentro –le superó otro con cuatro dianas-; y cómo una ventaja de tres goles no es sinónimo de partido cerrado y victoria segura.

Heung-min son, Bayer LeverkusenHeung Min Son fue el más destacado en el Bayer Leverkusen con tres goles. Foto: Sebastián Prieza

Pareció que el árbitro dijo a ambos equipos antes de salir al campo que las reglas para este partido habían cambiado y que quien primero marcase se llevaba los tres puntos porque el inicio fue frenético ofensivamente. El primer gol del partido llegó a los 5 minutos, 0-1 obra de Bas Dost, pero perfectamente pudo haberse dado en el minuto 3 y ser 1-0 gracias a una fina maniobra de Bellarabi que Benaglio paró con maestría. Esta tarjeta de presentación era simplemente el pequeño entrante que precedía al gran atracón que estaba por llegar.

El Wolfsburgo controló la primera parte con la soltura propia de los equipos que logran interpretar sobre el campo lo que su entrenador le transmite en los entrenamientos. A excepción de la anteriormente citada jugada de Bellarabi, el Bayer Leverkusen no creó peligro en el primer período. Como dormidos con cloroformo, ninguno de los atacantes locales apareció. Los de Hecking, por el contrario, se repartían las llegadas. Dost acudía al apoyo constantemente; De Bruyne por aquí y por allí, con su libertad habitual; Schurrle –que volvía a la que fue su casa- de fuera a dentro aprovechando los huecos que producía el 14; hasta los laterales tuvieron una presencia ofensiva destacada.

Sin tiempo para comprender lo que incomodaba a su equipo, Schmidt vio cómo a la media hora de partido el marcador era de 0-3. Naldo, con la ayuda de Leno, marcó de falta a unos 30 metro de distancia y Dost culminó otro de los detalles de personalidad que siempre deja De Bruyne. No hubo manera de que el conjunto local se activara, cada gol recibido, más psicológicamente hundido estaban, algo que Schurrle y Arnold no aprovecharon, pero que de haberlo hecho, se pudo haber dado fácilmente un 0-5 al descanso.

Wolfsburgo De Bruyne FocusNo marcó esta vez, pero hizo de nuevo un gran partido el belga De Bruyne. Foto: Focus Image Ltd

Como un corazón roto, justo en el día de San Valentín, el Bayer Leverkusen parecía no tener solución, pero Schmidt no pensó igual. Quiso reactivar a su equipo en la segunda parte con tres cambios, Rolfes, Drmic y Brandt por Bender, Kiessling y Calhanoglu. La respuesta fue instantánea y el partido dio un vuelco por completo. El coreano Heung Min Son, quien volvió a mostrar su versión de siempre, hizo dos goles en 15 minutos y todos despertaron, público y equipo. 2-3. Quedaba tiempo incluso para ganar el partido. Habiendo recuperado sensaciones, el Leverkusen era capaz. Sin embargo, apareció Dost otra vez, un minuto después. Errante como su equipo en la segunda parte, aprovechó una de las enésimas subidas de Rodríguez para calmar el ánimo local. 2-4.

La madurez mostrada al principio del encuentro por el Wolfsburgo se difuminó después, señal de que no se ha completado, que todavía le queda cierto margen de mejora. El triplete del ex del Heerenveen parecía ser definitivo, que no volvería a haber una revuelta local. Ni mucho menos.

Son volvió a marcar y todos se volvieron a contagiar de optimismo. Fue así como, gracias a la dinámica del momento, Bellarabi aprovechó el subidón anímico general y empató el partido. 4-4.

En ese instante, una especie de pacto tácito acordaron ambos equipos. El Leverkusen entendió que tras ir 3 goles abajo, el empate era más que suficiente y el Wolfsburgo que mejor 1 punto que no nada, pese a que la victoria parecía segura.

Por si no fueron suficientes las curvas que el partido dio durante el transcurso de los 90 minutos reglamentarios, el descuento aguardó una sorpresa para todo el que no abandona el estadio hasta que el árbitro pita el final del encuentro. Otra vez un lateral visitante en proyección ofensiva fue el germen de la productividad en el equipo de Hecking. En esta ocasión, justo cuando se cumplía el tercero de los 3 minutos de tiempo añadido, fue Vieirinha quien se descolgó y rompió los moldes defensivos del equipo local, llegó a línea de fondo y centró para que Dost decantase un partido inverosímil. 4-5.

El Wolfsburgo con esta victoria y con la derrota del Augsburgo, abre un poco más la brecha entre la zona de acceso a Champions League y Europa League, asentando su segunda posición en la tabla y reforzando su candidatura a ser el que suceda al Borussia Dortmund como campeón de los perdedores a final de temporada en la Bundesliga. El Leverkusen pierde por primera vez en casa esta temporada y desde que lo hiciera en marzo del año pasado, acentuando así el mal comienzo de 2015 que lleva, y a 10 días de su enfrentamiento contra el Atlético de Madrid; su peor racha de la temporada, justo en el momento clave. El cómputo general del partido no lo demuestra, pero ahora mismo ambos equipos se encuentran en direcciones contrarias.

Foto de portada: Funky1opti

Related posts

1 comments

No lo vi pero buf, partidazo ¿Qué tal es Dost? Y pese a la tendencia, no veo el Bayer Leverkusen tan lejos del Atlético como dicen algunos…

Deja un comentario

*