Eclipsado por Lewandowski

Draxler - Geiserich77 bajo licencia Creative Commons 3.0

Pocas veces un deportista ha monopolizado tanto lo que se escribe y se dice en el planeta sobre un partido como Robert Lewandowski anoche con el Bayern Munich 5-1 Wolfsburgo. En una actuación de película, el ariete polaco firmó cinco goles en nueve minutos. Lewandowski se apropió de una noche que hasta ese momento estaba siendo la noche de Julian Draxler, figura del encuentro en el primer tiempo y que nada pudo hacer para evitar que su equipo encajase esa goleada de carácter histórico por cómo se produjo. Draxler, impotente, asistió como un espectador más, en su caso desde la posición de extremo izquierdo, al show de Robert. Su notable actuación, eclipsada por Lewandowski, es la continuación de su buen arranque en la Champions League frente al CSKA de Moscú.

El papel de Draxler había sido hasta el descanso el que se espera de un futbolista por el cual el Wolfsburgo desembolsó alrededor de 36 millones de euros, superando así a la Juventus de Turín en esa pugna que mantuvieron ambos en los últimos días del mercado veraniego. Tres días antes de que se cerrase el periodo de fichajes, el propio Draxler se midió, todavía con su antiguo club (Schalke 04), al Wolfsburgo. Con Kevin de Bruyne a punto de subirse a un avión con destino a Manchester, traspaso multimillonario de por medio, en la Juventus se temían lo peor: el Wolfsburgo haría una oferta irrechazable para el Schalke 04 con una parte del dinero obtenido por la venta del mediapunta belga (y por la de Ivan Perisic). Así fue cómo la oferta del Wolfsburgo plasmó sobre un papel una cantidad económica ostensiblemente superior a las cifras que había manejado y ofrecido la Juve durante los días previos y las semanas anteriores. Al respecto de este episodio, Draxler reconoció, siendo ya futbolista del Wolfsburgo, que no estaba preparado para dar el salto a una liga extranjera y que lo mejor para su progresión era continuar en la Bundesliga.

Es ahí donde el Wolfsburgo disfruta del fútbol de este joven de 22 años al que las lesiones le han penalizado durante la última temporada y media, período en el que se había perdido muchos partidos, enfriándose así el ‘hype’ y las expectativas en torno a su figura. Espera recuperar eso Julian con su rendimiento en el equipo de la Volkswagen, donde luce el dorsal número 10, ocupando unos días la media punta y otras veces la banda izquierda: ahí se situó en la cita del Allianz Arena, donde asistió hábilmente a Daniel Caligiuri en la acción del 0-1. Unos minutos más tarde, Draxler estuvo cerca de firmar el 0-2 con un disparo desde media distancia y, durante 45 minutos, molestó a Philipp Lahm en su zona de influencia. Los movimientos de Draxler y sus intenciones causaron peligro y desajustes en el entramado defensivo del Bayern, que asistió al despliegue de un abanico de recursos como la precisión, la buena toma de decisiones o la pausa que imprime el internacional alemán cuando el juego lo requiere. Tras la cantidad de meses que estuvo lejos de los terrenos de juego, Draxler vuelve a recordar al futbolista que algún día conocimos y que quiere seguir creciendo. Crecer, en su caso, significaría dar un salto y afianzarse como uno de los futbolistas de tres cuartos de campo más desequilibrantes del panorama europeo.

No entraremos a valorar lo que podría haber sido un Wolfsburgo con Kevin de Bruyne y con Draxler porque es algo absolutamente utópico: Draxler está en el Volkswagen Arena gracias al dinero pagado por el Manchester City en agosto, no por otra cosa. Si el Wolfsburgo no hubiese recibido ese traspaso (uno de los más caros de la historia del fútbol), difícilmente podría haber contratado a Julian, por mucho que la firma Volkswagen esté detrás de la entidad.

La cuestión es que para competir en Europa o para disputar la parte alta de la clasificación germana al Bayern o al Borussia Dortmund, el Wolfsburgo quizás necesite algo más. Y ese ‘algo’ pasa por rodear mejor al ’10’. Los números avalan a Bas Dost en este año 2015 (22 goles en 34 partidos con el Wolfsburgo desde el 1 de enero), pero su categoría como delantero centro está un peldaño por debajo de lo que necesitaría Dieter Hecking como socio al que juntar con Draxler.

Foto de portada: Geiserich77 bajo licencia Creative Commons 3.0

Related posts

1 comments

¿Por algo han fichad tambien a Max Kruse, no? En teoría es el que tiene que asociarse com Draxler y esa dupla puede ser muy efectiva y vistosa.

Deja un comentario

*