El Bayern convence, pero Leno impide que gane

Pep

La descomunal victoria del Bayern de Múnich en el Etihad fue el gran golpe de autoridad que Pep Guardiola necesitaba para seguir adelante con su proyecto. Fue irrefutable: el juego del equipo muniqués convenció absolutamente a todo el entorno del club en Alemania, sedujo hasta a los más críticos con el proyecto y todos entendieron que la forma de hacer las cosas del entrenador catalán, algo controvertida por los brutales cambios respecto a su exitoso antecesor, era el camino correcto para el gigante club bávaro. Y, tras la derrota del Dortmund pocos minutos antes, al Bayern  se le presentaba en su partido ante el tercer clasificado en el BayArena la oportunidad de dar un golpe en la mesa en la carrera por la Bundesliga y cerrar una semana prácticamente perfecta, pero una salvaje actuación de Bernd Leno impidió que así fuera.

 

11 oficiales
Los 22 jugadores que saltaron al campo (click para ampliar)

Y es que el gol de Kroos en el 31 parecía el perfecto y lógico desenlace del partido: Ribéry, en lo que fue una actuación de verdadero Balón de Oro, ganó línea de fondo como tantas veces había hecho a lo largo del partido y se la puso a Kroos para que rematara a placer. Era perfectamente natural que el ex del Leverkusen estuviera allí: la enorme superioridad bávara en el centro del campo, con los laterales metidos hacia dentro como interiores más, empujaba a Bastian y Toni a llegar al área con comodidad. Fue el paradigmático ejemplo de la armonía del equipo, que estaba volcando su ataque de manera feroz, comandado por un, otra vez, gran Lahm y concluido en un Müller que de 9 volvió a convencer. Conviene detenerse en la posición del bávaro: no necesita estar permanente dentro del área, baja a posiciones de tres cuartos donde ayuda a que su equipo encuentre soluciones, pero cuando el equipo está asentado, dentro del área se pelea con los centrales y remata lo que le echen. Una solución que se adapta perfectamente a sus virtudes, de muchísima inteligencia por parte de Guardiola.

Prácticamente a la siguiente jugada, un centro de Bender por banda derecha provocó una mala salida de Neuer y acabó en el empate local. No sé si fue la única hasta entonces llegada al área de los de Hyppiä, pero anduvo cerca. La excelsa presión de los de Pep les impedía salir de su campo y no habían tenido el menor resquicio de peligro hasta ese momento. A partir de entonces, el partido se descontroló. El Bayern se volcó totalmente para hacer el segundo y tuvo incontables ocasiones para hacerlo, pero su propio desacierto (hay un fallo de Müller y otro de Shaqiri que son absolutamente increíbles) y la inspiración de Leno, que tuvo en la tarde de ayer probablemente una de las actuaciones de su vida, impidieron que así sea. Fue, de verdad, increíble que el equipo de Guardiola no acabara ganando ese partido tras la exhibición que había dado, pero así es el fútbol. Y hasta pudo perderlo en la última jugada, si Son llega a estar más acertado en el remate. El punto le sirve, sin embargo, para situarse líder de la Bundesliga: Bayern 20 puntos, BVB 19 puntos, Bayer Leverkusen 19.

 

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*