El Bayern culmina la peor semana del Schalke 04

Guardiola-Bayern-Focus

Los partidos del Bayern en Bundesliga hace tiempo que han dejado de tener background. No hay historia, no hay contexto, no hay emociones: es la fría actuación de una máquina competitiva que juega contra sí misma, ya que la competición hace tiempo que no le ofrece retos. Pep Guardiola, mediante una dirección técnica magistral y a través de mecanismos que elevan la competividad interna, consigue mantener activados a sus jugadores, que salen con hambre a cada campo porque saben que para el de Santpedor no hay status que valga: el que esté mal no va a jugar el próximo partido. Pep sigue probando cosas, sigue haciendo ajustes tácticos, sigue adaptándose a su rival y la máquina bávara cada vez está más y mejor engrasada. Pese a que cada vez se juega menos, el Bayern cada vez juega mejor. Y eso tiene mucho mérito.

Hoy llegaba a Múnich el cuarto clasificado de la Bundesliga. Guardiola no se duerme en los laureles y frente al traumatizado Schalke 04 volvió a introducir cambios tácticos. Quizá así, exigiendo cosas nuevas cada vez, consigue que sus jugadores salgan de su zona de cónfort, no se relajen y sigan motivados por competir. El caso es que esta vez Lahm se fue al banquillo por tercera vez en toda la temporada, Javi Martínez repitió de central y el Bayern jugó una suerte de inédito 4-2-3-1 con Thiago de falso extremo. En los visitantes, Keller sorprendió dando entrada a Goretzka por banda izquierda y a Draxler en la mediapunta, mientras que Papadopoulos volvió a ser titular casi 3 meses después.

 

Bayern - Football tactics and formations

 Esquema táctico del FC Bayern

El control del partido del tricampeón de Europa en los primeros 30 minutos fue verdaderamente hechizante. Una tras otra creaba secuencias de pases que no acababan nunca y que mantenían a los mineros corriendo detrás del balón, pero que no eran inocuas porque Alaba, Robben (que acabó marcando un hat-trick) y Mandzukic rompían continuamente hacia Fährmann, que fue el mejor hombre de los de Gelsenkirchen. Dante y especialmente Javi Martínez iniciaban con jerarquía desde atrás, un recuperado Schweini y Kroos comandaban en el medio y se juntaban con Götze, Robben, Rafinha, Alaba y Thiago, moviéndola con velocidad de un lado a otro hasta que encontraban el espacio justo para colar un pase definitivo. Con los laterales incorporados como falsos interiores, todos se movían,  todos intervenían y el balón circulaba de un lado a otro. Movilidad pura de todos sus jugadores, armonía,  belleza visual. Y efectividad, claro: a los 28 minutos ya iban 4-0.

El Schalke ha concedido hoy la mitad de los goles que ha concedido el Bayern en toda la temporada en Bundesliga.

El partido dejó de ser una competición a partir de ese momento y se convirtió en un juego, un juego en el que el Bayern eligió no ser cruel y dejó de apretar tras el descanso. El Schalke 04, que viene de perder 1-6 en su campo, no ofrecía la más mínima posibilidad de peligro y demostró ser un equipo que, además de que ya de por sí su discurso es pobre, encima estaba tocado mentalmente. Keller, viendo la sangría que era la banda derecha del equipo muniqués, tuvo que rectificar a los pocos minutos y quitar al joven Leon Goretzka, metiendo a Fuchs y tratando de que la goleada no alcanzara límites históricos. Era el cuarto mejor equipo del país y parecía un amateur ante este equipo, como tantas veces ha pasado y lo que está provocando que muchos aficionados a equipos que no son el Bayern se estén desencantando de la Bundesliga. ¿Se puede hacer algo? A corto plazo, no. A largo plazo, rezar porque los BVB, Wolfsburgo, Red Bull Leipzig y compañía crezcan y consigan transformar su poderío económico en poderío futbolístico, aunque la regla del 50+1 ponga, en mi opinión, muchas trabas a esto. Llegó el descanso y no hubo un ápice de competitividad, aunque por la propia inercia del juego del Bayern acabó llegando el quinto, obra de un Robben que es difícil pensar que no esté en el mejor momento de su carrera. Maduro, concentrado, integrado futbolísticamente en el sistema, libre de lesiones, efectivo… 1-5 al final: otro día más para que los aficionados del Bayern se vaya contentos a la cama. Los visitantes, que no dejaron de animar en todo el partido, volverán a Gelsenkirchen deseando que esta semana haya sido una pesadilla.

Foto de portada: Focus Images Ltd.
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

4 comments

Quizá deba aclararlo en el interior del texto, cierto.
Es una regla que está vigente en Alemania e impide que ningún accionista pueda tener más del 49% de las acciones de un club.

Deja un comentario

*