El bronce es oro

Favre Borussia Monchengladbach Focus

Una final sin trofeo. Así se presentaba el encuentro de este sábado entre el Borussia Mönchengladbach y el Bayer Leverkusen. Tercero contra cuarto por una plaza de acceso directo a Champions League la temporada que viene. Con el campeón decidido desde la semana pasada, el tercer lugar era lo más jugoso que quedaba en juego en la parte de arriba de la Bundesliga. El bronce, por las circunstancias, se tornó oro para los dos equipos que jugaban en el Borussia Park.

La necesidad suele ser la mejor motivación para que un equipo se involucre al completo en un partido, para que desde el primer minuto se lance a por la portería del rival, por ello es por lo que el Bayer Leverkusen mordió desde el principio. Como bajo los efectos de un brebaje mágico, los de Roger Schmidt encerraron con facilidad al Gladbach en su campo durante los primeros veinte minutos. Con la defensa a la altura del medio campo, y con presión total, el Leverkusen no dejaba que los locales hilvanasen ninguna jugada ofensiva. Toda intención de jugar el balón era interceptada. Parecía que había superioridad numérica del equipo que jugada de rojo.

Disposiciones iniciales:

Bayer Leverkusen vs Borussia Moenchengladbach - Football tactics and formations

Disposiciones iniciales (Foto: sharemytactics)

Hasta que encontraron el truco los de Lucien Favre. Tras llevarse muchos golpes, el Gladbach dio con la solución al agobio al que le sometían los visitantes. Balones a las bandas y a explotar el espacio que la defensa del Leverkusen dejaba atrás, especialmente detrás de sus laterales. La intensidad de los de Schmidt tenía como intención no dejar pensar al rival, quería comerle la moral, hacerle duda sobre qué hacer con el balón, hasta que una ocasión de Kruse que salvó Leno magistralmente, cambió el rumbo del encuentro.

A partir de ahí quien empezó a cuestionarse su disposición sobre el terreno de juego fue el Bayer Leverkusen, que empezó a cometer más errores. No solo atrás, donde Wendell, el más desubicado en defensa, dio muchas facilidades, sino también en su parte ofensiva. Calhanoglu y Son estuvieron demasiado erráticos y no sostuvieron, como suelen, el ataque de su equipo. Sin Bellarabi, sancionado, la asociación de los medias puntas del equipo de la aspirina no tuvo su mejor día en el, probablemente, partido clave de la temporada.

En la segunda parte todo se elevó exponencialmente y el 0-0 del descanso se convirtió en una contundente goleada. Los despistes del Leverkusen continuaron y de ahí nació, como no podía ser de otra manera, el primer gol. Xhaka estuvo muy listo para sacar rápido una falta en el centro del campo. Herrmann interpretó muy bien la intención del suizo y aprovechó la mal colocación de Wendell para llegar a línea de fondo y con un pase de la muerte, servir el 1-0 a Kruse, que esta vez sí, batía a Leno.

Granit Xhaka Borussia Mönchengladbach FocusXhaka tuvo una brillante actuación. Foto: Focus Images Ltd.

En esos fueros se siguió desarrollando el partido y Raffael quiso sumarse a la fiesta, pero no tuvo acierto. La sentencia vino gracias a una jugada ensayada de falta cuando quedaban 10 minutos para el final. En vez de golpear a puerta o colgarla al área, la jugó por bajo el Mönchengladbach y sorprendió a la defensa rival. Leno paró el primer intento, pero no pudo con el segundo. Herrmann, a placer, hizo el 2-0. Poco después, el guineano Traoré, que justo sustituyó al autor del segundo gol, marcó un golazo por la escuadra desde fuera del área tras jugada personal. Wendell puso, de nuevo, su granito de arena en la jugada.

3-0 y final de fiesta, aunque no de liga. La victoria otorga a los de Favre una ventaja de cinco puntos sobre los de Schmidt, a falta de seis por jugarse. Parece imposible que no vayan a lograrlo, inmersos en una racha de 12 partidos consecutivos imbatidos y nueve victorias. Hacía 26 años que no vencía el Gladbach al Leverkusen como local en liga -17 empates y seis derrotas-, y justo logra cambiar la dinámica en un momento trascendental. La Champions League parece segura esta vez, no como hace dos temporadas, cuando el Dinamo de Kiev los eliminó en la fase previa. En Mönchengladbach, el bronce brilla hoy como si fuera oro.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Gran temporada de los de Favre. Ganando a rivales duros como el Bayern en el Alianz y ganando al Dortmund en el derbi de los Borussias. Le dije a mi hermano que iba a ser una de las revelaciones de Alemania y favorita para la Europa League, hay me equivoque un poco, pero no hizo mal papel ante el Sevilla. Sin duda una de las revelaciones junto al Wolfsburgo que esta a punto de recibir el premio a su gran temporada. Jugar la Champions directamente. Gran artículo.

Deja un comentario

*