El plan de Verbeek cautiva pero no triunfa

nürnberg stadion

No nos engañemos: este post tendría muchas más visitas si su título incluyera las palabras “Bayern” o “Guardiola” y la foto que lo ilustra fuera de Mandzukic o Lahm celebrando alguno de los dos goles que le dieron la victoria al Bayern en el campo del Nürnberg. Pero los muniqueses, que venían de hacer en palabras de su entrenador “el mejor partido de la temporada en Bundesliga” ante el Eintracht de Frankfurt, no jugaron bien. En un periodo de la temporada en la que el actual tricampeón lo gana todo y compite prácticamente contra sí mismo (a la espera de los decisivos duelos de Febrero), que un equipo les incomode intensamente es noticia. El principal responsable de que no se sintieran cómodos fue la propuesta de Gertjan Verbeek, el entrenador del equipo del norte de Baviera y uno de los nombres underground de la competición alemana (el respetadísimo blog Spielverlängerung cubre prácticamente la mayoría de los partidos del Nürnberg, fascinados por la propuesta de su entrenador). Se atrevió a coger a un equipo que estaba último y no había ganado en 10 partidos de Bundesliga y en los siguientes 10 partidos, de los que sólo perdió 3, consiguió sacarlo de los puestos de descenso. Frente al Bayern, volvió a dejar su sello.

“Los jugadores Bayern también van al baño. ¡Y les sale lo mismo que a nosotros!” decía el entrenador holandés en rueda de prensa previa, preguntado por la imposibilidad de una hazaña de los suyos en el derbi bávaro. Él estaba convencido de que era factible e ideó todo un plan para ello que incluía desde el corte del césped (en un estado dudoso para dificultar la circulación de balón que puso furioso a Sammer) hasta la disposición táctica de sus jugadores. Durante los primeros 15 minutos los aficionados de Der Club soñaron con ser el primer equipo que vence al Bayern de Pep en Bundesliga, pero la eficacia ofensiva de los muniqueses por un lado, que metieron la primera ocasión que tuvieron, y la mala suerte propia por otra, les despertaron del sueño.

 

Nuernberg - Football tactics and formations

 

Dos cosas están claras: la primera es que el Bayern cimenta sus victorias desde el centro del campo. Su salida es central, buscan crear ventajas ahí y explotarlas por las bandas. La otra es que los equipos que se le han encerrado atrás a los de Guardiola han fracasado prácticamente siempre. Por ello, el entrenador holandés ideó su plan en que ninguno de los centrocampistas de su rival pudieran recibir cómodos: ni Lahm, mediocentro y acosado por Kiyotake ni Thiago, el interior y hombre de la semana en Alemania, al que encimaba Faulner. Los dos tenían un hombre acosándoles que no les dejaban ni darse la vuelta ni sacar el balón limpio. No tenían tiempo para pensar. Para que eso sucediera, la presión tenía que ser muy arriba, yendo a la primera recepción de los centocampistas del Bayern por parte de los centrales. La idea era recuperarla allí e inmediatamente, evitando de esta forma la efectiva presión tras pérdida de los de Guardiola, que Kiyotake, con su fenomenal diestra, lanzara a los tres hombres de arriba (Hlousek, Ginczek y Drmic) que rompían a la espalda de los centrales del Bayern. Una vez el Bayern había conseguido superar esa presión inicial, la idea era que los dos extremos, con un sacrificio brutal, ocuparan prácticamente la posición de los laterales creando una línea de 6 que impidiera a los de Pep encontrar huecos entre los defensores.  La idea pilló por completo por sorpresa a Guardiola y a los suyos y sólo un fenomenal Neuer, seguramente el mejor visitante de toda la primera parte, impidió que los locales se pusieran por delante. Les estaban sacudiendo.

Habían pasado 15 minutos y una estadística reflejaba lo inaudito del encuentro: ¡el Núremberg tenía más posesión que el Bayern! Y no sólo eso, también había tirado más veces a puerta. El plan de Verbeek estaba funcionando, hasta que un fatídico minuto 18 rompió la dinámica del encuentro. En una jugada de ataque de los locales, su delantero y seguramente mejor jugador, Daniel Ginczek, caía lesionado (se sumaba de esta forma al lateral derecho Chandler) y en el contraataque siguiente una internada de Alaba acabó en gol de Mandzukic. No consiguió el Nürnberg reponerse del golpe, pero en ningún momento dejó de ser un partido incomodísimo para los de Guardiola, que en otro contraataque marcaron el segundo por medio de Lahm. Nunca pudo el Bayern controlar el encuentro como le gusta ni dominar el balón con jerarquía. Un dato lo refleja: pases de Lahm y Thiago la pasada semana ante el Eintracht: (101) y (148). Pases hoy: (32) y (64). Volvió a faltar Kroos, que lleva dos partidos consecutivos sin jugar ni un minuto y su situación extraña cada vez más.

Volvió a quedar patente la diversidad táctica de Bundesliga de la que con tanta fascinación habla Guardiola.

Foto de portada: Foxtrotromeo
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

1 comments

Pese a lo logrado hasta el momento por el equipo, me sigue sin convencer. Cada partido queda la sensación de que se pudo perder y que de se gana más por oficio o individualidades, por tener mejores jugadores. Se la pasa mal en defensa, cada ataque del rival es una incógnita, y no es por tener centrales de bajo nivel sino que por el sistema quedan expuestos, además por suerte tenemos un gran arquero. Quizás al final de temporada se gane todo (o la mayoría) pero la sensación después de cada partido es que falta, falta algo y esa sensación de ausencia no había en los partidos con Heyckness, donde se sentía que si iba a ganar. Me da la impresión que el momento en qe se juegue contra un equipo contundente se la va a pasar muy mal.

Deja un comentario

*