Una nueva alternativa para frenar la sangría

Marvin Friedrich Schalke Alemania Eduardo Ferrer Alcover

El Schalke 04 ha empezado sus tres últimos partidos con Matip y Neustädter en el eje de la zaga. Un centrocampista reconvertido hace tiempo en central que no es excesivamente fiable como el internacional camerunés y un recambio de emergencia como Neustädter, habitual en el doble pivote minero, ante las bajas de Höwedes, Kirchhoff, Santana e incluso Kolasinac. Contra el Borussia Dortmund el experimento resistió, ante el Maribor se percibieron algunas debilidades y el Hoffenheim terminó exponiendo todos sus defectos. El equipo de Sinsheim, que atacaba con un inspirado Firmino, el desequilibrante Volland y un motivado Szalai, que se enfrentaba a su exequipo, castigó sin piedad el perfil izquierdo protegido por Neustädter y Fuchs, que tampoco destaca por su fiabilidad defensiva. Volland atraía rivales y filtraba pases para un Firmino que sorprendía constantemente a la espalda de Neustädter, desbordado durante todo el encuentro. Así pues, aunque el potencial ofensivo del Schalke estuvo cerca de compensar sus carencias en la línea trasera, no sorprendió que el Hoffenheim ganase por 2-0 al descanso. Y menos todavía que Neustädter se quedara en el vestuario tras el descanso. Suerte tuvieron los de Keller que no les cayeron más goles, porque cada ataque local significaba una acción clara de peligro para Fährmann.

Tras la reanudación, Jens Keller apostó por Marvin Friedrich, central que el año pasado militaba en el juvenil que alcanzó las semifinales de la UEFA Youth League, competición en la que dejó una grata impresión. Ante todo, un especialista para la demarcación de zaguero central. Un defensa corpulento, de largas piernas y cierta zancada, aunque de cintura algo frágil y correcto con el balón en los pies. Características importantes si tenemos en cuenta que el resultado era de 2-0 en contra y el Hoffenheim daría un paso atrás tras el descanso. Y en su tercer encuentro en el fútbol profesional logró frenar la sangría defensiva del Schalke.

Marvin Friedrich Schalke Alemania Eduardo Ferrer Alcover

Marvin Friedrich después de un partido del Europeo sub-19 en Hungría. Foto: Eduardo Ferrer Alcover.

Marvin Friedrich respondió muy bien ante un cuarteto ofensivo exigente. Defendiendo más lejos de su portería, con sus compañeros volcados en busca de un tanto que metiera al Schalke de nuevo en el partido, exhibió una sobriedad sorprendente para un chico que aún no ha alcanzado los 19 años. Se fajó bien con Szalai primero y con Schipplock después y transmitió mayor seguridad al Schalke, que jugó el último cuarto de hora de encuentro con un futbolista menos. Matip, su compañero en el eje de la zaga, fue expulsado tras ver dos amarillas en cinco minutos. Así pues, Friedrich incluso fue el zaguero más frío y maduro en el segundo tiempo. La zaga estuvo menos exigida que en la primera mitad, cierto, pero sus primeros minutos en un contexto complicado fueron ilusionantes. En una plantilla que anda corta de centrales y en la que el también joven Ayhan (19 años) ha logrado asentarse en los últimos meses, Marvin Friedrich goza de una oportunidad única para reclamar mayor protagonismo. Está menos capacitado para actuar de lateral que el defensa de origen turco, pero su portentoso físico le permite actuar en el centro del campo, como se intuyó en el último Europeo sub-19, en el que fue campeón pese a desempeñar un rol secundario.

En Sinsheim se ganó que Keller le dé otra oportunidad. Pero eso lo decidirá Roberto Di Matteo.

Related posts

4 comments

Exacto. Como comento en el último párrafo, su participación fue casi testimonial. De hecho, no había ido convocado durante la fase de clasificación e imagino que su buena actuación en la Champions juvenil y similares (ese mismo equipo jugó la final de la Copa U19) lo terminó llevando a esa selección.

Deja un comentario

*