Sin desequilibrio

Guardiola-Bayern-Focus

El Bayern Múnich de Pep Guardiola se presentaba este pasado sábado en el Imtech Arena de Hamburgo con un once plagado de teóricos suplentes ante un equipo local situado en la cola de la clasificación de la Bundesliga tras un inicio de campaña con resultados negativos y estrenando técnico interino, Josef Zinnbauer, que procedía del filial. Fue un partido intenso en el que los de Guardiola apenas inquietaron la portería del Hamburgo en la primera mitad y en el que los cambios planteados por el técnico de Santpedor en la segunda aportaron mayor profundidad al juego del campeón alemán -sin conseguir deshacer el empate inicial-.

Rotaciones y bajas

El Bayern afrontaba el partido ante el colista de la Bundesliga con las bajas de Ribéry, Robben, Schweinsteiger, Thiago, Javi Martínez, Badstuber, y con Xabi Alonso, Lewandowski y Götze en el banquillo, tras el exigente encuentro de Champions League ante el Manchester City jugado el pasado miércoles y solventado por el equipo alemán con un 1-0.

Así, el conjunto bávaro inició el encuentro con un 4-3-3 con Neuer en la portería, Rafinha y Bernat en los laterales, la pareja de centrales habitual la temporada pasada BoatengDante, Lahm como medio centro, Højbjerg y Alaba de interiores y arriba Müller en la derecha, Shaqiri en la izquierda y Pizarro como punta.

FC Bayern (at Hamburg, v1) - Football tactics and formations

Problemas en la creación

Se encontró el Bayern con un rival que estableció una línea inicial de presión lo suficientemente alta como para que ni los interiores ni los laterales pudieran recibir sin un oponente directo cercano. El Hamburgo se mostró contundente y agresivo en el uno contra uno defensivo e incomodó todas las maniobras de un Bayern que se atascaba en la zona de creación. Boateng y Dante no eran capaces de superar líneas de presión a través del pase y, debido a la presión y al esfuerzo defensivo de sus rivales, se vieron obligados a desplazar en largo sin éxito en demasiadas ocasiones a lo largo de este primer tiempo.

Lahm estuvo correcto en el medio centro, eligiendo bien como casi siempre, pero sus dos acompañantes en la medular, Højbjerg y Alaba, no consiguieron encontrar su espacio. Recibían marcados, no eran capaces de desequilibrar con el control orientado o en el uno contra uno y tampoco estuvieron especialmente precisos en el pase. Alaba trató de buscar su espacio por el sector izquierdo, intentando asociarse con Bernat y aprovechar el pasillo interior por ese flanco, aunque sin encontrarse cómodo y sin demasiado éxito. De esta forma los interiores no le dieron al equipo la fluidez y el control de juego necesarios para poder desarrollar su juego de ataque habitual.

Estos problemas en la creación provocaron que las opciones de recibir con ventaja para los tres puntas fueran realmente escasas y cuando conseguían entrar en contacto con el esférico se mostraron sin la chispa necesaria para desequilibrar. Pizarro actuó durante muchos minutos como “falso nueve”, intentando provocar superioridad por dentro, pero esa maniobra tampoco le permitió al Bayern superar líneas de presión del rival o desajustar su centro del campo ya que el delantero peruano no fue capaz de encontrar su espacio o de generar desequilibrios cuando recibía entre líneas. Simplemente se dedicó a controlar y a ejecutar un pase sencillo, casi siempre hacia Müller o Rafinha, tarea propia de un delantero centro puro, pero no de un “falso nueve” que debe buscar recibir perfilado hacia la portería rival para dejar atrás a los rivales superados con el pase, y a partir de esa situación atraer defensores para dejar libres a otros compañeros, ya sean extremos o interiores que se incorporen. Obviamente no estamos hablando de un perfil de jugador de este tipo en el caso de Pizarro.

De este modo, la profundidad del Bayern en toda esta primera mitad se limitó a las incursiones de Bernat, que se mostró muy bien adaptado a su nuevo club y a la competición, y se convirtió en el jugador con más desequilibrio del equipo. De hecho, fue el ex jugador del Valencia quien realizó el primer tiro a portería del conjunto de Guardiola a los 32 minutos de juego. Un dato revelador de que el Bayern no estaba cómodo.

Las variantes (1): 4-3-3 con Bernat por dentro

Se inició el segundo acto sin sustituciones y sin cambio de sistema para el Bayern, aunque sí con un llamativo cambio de posiciones. Bernat se situó de interior izquierdo y Alaba de lateral. Puede que el hecho de que Bernat fuera el jugador más desequilibrante de la primera parte -junto con la escasez de desequilibrio por dentro del equipo- hiciera que Pep probara al español en esa posición. De hecho, la primera intervención de Bernat como interior fue una conducción rápida eliminando rivales por dentro que pareció darle crédito a la decisión del técnico catalán.

FC Bayern (at Hamburg, v1) - Football tactics and formations

Las variantes (2): 4-4-2

Sin embargo, poco tiempo duró Bernat de interior. En el minuto 52 Xabi Alonso entró por Højbjerg y el Bayern pasó a formar con un 4-4-2 situando a Rafinha y Alaba de laterales, manteniendo a Boateng y Dante de centrales, colocando a Xabi Alonso y Lahm en el doble medio centro, abriendo a Shaqiri en el sector derecho y a Bernat en el izquierdo, y dejando a Müller y Pizarro como puntas, con el peruano siguiendo actuando con asiduidad por dentro para generar superioridad con un resultado similar al del primer tiempo.

Xabi Alonso se convirtió en la primera salida con el balón, intentando Lahm ser el siguiente escalón para hacer llegar el esférico con ventaja a los cuatro atacantes. El Hamburgo retrasó su posicionamiento en el campo unos metros, lo que permitió al Bayern gozar de una mayor localización en campo rival de su posesión. Xabi Alonso empezó a adueñarse del balón y la imagen de los de Pep Guardiola mejoró por momentos respecto al primer acto.

FC Bayern (at Hamburg, v1) - Football tactics and formations

Las variantes (3): Lahm de lateral

Poco tardó el Bayern en realizar un nuevo cambio. Götze entró por Rafinha en el minuto 60, sólo ocho minutos después de la anterior sustitución, y el equipo siguió estructurado en un 4-4-2, pero con nuevos cambios de posicionamiento. Lahm y Bernat ocupaban ahora los laterales, se mantuvieron Boateng y Dante como centrales. Ahora era Alaba quien acompañaba a Xabi Alonso en el medio centro, Shaqiri seguía colocado como extremo derecho, Müller y Pizarro seguían como puntas y Götze entró en el flanco izquierdo con clara tendencia a abandonarlo para generar superioridad por dentro dificultando la labor defensiva del Hamburgo y liberando todo el sector izquierdo para las incursiones en profundidad de Bernat.

FC Bayern (at Hamburg, v1) - Football tactics and formations

Las variantes (4): dos puntas puros

De nuevo llegó pronto la última sustitución por parte de los de Guardiola. Lewandowski entró por Shaqiri y el equipo recompuso su 4-4-2 abriendo de nuevo a Müller a la derecha y situando a dos delanteros en la zona central de su ataque, Pizarro y Lewandowski.

Sin embargo, el juego del equipo empezó a perder fluidez de nuevo. El Hamburgo se dio cuenta de que su rival situaba muchos jugadores por delante del balón y confiaba toda la creación a Xabi Alonso. El posicionamiento de Alaba como segundo medio centro con más llegada no funcionó tan bien como el de Lahm, y la mayor profundidad que el capitán pudo darle al equipo en el sector derecho del ataque situándose como lateral no aportó tanto como lo que dejó de contribuir al abandonar la posición de segundo medio centro.

El Hamburgo empezó a tapar la salida con Xabi Alonso y al Bayern pareció faltarle dinamismo por dentro ya que ni Alaba como complemento de Alonso ni Götze como falso extremo por dentro contribuyeron apenas a la construcción de las jugadas de ataque de su equipo.

FC Bayern (at Hamburg, v1) - Football tactics and formations

El desequilibrio

Un concepto que repetidas veces se ha mencionado a lo largo este artículo es el de desequilibrio. Tan fundamental y al mismo tiempo tan difícil de generar para aquellos equipos que pretenden ser protagonistas a partir del balón. En el conjunto bávaro Guardiola trata de desarrollar la sexta versión -tras cuatro temporadas en el FC Barcelona y una en el club alemán- de su propio juego de posición (algo así como un Pep 6.0 si obviamos su primera temporada en tercera división con el Barça B). El técnico de Santpedor no ha parado nunca de incorporar nuevos matices tácticos en cada temporada de su hasta ahora corta carrera como entrenador. Y es que Pep sabe mejor que nadie que la clave está en el desequilibrio. Ya sea a través de generar superioridades por dentro o por fuera, o a través del talento individual de determinados jugadores consiguiendo que reciban en zonas con ventaja donde puedan deshacerse de rivales con mayor facilidad, al final las ocasiones de gol aparecen mayoritariamente a partir del desequilibrio en el juego de posición.
Y precisamente eso fue de lo que careció el Bayern en su partido ante el Hamburgo. No cabe duda de que hubo ausencias importantísimas y de que incluso con los cambios el equipo tuvo algo más de producción ofensiva. Pero el partido demuestra por una parte que el Bayern no lo tendrá fácil, sobre todo hasta que vaya recuperando jugadores clave que faciliten ese desequilibrio, y por otra que en el juego de posición ser capaz de tener el balón es clave pero no garantiza el éxito.

La transición defensiva

No quería concluir el artículo sin mencionar un aspecto clave para el Bayern, su transición defensiva. Si algo marcó negativamente la primera temporada de Guardiola en Múnich fue la eliminatoria de semifinales de Champions League ante el R. Madrid. Y uno de los problemas más graves que padeció el equipo alemán fue su debilidad a la hora de defender las contras rivales al perder el balón.

Resultó llamativa la inoperancia táctica del Bayern para ofrecer respuesta a ese problema tan evidente y tan previsible, sobre todo ante el conjunto blanco y estando en el banquillo Pep, que conocía a la perfección a su rival de su anterior etapa en la liga española y habiendo gestionado tan bien ese aspecto del juego en sus cuatro años en el Barça, especialmente en sus choques contra el eterno rival.

Si embargo, fue una debilidad que el Bayern sufrió en otros partidos de alto nivel durante la temporada pasada, sobre todo ante el Borussia Dortmund -a pesar de obtener resultados positivos en tres de sus cuatro enfrentamientos de la temporada-.

Y esa es una lección que el Bayern parece haber aprendido. Sin hacer un partido brillante, presentando un equipo plagado de bajas y teniendo en cuenta que el rival era el colista, cabe destacar la transición defensiva del campeón alemán. El Hamburgo fue un rival que plantó cara de verdad. Se mostró bien posicionado, valiente en la presión y con unos jugadores que se vaciaron para incomodar a sus oponentes y que tenían claro que la clave del partido era contraatacar al Bayern al recuperar el balón.

No obstante, el conjunto de Guardiola leyó a la perfección cómo ser sólido y defender con éxito las pérdidas de balón en zonas clave, pese a disponer un centro del campo -línea clave en la transición defensiva de un equipo- poco habituado a jugar junto. Presión intensa de los dos o tres jugadores más cercanos al balón cuando se pierde la posesión del mismo, achique de espacios hacia delante de los jugadores situados por detrás del balón, recuperación de densidad alta de jugadores en zonas próximas al balón por parte de los compañeros situados por delante del esférico, y finalmente repliegue en velocidad de muchos jugadores cuando el rival es capaz de lanzar la contra para acumular defensores en las inmediaciones del área propia.

Seguiremos de cerca las evoluciones del Bayern y estaremos atentos a los ingeniosos e inteligentes matices tácticos de Guardiola, que no deja de reiventarse temporada tras temporada, nutriendo al mundo del fútbol y en especial al resto de entrenadores del planeta con infinidad de ideas que ya forman parte de la historia moderna del deporte rey.

* Carlos Vicens es entrenador nacional y actualmente dirige al CE Santanyí
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Deja un comentario

*