El Hamburgo, obligado a marcar en Karlsruhe para no bajar

Imtech Arena-Hamburgo-Gerhard Kemme

Lo peor que te puede ocurrir cuando el pánico del descenso lleva atenazándote varios meses es que te marquen un gol pronto y que te veas con el resultado en contra en una eliminatoria que sabes que ya es la definitiva. El impacto del 0-1 antes de abrir los ojos te hace recaer en los mismos males que parecían haberse evaporado tras ese 2-0 ante el Schalke, el primer match-ball salvado y festejado como si se tratara de la permanencia definitiva. Esas imágenes de locura desbordada del pasado sábado de Bruno Labbadia y del Hamburgo en general debió mostrarlas a su equipo para motivarlo el técnico Markus Kauczinski, cuyo Karlsruher estuvo ascendiendo de manera directa durante gran parte de la última jornada de la Bundesliga 2 el día siguiente y acabó cayendo a la promoción cuando el Darmstadt anotó de falta directa en el 70′ el gol que lo llevó a primera. Se recuperó del golpe de manera instantánea el histórico club de Baden-Württemberg (histórico, aunque menos que el Dinosaurio, claro) y disparó con la determinación del combatiente que acude a la batalla sin miedo a morir. Salió a anticipar el central Daniel Gordon, ganó un balón dividido el medio centro Peitz y la pelota le cayó al azerí Nazarov, que la mandó a la espalda de un Westermann que estaba fuera de posición porque ya había iniciado la incorporación al ataque. Allí la recogió el máximo goleador  (18) de la temporada del Karlsruher: Rouwen Hennings, 27 años, canterano del Hamburgo en su juventud y ex jugador del St. Pauli durante cuatro temporadas unos años después para aumentar el morbo del asunto. Su trallazo con la zurda, seco y repentino, cruzado y matador, llegó sólo a rozarlo René Adler. Acabó en la red, y el terror se instaló en el Imtech-Arena.

HAMBURGO 1-1 KARLSRUHER: PLANTEAMIENTOS INICIALES

Hamburger SV vs Karlsruher - Football tactics and formations

 

Desde entonces, el nerviosismo se apoderó de unos jugadores que temen convertirse en los primeros que desciendan a la monumental entidad hanseática. El Karlsruher supo estar en su sitio: bien plantado, esperando que se produjeran las imprecisiones en los pases del rival y a veces también provocándolas con una actitud agresiva y presionante. Que no llegara el 0-2 puede considerarse un milagro. Una de esas conjunciones astrales que parecen querer proteger a una especie en peligro de extinción para que no desaparezca de la Tierra. Labbadia quitó a Westermann, amonestado desde el primer tiempo y torturado por Nazarov. Metió a Diekmeier, que desde el primer momento se fue hacia arriba con todo. El lateral le devolvió una pared a Ilicevic y el croata, cambiado de banda, empató el partido. Entonces sí sintió el Hamburgo el calor de su gente. Entonces sí se olvidó de las consecuencias de la posible catástrofe y se centró en intentar evitar esa catástrofe. Se le hizo corto el tramo final, porque el choque acabó cuando mejor estaba. Ahora deberá marcar el lunes en Karlsruhe para no descender. El 0-0 lo condenaría a la Bundesliga 2.

¿Quién va a ganar el partido de vuelta? ¡Consulta aquí las cuotas del Karlsruher-Hamburgo y aprovecha el bono de 50 euros* de bwin para nuevos usuarios!

Foto de portada: Gerhard Kemme bajo licencia Creative Commons.
*Bono sujeto a términos y condiciones. Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.

Related posts

Deja un comentario

*