Laterales por necesidad

Henrichs Alemania sub19 MarcadorInt

Bayer Leverkusen, Hoffenheim y Borussia Dortmund han apostado por reconvertir en laterales a tres jóvenes atacantes internacionales con la selección alemana en categorías inferiores. Sea en defensas de tres centrales y dos carrileros o en zagas formadas por cuatro defensores, ante la falta de jugadores en dichas posiciones en Alemania se están produciendo varias adaptaciones llamativas de talentos a priori llamados a destacar en otras zonas del campo. En una línea similar a lo ocurrido con Joshua Kimmich con la Mannschaft (y en menor medida en el Bayern), existe cierta expectación por cómo evolucionarán tres de las joyas más prometedoras del fútbol teutón. El salto al profesionalismo pasa por adaptarse a un nuevo hábitat.

Benjamin Henrichs (Bayer Leverkusen, 1997)

Henrichs fue el líder de Alemania en el pasado Europeo sub-19 celebrado en el país teutón. En consecuencia, el futbolista del Bayer Leverkusen fue galardonado como el mejor futbolista de la categoría en el célebre premio Fritz-Walter en el que se homenajean a los talentos de mayor proyección del país. Tanto con el club de la aspirina como con la selección, Henrichs siempre ha sido un centrocampista de talante ofensivo, que suele llegar al área. Ha sido habitual verle actuar de extremo y de mediapunta en la Youth League, mientras con Alemania normalmente ha tenido que partir desde el doble pivote, con libertad creativa para pisar el área y organizar los ataques de su equipo. Exhibió el poso y las cualidades necesarias para dirigir el juego desde la medular.

Henrichs, el cerebro alemán

Sin embargo, el salto al primer equipo se presume más complicado. Con una competencia feroz en su parcela pero con unas virtudes físicas y futbolísticas descomunales a su edad, Henrichs ha encontrado un lugar como lateral. Roger Schmidt lo probó el año pasado en algunos partidos tanto en la banda derecha como en la izquierda y repitió en la segunda jornada de Bundesliga frente al Hamburgo. Fue titular en el flanco diestro y completó una actuación magnífica. Anuló al atacante más peligroso del conjunto hanseático, Filip Kostic, y también se incorporó al ataque con bastante acierto. Henrichs terminó el partido en la banda izquierda, haciendo gala de su polivalencia, y desde esa posición asistió a Pohjanpalo en la acción del 2-1 en el tiempo de descuento, en una jugada que demuestra su capacidad para aguantar partidos exigentes en el apartado físico. Poco después repitió ante el CSKA y a pesar de su inexperiencia cumplió en su estreno en Champions: los dos goles del combinado ruso llegaron por el otro flanco. En Ghana seguirán su evolución, pues la nacionalidad de su madre le podría llevar a la selección africana si Alemania no cuenta con él en el futuro.

Henrichs, en un partido de UEFA Youth League.
Henrichs, en un partido de UEFA Youth League del año pasado. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Philipp Ochs (Hoffenheim, 1997)

De la misma generación que Henrichs es Philipp Ochs, el mejor delantero de la camada alemana del ’97. Ya jugó en punta en el Europeo sub-17 de hace un par de años y repitió en una posición similar el pasado verano en el campeonato sub-19. No obstante, Ochs no es un futbolista capaz de bajar balones largos, sino que ha evolucionado hasta el punto de convertirse en un segundo punta o un extremo zurdo incisivo, veloz, que ataca bien los espacios mientras un delantero más físico fija a los centrales. Su desarrollo lo ha llevado a actuar en la banda izquierda, pero el entrenador del Hoffenheim, Julian Nagelsmann, lo ha alejado incluso más de la portería. Así pues, el curso pasado Ochs jugó algunos partidos de titular como lateral zurdo en la Bundesliga. Esta temporada repitió en el estreno liguero frente al RB Leipzig.

En esa ubicación -sea en línea de cuatro o como carrilero con tres centrales por detrás-, Ochs puede explotar su velocidad y llegar por sorpresa a las zonas de peligro para centrar desde el pico del área. En su contra, Ochs es un futbolista con compromiso defensivo pero poco habituado a defender tan atrás, por lo que es frágil cuando le encaran en el uno contra uno. Por otra parte, su colocación, disciplina para tirar la línea del fuera de juego o cerrar el segundo palo en centros desde la banda opuesta son aspectos con mucho margen de mejora. Aunque Ochs todavía tiene 19 años y mucho tiempo por delante para aprender el oficio si Nagelsmann sigue apostando por él en esa posición.

Ochs.
Philipp Ochs, de delantero con Alemania sub-19 a lateral izquierdo en el Hoffenheim. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Felix Passlack (Borussia Dortmund, 1998)

Un caso ligeramente distinto es el de Passlack, un futbolista cuya evolución ha seguido un proceso algo más natural. Este jugador del Borussia Dortmund ha desarrollado su última etapa formativa en tres cuartos de campo, normalmente cerca de la banda, en una parcela en la que puede explotar su fantástico y potente disparo con ambas piernas y su velocidad para desequilibrar y salir al contragolpe. Cerca de la línea de cal era un chico que regateaba más por potencia y superioridad física que por habilidad técnica, pero marcaba diferencias. Sin ir más lejos, el curso pasado anotó 19 dianas con el equipo sub-19 del BVB. No obstante, su potencia en carrera, la capacidad para repetir esfuerzos y la precisión en los envíos ya hacían sospechar que quizás pudiese reconvertirse en lateral para ser determinante con una mayor cantidad de metros a recorrer por delante. Si en lugar de estar logra llegar por sorpresa será un futbolista muy peligroso.

Un debut esperado

Es en esta posición, la de lateral derecho, donde Felix Passlack ha tenido minutos de protagonismo este curso. Jugó de inicio la Supercopa contra el Bayern y repitió en los otros dos compromisos oficiales previos al parón de selecciones. Piszczek parte como lateral titular en el Borussia Dortmund, pero a día de hoy Passlack ya es su principal recambio (en competencia con el polivalente Ginter), así que se le considera un miembro más de la primera plantilla. Como Ochs o Henrichs, deberá aprender los entresijos de una posición en la que no se ha formado, pero para cuyas virtudes encajan a la perfección.

Felix Passlack, en un partido con la selección alemana sub-17.  Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Felix Passlack, en un partido con la selección alemana sub-17. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

3 comments

Se ve que la evolución del fútbol moderno va muchísimo más rápido que la formación táctica de los jugadores, porque la tendencia a usar laterales adaptados desde otras posiciones está ya generalizada. Yo creo que es porque ahora mismo la posición de lateral es muy compleja y se necesita sobre todo un más que notable nivel técnico. Supongo que es más sencillo coger a un jugador relativamente ofensivo con buen pie y enseñarle a defender que insuflarle talento a un defensor competente.

Puede ser. Llevo dándole vueltas al asunto, con laterales convertidos en mediocentros (Lahm y Blind) y centrocampistas en laterales (Sergi Roberto o Henrichs, por ejemplo). Hay muchísimos casos de extremos que han ido retrasando su posición, como Juanfran, Jordi Alba y compañía. También pienso que en cierta medida cada vez se forman menos laterales “puros”, que es una posición en la que uno termina.

En los años de formación hay centrales que terminan de laterales porque quizás salen jugando bien pero se han quedado algo pequeños o no son lo suficientemente contundentes, por ejemplo. Hay muchas vías para acabar jugando de lateral.

Deja un comentario

*