Heung-Min Son, una estrella de la que no se habla

Heung Min Son volvió a ser decisivo para su equipo foto:sebastianpreza

Un acuerdo que mantienen el Hamburgo y la asociación coreana de fútbol  permitió a Heung-Min Son visitar, con 16 años, el internado del club en 2008, junto a otros dos compatriotas. Dos años después, Armin Veh, por aquel entonces entrenador del primer equipo y reconocido por su sensibilidad con el talento joven, se lo llevó de pretemporada con el equipo, y el coreano respondió con 9 goles en 11 partidos. Esa misma temporada se convirtió en el jugador más joven de la historia del club hanseático en debutar en liga, un debut que cerró con un gol. Tras tres temporadas en Hamburgo, donde llamó la atención de los grandes clubes de Europa (reconoció que rechazó al Tottenham por querer seguir en Bundesliga), el pasado verano, con tan solo 20 años, se convirtió en el jugador más caro de la historia del Bayer Leverkusen. Su primera temporada en el club está respondiendo a las expectativas y ya es hora de hablar del chico en los términos que merece: es un jugador de equipo grande.

 

Son disputa un balón con Uchida (foto: sebastianpreza)

 

Si en el Hamburgo explotó jugando casi siempre por la derecha, con Hyppiä ocupa el extremo izquierdo. Es tan ambidiestro, maneja tan bien las dos piernas, que apenas se nota gran diferencia. En teoría es diestro, pero se le han visto marcar goles con la izquierda que firmaría más de un zurdo. Sus 11 goles y 5 asistencias en la presente temporada ponen en evidencia lo determinante que es: agresivo de cara a puerta, rápido y potente, técnicamente dotadísimo en espacios cortos y con un disparo que es élite mundial. Aprovecha los espacios como pocos. Llama la atención, también, su extrema concentración mental durante los partidos. Fue cristalino la semana pasada frente al Manchester: su equipo se estaba viendo claramente superado por el escenario;  el United les estaba ganando sin hacer demasiado, pero él no dejaba de buscar el gol como si el contexto no fuera consigo: se movía, se ofrecía, conducía, tiraba desde fuera… Mentalmente no se salió del partido en ningún momento.

Si el Bayer Leverkusen va segundo, firmando uno de sus mejores arranques de su historia, es, en gran medida, gracias a la delantera que forman Sidney Sam, Kiessling y él. 34 goles y 19 asistencias suman entre los tres esta temporada. Es difícil encontrar en Europa tres jugadores tan resolutivos en un mismo equipo. Frente al Núremberg, el coreano sobresalió con dos goles y volvió a dejar claro que, a sus 21 años, es uno de los mejores jugadores de la Bundesliga. Está llamado a hacer cosas grandes.

Related posts

1 comments

Guillermo qué tiene Corea del Sur para sorprender?. Son del Leverkusen, Kim en la Premier… Ji Sung Park del PSV irá al Mundial?

Deja un comentario

*