El último equipo invicto de la Bundesliga

Hoffenheim MarcadorInt

Real Madrid y Hoffenheim son los dos únicos equipos que restan invictos en las cinco grandes ligas europeas a día de hoy. Después de 16 jornadas, el elenco del jovencísimo entrenador de 29 años Julian Nagelsmann no conoce la derrota en el torneo de la regularidad. Aunque el Hoffenheim ha caído eliminado en la Copa -doblegado a manos del Colonia, que lo superó en la prórroga-, en la Bundesliga la historia es distinta y por ello se va al parón invernal en la quinta posición. El club de Sinsheim nunca ha jugado competición europea (su mejor registro es la 7ª posición lograda en su estreno en la Bundesliga, en la temporada 2008-09) y se ha convertido en uno de los equipos más estimulantes de la primera vuelta en Alemania.

Julian Nagelsmann es uno de los grandes atractivos del equipo azulón, pues el Hoffenheim ha mejorado muchísimo desde que el técnico se hiciese cargo del vestuario en febrero. Con el técnico bávaro los de Sinsheim solo han perdido 5 de sus 30 primeros partidos de liga (sumando este curso y el anterior), evitaron el descenso tras un arranque de temporada catastrófico y ahora sueñan con superar a varios gigantes del teutón. Su mano en la confección táctica del Hoffenheim es una de las claves de su rendimiento:

Un esquema reconocible

El Hoffenheim ha construido su equilibrio mediante el 3-5-2, un esquema que le permite repartir a sus once piezas por el césped de forma coherente. Así los de Nagelsmann dibujan líneas de pase para que todos sus futbolistas dispongan de varias opciones en caso de presión y protege a la defensa en caso de que se produzcan pérdidas en campo contrario. Así el equipo minimiza las opciones de riesgo en la entrega y limita los contragolpes del oponente, que son menos peligrosos. Así se explica que el Hoffenheim sea uno de los seis equipos menos goleados de la liga y que resulte tan difícil de doblegar, pues se trata de un elenco ante todo fiable.

Hoffenheim - Football tactics and formations
Once tipo del Hoffenheim en la Bundesliga 2016-17.

La fiablidad del Hoffenheim y su interés por asegurar los pases a veces provoca que su salida de balón pueda ser algo previsible. Sucede un poco como con el Gent el año pasado en la Champions, que usaba un esquema similar para ganar seguridad. Sus tres centrales saben pasar el balón, pero no suelen atreverse a dividir la presión rival con conducciones. Solo Süle asume esta responsabilidad de vez en cuando. El joven internacional alemán busca con mayor frecuencia el envío a la banda o el pase vertical que elimine una línea si lo ve claro. A su lado es Kevin Vogt quien suele tener más peso en la salida de balón. El ex del Colonia presume de un mayor rango de pase y es capaz de conectar a las piezas más lejanas con precisos desplazamientos largos. Esto permite abrir el juego para las incorporaciones de los carrileros o buscar el balón largo a Sandro Wagner, principal referencia en ataque.

Asimismo, los centrales se sienten cómodos cuando defienden arropados en campo propio, pero sufren más a la hora de abarcar metros lejos de Baumann pues no son rápidos en grandes distancias. Con este esquema los laterales se sienten más seguros al contar con la protección de los centrales externos y se suelen soltar bastante en ataque (Zuber ha jugado varios partidos como carrilero izquierdo a pesar de ser un extremo). Eso sí, a veces el Hoffenheim ha sufrido cuando algunos rivales han insistido en buscarle la espalda a uno de los carrileros, obligando a menudo a un central a abandonar su posición. Esta situación ha provocado algunos desajustes que han resultado problemáticos, pues al fin y al cabo es un punto débil donde el contrincante puede generar superioridades. Otra cosa es que al Hoffenheim no le interese precisamente eso, conceder más espacio en las bandas para que sus centrales (los tres miden más de 1,90m) se impongan en el juego aéreo. Por otra parte, el portero del Hoffenheim, Oliver Baumann, que rindió durante varias temporadas a buen nivel en el Friburgo, no es todo lo seguro que debería y en ocasiones concede algún rechazo más de la cuenta.

Dinamismo en el centro del campo

Sebastian Rudy es el jefe de la medular. El capitán del Hoffenheim se encarga de poner orden en una zona clave. Es el centrocampista más experimentado y hace valer su relativa veteranía (26 años) para guardar la posición y permitir que sus dos acompañantes gocen de libertad. Rudy sostiene el centro del campo, barre esa zona en los contragolpes y no suele arriesgar la pelota más de la cuenta. De la creación se encargan los dos interiores, que abarcan muchísimos metros y se ofrecen en distintas zonas.

Tanto Kerem Demirbay como el canterano Nadiem Amiri pueden buscar las recepciones entre líneas, a la espalda del centro del campo rival, o caer a banda para juntarse con el carrilero y uno de los delanteros. Su capacidad para pisar área es productiva para el Hoffenheim. Además, el zurdo Demirbay se ha destapado como un futbolista técnicamente excelso, con un gran dominio del esférico y buena visión de juego para filtrar el último pase. Su creatividad y golpeo son una de las grandes amenazas para el Hoffenheim cuando recibe cerca del área, aunque sus virtudes esta temporada vienen acompañadas de un buen trabajo defensivo. Al fin y al cabo, Nagelsmann exige a sus dos interiores que repitan esfuerzos, ayuden a los carrileros en las bandas y en ocasiones acompañen a los delanteros en la presión. Corren el riesgo de desproteger su espalda, situaciones en las que emerge la importancia del rol de Rudy. Lukas Rupp, con ocho titularidades, es su principal recambio.

Amiri. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Amiri es una pieza importante para el Hoffenheim. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Dos delanteros complementarios

Aunque Demirbay haya colaborado con algunas dianas (3 tantos y 4 asistencias), al final los goles del Hoffenheim dependen de sus delanteros. Sandro Wagner y Andrej Kramaric han formado la pareja titular durante la gran mayoría de partidos del curso y han demostrado responder a perfiles complementarios. Los 194 centímetros de Sandro Wagner han convertido al exdelantero del Darmstadt en una figura clave en el juego del Hoffenheim, pues desahoga el juego de los de Nagelsmann en los momentos de mayor dificultad. Wagner es una referencia para salir en largo ante equipos que presionan y una amenaza en el área en los centros laterales si los carrileros suben por las bandas. Asimismo, es una pieza fundamental para ganar apoyos a los centrales contrarios y dejar el balón de cara para los futbolistas que llegan desde la segunda línea. El año pasado anotó 14 goles con el Darmstadt y esta temporada ya ha perforado las redes rivales en 9 ocasiones, por lo que parece vivir el mejor momento de su carrera ahora que se acerca a los 30 años.

Wagner se entiende muy bien con Kramaric. El punta croata es un futbolista mucho más móvil que orbita alrededor del máximo goleador del equipo. Mientras Wagner fija a los centrales rivales, Kramaric ataca los espacios, dibuja movimientos más profundos y saca a los defensas de zona. Sus cifras realizadoras no deslumbran (3 goles), pero es el máximo asistente del equipo con 5 pases de gol. En los dos últimos partidos del mes de diciembre perdió la titularidad en detrimento de Marc Uth, más acertado de cara a portería y con inteligencia para dibujar buenos movimientos a la espalda de los rivales, pero con menor rango de movimiento. Son las tres principales opciones de Nagelsmann en la delantera, demarcación en la que Adam Szalai y Eduardo Vargas apenas han contado con la confianza del joven técnico teutón.

Sandro Wagner of TSG 1899 Hoffenheim during the Bundesliga match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 05/11/2016 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-161105-0117.jpg
Sandro Wagner ha marcado 9 goles en liga. Foto: Focus Images Ltd.

Con todos estos ingredientes el Hoffenheim se ha convertido en un equipo fiable, muy difícil de batir y con una buena capacidad para adaptarse a distintos contextos. Al club de Sinsheim seguramente le benefician más los partidos en los que puede adoptar una actitud reactiva, en los que provoca errores de los contrarios esperando a media altura, tapando con los delanteros las recepciones de los centrocampistas rivales para luego desplegarse al contragolpe, pero también ha resistido en otro tipo de contextos. Algunos días ha salido a presionar arriba y otros ha resistido cerca del área de Baumann. Si el rival se le encierra le cuesta más abrir la lata. Algunos detalles han distanciado al Hoffenheim de los puestos Champions, pues en tres partidos (Leipzig, Darmstadt, Werder Bremen) ha dejado escapar puntos en los últimos cinco minutos y al fin y al cabo es un equipo que ha empatado más partidos de los que ha ganado (6 victorias, 10 empates, 0 derrotas). Sin distracciones coperas pero con los gigantes al acecho para hacerse con sus mejores futbolistas, el Hoffenheim deberá demostrar en la segunda mitad de temporada si es capaz de mantener el óptimo nivel exhibido hasta ahora.

La mascota X anda contenta.
Hoffi tiene motivos para estar contenta este año. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados)
Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

6 comments

Completísimo análisis Tomás.

Me encanta Rudy es un centrocampista de equipo Champions. La jugará pronto (parece que en Munich). Tiene mucha clase en el golpeo, siempre está cerca para ofrecer apoyos y tácticamente es muy inteligente.

¡Muchas gracias! Hay que tener en cuenta que Rudy termina contrato en 2017, así que podrá elegir. Aunque lo que se comenta en Alemania es precisamente eso, que el Bayern es el equipo más interesado y el que anda más cerca de hacerse con sus servicios. Es un centrocampista sobrio, que a veces no es muy llamativo, pero realiza un trabajo muy importante para el equipo. Siempre toma buenas decisiones.

El Hoffenheim ha mejorado mucho defensivamente desde la llegada de Nagelsmann. Ha pasado de ser uno de los equipos que más goles encajaban en la Bundesliga a uno de los que menos reciben (esta temporada solo 5 equipos han encajado menos).

No solo eso, sino que ha ido mejorando en este aspecto desde que se asentó en el 3-5-2. Los dos primeros partidos fueron malos en defensa (6 goles en las dos primeras jornadas contra Leipzig y Mainz tras empatar a dos y a cuatro) e imagino que por eso prefirió apostar por un esquema que garantizara mayor estabilidad.

Deja un comentario

*