La Bundesliga que no quería la Bundesliga

Arsenal v Bayern MunichUEFA Champions League

En verano, cuando iba a empezar la temporada, la Bundesliga invitó a varios periodistas españoles a una charla en un restaurante de Madrid. Era un acto indudablemente motivado por el fichaje de Pep Guardiola por el Bayern, pero que organizaron para presentarnos la estructura de su competición a todos los niveles, poniendo el acento en todo aquello que, a su modo de ver, había hecho resurgir el fútbol de su país, devolviendo a la gente a los estadios y creando en ellos un ambiente fantástico y festivo. En un momento del coloquio, el CEO de la Bundesliga, Christian Seifert, nos invitó a pasar a la siguiente página del dossier, y en ella podía leerse con claridad:

“La Bundesliga, una competición imprevisible”

Debajo de esta frase contundente se mostraba un gráfico con el resultado de las últimas diez ediciones del campeonato.

“Cinco campeones en los diez últimos años”

Y era verdad. El Werder Bremen había ganado el título en 2004; el Bayern, en 2005, 2006, 2008, 2010 y 2013; el Stuttgart en 2007; el Wolfsburgo en 2009; el Borussia Dortmund, en 2011 y en 2012.

La pregunta que surgió a continuación la pronunciamos, creo, varios a la vez:

“¿Cree usted que dentro de diez años podrá mostrar una estadística similar?”

Seifert, que estaba en aquel momento muy satisfecho por el efecto que el fichaje de Pep Guardiola por el Bayern iba a tener para toda la Bundesliga, contestó que quizá no se podría hablar de cinco campeones, pero que estaba convencido de que el torneo iba a seguir siendo emocionante. Le propuse entonces una apuesta: el Bayern iba a ganar esta temporada la liga con un mínimo de veinte puntos de ventaja. Seifert, muy convencido, aceptó al instante:

“Si gana el Bayern por veinte puntos, te invito a cenar en Frankfurt. Si no se da esta circunstancia, me mandas una buena botella de vino tinto español”.

Borussia Dortmund v FC Bayern Munich.UEFA Champions League FocusTras haber sido finalista de la última Champions League en Wembley, el Dortmund empezaba la temporada como el principal rival del Bayern en la Bundesliga (Foto: Focus Images Ltd).

Con Seifert coincidimos de nuevo en la previa del Dortmund-Bayern en noviembre. El conjunto de Guardiola aventajaba al de Klopp en cuatro puntos, pero la plaga de lesiones en la línea defensiva del Borussia convertía el partido en una oportunidad única para que los bávaros se marcharan a siete. El CEO de la Bundesliga, sin embargo, seguía pensando que la pelea por el título sería competida. Aunque esa tarde el Dortmund plantó cara y de hecho mereció adelantarse en el primer tiempo, el 0-3 final dejó prácticamente sentenciado el campeonato. A Seifert no lo volvería a ver hasta la cena en el hotel de Düsseldorf, cuando me recordó que “el Leverkusen sigue estando a cuatro puntos… aún no has ganado la apuesta”. A la salida del estadio, en cambio, uno de los responsables de comunicación de la Bundesliga ponía mala cara: “Ahora dirán que esta liga no tiene emoción y que todo se debe al dinero… Y no, no todo se debe al dinero… ¡La gestión tiene mucho que ver! ¡Hay clubes con mucho dinero que han sido gestionados terriblemente mal! El Bayern ha tomado decisiones muy acertadas con su dinero…”.

En realidad, y aunque al final esta Bundesliga haya resultado tan poco emocionante, pienso que el Dortmund dejó de competirla precisamente esa tarde de noviembre. Viéndose siete puntos por debajo y con muchos lesionados, concentró sus esfuerzos en pasar ronda en la Champions League. Tres días después de la derrota ante el Bayern, venció por 3-1 al Nápoles y supo que se jugaría la vida en la última jornada en Marsella. Antes y después del trascendental choque en Francia, se dejó otros cinco puntos en la Bundesliga frente al Leverkusen y el Hoffenheim. El objetivo europeo estaba cumplido, pero el cuadro de Guardiola se había marchado a doce unidades en la Bundesliga. El único equipo con capacidad para pelearle el título al Bayern comprendió que esta temporada no había nada que hacer. Con líneas defensivas de emergencia y Gundogan sin plazo de reaparición, el BVB se vio luchando en una zona de la tabla integrada por equipos de menor nivel: el Schalke, el Leverkusen, el Gladbach, el Wolfsburgo…

Bayern Munich v Chelsea Supercopa FocusEl de la Supercopa de Europa en Praga ante el Chelsea fue el primero de los muchos títulos que parece que Guardiola va a ganar con el Bayern (Foto: Focus Images Ltd).

De todos modos, y aunque esta explicación (lesiones + exigencia europea para una plantilla corta) pueda justificar el descenso en el rendimiento en la competición de la regularidad del Dortmund, el futuro se presenta complicado si la Bundesliga quiere seguirse vendiendo como una competición imprevisible. Los fichajes de Götze y Lewandowski vienen a representar la enésima reedición de la vieja estrategia bávara de debilitar al rival más potente fichando a sus mejores jugadores (como ocurrió con aquel Bayer Leverkusen subcampeón de Europa en 2002, del que se acabaron marchando en dirección a Múnich Michael Ballack y Zé Roberto ese mismo verano y Lucio dos años más tarde). Con el Schalke y el Leverkusen vapuleados por el Real Madrid y el PSG en las recientes semanas, la única esperanza de que la emoción se recupere se centra en los esfuerzos que pueda hacer Klopp por obrar otro milagro reconstruyendo un equipo que cada verano ve partir a una estrella. El problema es que ahora se enfrenta a Guardiola, y Guardiola siempre quiere más. El entrenador catalán no se conformará con mantener el nivel la próxima temporada, sino que buscará corregir esos pequeños defectos que aún lo alejan de la perfección: solucionar su búsqueda del medio centro ideal, ese que tenga la salida de balón de Lahm y la capacidad defensiva de Javi Martínez; contratar a un central más fiable y con mayores virtudes para iniciar el juego… La Bundesliga amenaza con convertirse en un campeonato que cada semana tendrá el privilegio de ofrecer partidos de uno de los equipos imprescindibles del fútbol mundial… pero a riesgo de perder esa imprevisibilidad de la que tanto presumía.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

8 comments

Creo que esto del Bayern durará hasta el dia que el mismo Bayern deje de competir como lo ha hecho los ultimos 2 años (bicampeón y campeon de copa). Guardiola viene a elevar el nivel de exigencia y darle a este Bayern esa dosis que lo convierta en un cuadro más ganador en Europa.

La liga perderá competitividad arriba, pero ganará a un cuadro que querrá salir a ganarlo todo y demostrar cada minuto que es el mejor.

Axel, este Bayern podrá trasladar su dominio a Europa? Saludos.

Si a día de hoy el Bayern es una apisonadora en la Bundesliga, y la ha ganado con más de 20 puntos de diferencia a falta de varias jornadas… intuyo que la próxima temporada la diferencia entre el equipo bávaro y el resto será si cabe mayor.

De entrada, ya es sabido que Lewandowski cambia Dortmund por Munich.

No se descarta en absoluto que Emre Can vuelva al Bayern, dejando cojo al Leverkusen.

El BVB tiene pinta de perder más jugadores clave: Gündogan tiene muchas novias, igual que Hummels.

Está por ver si Draxler se queda en el Schalke.

Y por último, el Monchengladbach se queda si Ter-Stegen.

Una liga con campeón matemático en marzo me parece de calidad ínfima. La lucha por Champions, descenso, etc tendrá su interés. Pero para mí no es atractiva, nada competida y el mérito que tiene ganarla es muy bajo (sí tiene mérito ceder tan pocos puntos)

Axel llevas una especie de agenda con todas las apuestas que tienes en juego?

Hay una, que no recuerdo muy bien, que apostaste con Sergio Santomé, en el que le invitabas al mejor restaurante de Barcelona si algo pasaba.. Me estoy estrujando el coco pero no logro recordar. Help me please.

Saludos

Es que… seamos serios, es más difícil que este Bayern no repita la misma gesta el año que viene a que la repita.

Como comenta el artículo y algunos comentarios el Bayern es ya una apisonadora y el año que viene lo será más. Y si no lo será más, al menos sus rivales serán menos rivales. El Borussia tras varias pérdidas, se queda sin Lewandowski, el Schalke sin Draxler muy probablemente. No olvidemos que el Leverkusen ya perdió a una de sus estrellas en beneficio de Mourinho. Diego volvió al Atleti… Todos ellos suman a la competición.

Yo soy muy aficionado a la Bundesliga por su ambiente y porque el Borussia me tiene atrapado desde hace unos 5 años. Pero la realidad es esta.

Mimimi, qué guays somos y qué superiores nos sentimos porque decimos que es apasionante ver qué equipo queda a menos de 25 puntos del líder

Deja un comentario

*