La primera tarde de Florian Müller fue su primera tarde de gloria

Florian Müller Alemania sub19 Mainz MarcadorInt

Salvo que al Sankt Pauli le dé por subir, algo que no es tan disparatado (está a seis puntos de la promoción con un partidos menos), todo hace indicar que la próxima temporada tendremos derbi en la bellísima ciudad de Hamburgo. El dinosaurio esta vez no va a conseguir salvarse a la épica. Sus principales esperanzas pasaban por cargarse de puntos en una semana en la que se enfrentaba a dos rivales directos en su agónica pelea por no descender (Werder Bremen y Mainz), pero su saldo tras esas dos finales marca un paupérrimo punto que le mantiene a siete de la plaza de Relegation. A falta de nueve jornadas para el final y con la visita a Múnich del próximo sábado a la vuelta de la esquina, esto ya no hay quien lo rescate. El reloj que marca 54 años consecutivos en la máxima categoría se va a apagar salvo un milagro en el que ya nadie cree. Ni siquiera sus propios hinchas.

A decir verdad, el HSV firmó la tarde del sábado ante el Mainz uno de sus mejores encuentros del año. No los he visto todos, pero sí los suficientes como para reconocer que fue una versión mucho más intimidante de lo habitual. Alimentado por su enorme necesidad de victorias, atosigó agresivamente al Mainz con su exuberante poderío físico y apenas le dejó salir de su campo en todo el encuentro. Hizo méritos inequívocos para sumar tres puntos por primera vez en 12 jornadas. Pero se encontró con un invitado inesperado: Florian Müller, un niño debutante que se empeñó en negarle la victoria.

Florian Müller con las categorías inferiores de Alemania. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (todos los derechos reservados)
Florian Müller con las categorías inferiores de la selección alemana. Foto: Tomàs Martínez/MarcadorInt (todos los derechos reservados)

Pese a estar considerado como uno de los guardametas más prometedores de Alemania, internacional con las categorías inferiores de la Mannschaft, en principio todavía no era su momento de dar el salto. De momento, este corpulento guardameta de 20 años debía alternar el filial del Mainz con las veces de tercer portero del primer equipo. Sin embargo, como tantas otras veces hemos visto en este hermoso deporte, un cúmulo de circunstancias del destino le obligaron a saltar prematuramente al ruedo. Un resfriado de René Adler y una contusión simultánea de Robin Zentner dejaban a Sandro Schwarz sin otra alternativa que poner a un adolescente sin experiencia protegiendo su meta en un encuentro de una trascendencia mayúscula. Florian acabaría siendo el indiscutible héroe de la noche.

Müller detuvo un penalti en un momento crítico del partido, segundos después de que su equipo se quedara con uno menos y cuando parecía que la patente superioridad del Hamburgo iba a significar una victoria inevitable. Le adivinó el lado a Kostic y sacó una mano tensa que interceptó la pelota, una parada que tuvo un impacto decisivo en el estado de ánimo de ambos equipos. Pero aunque no hubiera sido protagonista en una acción tan dada a realzar al que la realiza, su partido continuaría siendo sobresaliente. Porque antes le había detenido con unos reflejos alucinantes un disparo abierto a Schipplock, porque le había sacado a Walace un seco chut desde fuera del área orientando el despeje hacia córner como hacen los veteranos, porque había levantado su brazo intuitivamente para desviar un disparo a bocajarro al propio Schipplock que se acabó estrellando en el larguero. Y porque mostró mucha seguridad y personalidad en esas pequeñas acciones relacionadas con el dominio de su área que sólo adviertes cuando pones toda tu atención en adivinar la valía de un portero. Lo normal es que Sandro Schwarz recurra a la veteranía de Adler en los nueve (u once) vitales partidos que le restan al Mainz esta temporada, pero el chico no ha podido hacer más para quedarse con el puesto. Estaremos atentos.

Foto de portada: Tomàs Martínez/MarcadorInt

Related posts

5 comments

A ver qué ocurre con Adler, pero no deja de ser curioso como sus ausencias han dado bola a grandes porteros alemanes: se perdió el Mundial 2010 por lesión y así Neuer pasó a ser titular, Leno llegó cedido para suplir su lesión en el Bayer Leverkusen y le arrebató el puesto y ahora tenemos este caso con Florian Müller (a falta de ver qué ocurre) en el Mainz.

Pues sí, lo suyo es un ejemplo del impacto que tienen las lesiones graves en la posición de guardameta, tanto a nivel del daño en un aspecto tan fundamental como la confianza como de los cambios que obligan a tomar a los clubes, que les pueden hacer perder el status que tenían antes . El paralelismo con Neuer es muy doloroso, pero es que con 25 años (no 21 ni 19, 25) había demostrado ser un portero de un talento equivalente. A mí me preguntas en esa época y te decía que el bueno era Adler. Al final va a tener una carrera bastante mediocre para lo que podía haber sido, quizá Neuer se lo hubiera acabado llevado por delante en Alemania, pero estoy convencido de que hubiera sido uno de los grandes porteros de Europa durante estos años.

Tremendo el partido que acaba de perder el Colonia, que les deja a ellos también con pie y medio en 2.Bundesliga. Ha jugado 40 minutos de un nivel altísimo, impropios tanto por la forma como por la calidad de los mismos de un equipo que está peleando por no descender. Pero Mario Gómez les ha marcado dos goles prácticamente de la nad, Horn se los ha comido y se han venido abajo. Muy duro.

Otro portero más, ahora mismo Alemania es la mejor fábrica de porteros, ningún otro país tiene tantos porteros de tanto nivel y siguen saliendo más

Deja un comentario

*