El tercer elegido

Foto: Volker Barth

No recuerdo cuándo fue la primera vez que vi jugar al fútbol a Mesut Özil. Se venía hablando de él desde hace tiempo como una de las principales promesas del fútbol alemán y quizá no fue un impacto inolvidable porque ya sabía que aquel zurdito con mechas en el pelo era canela fina incluso antes de verle. La primera vez que vi a Julian Draxler, sin embargo, la recuerdo nítidamente. Me impresionó tanto que me acuerdo hasta dónde lo estaba viendo, me puedo visualizar a mí mismo durante esos instantes. El Schalke de Magath y Raúl estaba empatando en Copa ante el Núremberg, a él le quedaban unos días para cumplir los 18 años y entró a falta de 2 minutos para el final de la prórroga. La primera vez que cogió el balón en el sector derecho se regateó a su defensor y desde fuera del área mandó un zurdazo a la escuadra que clasificó a su equipo para la siguiente ronda de una DFB Pokal que acabarían ganando. Llevaba el dorsal 31 y rompió a llorar poco después.

El primer partido completo que le vi a Max Meyer tampoco creo que lo olvide fácilmente. Ya había jugado ratitos en Bundesliga, Jens Keller lo conocía perfectamente porque coincidió con el en el U17 y lo subió en cuanto llego a la primera plantilla, pero fue en su primer partido como titular, en Champions ante el PAOK y con el 7 de Raúl, cuando me di cuenta de que ese chico era especial.  Que como Mesut y Julian, Maximilian era un elegido de esto salido de Gelsenkirchen.

 

Foto: Volker Barth
Foto: Volker Barth

Desde aquel debut, su carrera no ha dejado de crecer. Salió 10 minutos en la vuelta ante el equipo griego cuando su equipo se jugaba la vida, lo justo para dar una asistencia que resolvería la eliminatoria y clasificaría a su equipo para la siguiente ronda.  Jugó su primer partido como titular en Bundesliga, fue elegido mejor jugador del partido de DFB Pokal ante el Darmstadt (gol incluido) y Keller volvió a confiar en él para ser titular en otro partido de Champions ante el Basel. Ayer salió 20 minutos contra el Augsburgo y le dio tiempo a marcar su primer gol en Bundesliga. Acaba de cumplir los 18.

Ha pasado por todas las categorías inferiores de su país y siempre con la 10 en la espalda, pese a ser más pequeño que sus compañeros en casi todos los casos. Desde hace tiempo se vislumbra que este es de los muy buenos. Es diestro, bajito y culón y le encanta llevar el balón cosido al pie. Destila clase. Su movimiento más característico es su aceleración en tres cuartos, con la pelota pegada a su pie y eliminando rivales con una facilidad que asusta. También sabe elegir bien cuándo pasar, ha dado siempre muchas asistencias a lo largo de su corta carrera y por supuesto tiene gol, define con mucha clase. Su posición natural es la de extremo izquierdo, aunque también puede jugar en la mediapunta. Tiene 18 años, se llama Maximilian Meyer y estén atentos a su nombre, porque seguro que va a sonar mucho en los próximos años. Vayan conociéndolo.

Related posts

6 comments

Recuerdo que yo también le descubrí con ese gol: el partido lo emitiía GolT, que tenía los derechos, y no sé si lo comentaba Áxel. Hablaban mucho del tal Draxler, yo como es natural ni idea de quién era. Y entonces hizo esta locura http://youtu.be/D4cOJvfY6CE

Es muy bueno. Sin embargo, siempre seré mucho más fan de los jugadores que no destacan tanto por su técnica sino por su inteligencia. Özil o Draxler, y ahora Meyer, ganan partidos, Müller o en el futuro Volland, ganan campeonatos. (Creo que se entiende mi transposición de la famosa frase).

Probablemente Müller sea mi jugador favorito, aunque no estoy del todo de acuerdo en que unos ganen más campeonatos que los otros. Tampoco creo que Volland tenga poca técnica!

Que los tres jugadores que mencionas hayan dado (o estén dando) sus primeros pasos en el Schalke 04 será coincidencia? Parece que saben preparar a ese tipo de jugadores en sus etapas más tempranas.

La cantera del Schalke es, sino la mejor, la más productiva en los últimos años en Alemania. Un trabajo muy bien realizado que en algunos casos ha salido mal con las marchas de grandes promesas en edad de juveniles.

Deja un comentario

*