Me encantaría fracasar como Guardiola

Head coach, Pep Guardiola of Bayern Munich inspects the pitch prior to a press conference ahead of their UEFA Champions League semi final, first leg match against Atletico Madrid, at Vicente Calderon Stadium, Madrid
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
26/04/2016
***UK & IRELAND ONLY***

“¡Ni pienses en ella!”, me soltó mirándome con la misma cara con la que un presidente jura sobre la Biblia en el día de su investidura. Me tomo en serio el consejo. Un halo de sabiduría en el que se clavan tus ojos, atormentado por tus propias lágrimas. O por lo menos tienes que hacerle creer que te importan sus palabras. En realidad, solo esperas que termine la conversación para volver a casa, volver a tu cama para abrazar el cojín y seguir llorando. Y pensar. Pensar en ella. Y lo puedes hacer sin que los otros se den cuenta. Sin que nadie te hable de ella. Toda tu vida. O abandonarla y dejarla ir sin que nadie se entrometa. Cuando tú quieras. Como tú quieras. Abandonado por tu pareja tienes esta suerte de privacidad. Intimidad.

Artículo relacionado: Especial Bayern Campeón 2016

Llego al trabajo pensando en esto y no sé por qué uno de mis alumnos me saluda con su rostro de buena gente (es indudablemente bueno el chico) y le sale en alemán “Wie geht’s dir?” (¿Cómo estás?). Tiene que venir por parte de él después de sus mensajes de apoyo durante la etapa más delicada, después de la última noche, cuando todavía no se sabía si íbamos a continuar por el mismo camino. Mi manera de responder con un “Gut” (bien) de la forma más neutral posible ya revela todo al pobre chico, que quiere ponerse en contacto conmigo, acompañarme, compartir emociones y soltarlas.

No me apetece. Para nada. No hablas con cualquiera sobre tus amores cuando sabes que después la gente pasa el rato rajando sobre cualquier detalle al que se puedan agarrar. Y tú estás al lado intentado arreglártelas con tus emociones. Por eso prefiero pasar desapercibido, para que no surja el tema. Emprendo el camino al aula. Paso por los alumnos que fuman. Me vienen palabras sueltas. Entre ellos sale una palabra dolorosa: fracaso.

Fracaso. ¿Qué es un fracaso? ¿Quién decide qué es un fracaso? ¿Por qué dicen fracaso? Me quedan cinco minutos para preparar una fotocopia. Repitiéndome esta palabra tengo ganas de romperla en pedazos en vez de dejarla presentable para que mis alumnos progresen con su alemán. Respiro y empiezo a hacer cuentas. ¿Qué es un fracaso?

¿Quién decide qué es un fracaso?
¿Quién decide qué es un fracaso? Foto: Focus Images Ltd.

Hay dos tipos de fracasos. El primero sucede cuando no cumples con las expectativas que te impone la gente. Es decir, las expectativas externas. Esto hace infelices a muchos niños en los países occidentales y es una causa del abuso de un medicamento llamado Ritalin. La justificación de tal expectativa es bastante cuestionable. Me imagino a un niño de 7 años que después de clase pasa su tiempo libre estudiando inglés en una de estas prestigiosas escuelas de idiomas en su barrio para volver de su jornada laboral a las 6 de la tarde. Comerá un bocata y hará sus deberes. Según sus padres, este niño fracasa si saca un 6 en mates. Fracaso extrinsico total.

El otro tipo de fracaso es el que tú mismo te marcas. El mismo niño espera poder jugar a fútbol durante dos horas. Pero al final jugará desde las 8 hasta las 9.30. Menos de lo esperado, aunque gambetea como un loco, se ríe con sus compañeros, se olvida de si es I going o I am go  y se lo pasa estupendo. ¿Expectativa no cumplida? ¿Fracaso intrínseco total?

Casi estoy con la fotocopia.

¿Qué puede hacer el niño? Nada. El niño no decide si va a la escuela, al curso de inglés o al curso de yoga para niños estresados. El niño tiene que ir, tiene que cumplir. No ha decidido nada. No tiene la posibilidad de decidir. Los padres esperan un 10 en todo y, además, que el niño hable mejor inglés que ellos. Es decir, los padres marcan las expectativas y el niño tiene que cumplirlas.

Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
“El niño tiene que cumplir”. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Entran los primeros alumnos y yo me levanto para hablarles de los verbos modales con infinitivo en voz pasiva. El partido debe ser ganado. Pongo la frase en la pizarra y suspiro. A veces no es suficiente. En esta clase no me conocen bien. Menos mal. No me hablarán de él.

¿Ha fracasado?

Mientras mis alumnos intentan entender cómo se construye esta voz pasiva bajo el yugo del modal de la obligación, sigo con mis cavilaciones sobre Pep. ¿Qué es un fracaso?

Depende de quién seas y de qué esperes. Si esperas que por el sueldo que gana este entrenador tiene que ganar el triplete todos los años, es un fracaso. Creo que en este sentido Pep no ha cumplido el sueño latente pero muy presente en cada aficionado bávaro. Todos soñábamos con ganar tres veces la Champions. Aunque entonces ya habría fracasado en 2014. ¿Pero fracasó su estilo? Su estilo tuvo un impacto en la Bundesliga casi antes del primer partido. Su estilo no fue rechazado por los jugadores. Los jugadores se alinearon con su estilo. Los jugadores buscaron su opinión. Se llevaron su enfoque a sus selecciones. Y si hemos entendido bien, el Mundial de Alemania tiene mucho que ver con Pep. Un año de Pep ya cambió el fútbol alemán. La revolución llegó desde Munich, desde la Säbenerstraße, desde un despacho minúsculo. Pero por no haber ganado la Champions, parece un fracasado como Klinsmann.

Puedes fracasar cuando alguien te impone sus expectativas y tú no las cumples. Klinsmann fracasó porque no cumplió con sus propias expectativas. ¿Las expectativas de Pep eran ganar el triplete?

Mis alumnos han solucionado el problema y les propongo que traduzcan al alemán “La copa puede ser levantada.”

Pep cometió el error de fiarse demasiado de sus jugadores, según desveló su sombra periodística, Martí Perarnau. En el segundo año se lesionaron los jugadores más importantes. ¿Qué haces sin jugadores? ¿Tenía culpa el médico? ¿Tenía culpa el entrenador? Lo castigó un Barça en un estado de forma estelar contra un equipo agotado. ¿O pasó factura el Mundial? Después de alzar la Copa del Mundo, el Bayern nunca ha ganado la Bundesliga. Esta vez la ganaron igual, dicho sea de paso. Aunque, por otro lado, el Bayern que ganó tres Copas de Europa seguidas en los 70 casi baja a segunda.

“Fracaso”. Cuando no cumples las expectativas que otros te imponen.

Pep seguía con su proyecto. Reforzado con nuevos jugadores emprendió su último año en Alemania. Arrasa en la Bundesliga. Y pierde otra vez en semifinales. Ni hundido, ni engañado. Sofocando al rival, es eliminado por el valor doble de los goles fuera de casa en caso de empate. El Bayern de esta semifinal 2016 se parece mucho al Bayern de la semifinal 2013. Pero también al Barça de 2011. Pep parece haber logrado unir lo que es “espíritu bávaro” y lo que es “ciencia Pep”.

Manager Josep Guardiola of Bayern Munich during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London Picture by Alan Stanford/Focus Images Ltd +44 7915 056117 20/10/2015
Con el paso del tiempo valoraremos con mayor perspectiva el paso de Pep por el Bayern. Foto: Focus Images Ltd.

Ahora que mis alumnos han solucionado la frase anterior les propongo un último ejercicio:

“Traducid: El entrenador no tiene permitido fracasar.”

Algunos de mis alumnos me miran con cara de asombro. Como no reacciono, sus preguntas extralingüísticas se desvanecen junto a mi silencio y solo articulan: “¿Cómo se dice en alemán la palabra fracasar?” Le respondo: “El verbo es “scheitern”.

Se pone a escribir pero me dan ganas de morder la palabra.”¡Espera!”, le digo casi gritando. “Lo escribo en la pizarra y te lo pronuncio: “shaitan”. Me doy cuenta de que la palabra forma parte del “Scheiterhaufen”. El montón de trozos de madera donde se quemaban las brujas. Es decir, la hoguera.

Me imagino proponer a mis alumnos el entrenador debería que ser quemado. Pero diciendo esto desencadenaría indignación y una discusión. No es lo que quiero. Quiero seguir en mi tristeza serena hasta que ella misma me abandone por iniciativa propia. Porque lo hace. Eso me dice la experiencia.

Os juro que hace algún tiempo tuve la mala suerte de tener que luchar con esta palabra. Mi cerebro entró en un bucle: “Eres un fracasado. Te dejó la novia que tanto querías. La amaste más que a cualquiera antes y fuiste amado como nunca. Ella te dejó. Eres un fracasado.” Aguanté mucho y al final se lo dije a un amigo. Me miró seriamente y me dijo: “Escúchame: ¡Tú fuiste tanto para ella que ella quería estar contigo, luchaba para no dejarte!”

Ella estaba dispuesta a ir lo más lejos posible contigo. Puede ser que no te vayas a casar nunca. Pero os nutristeis tanto que ya no te reconozco. Has crecido. El llorón en mí en estos momentos me hizo decir: “¡Pero la perdí!” En su voz escuché un tono raro, suavizado, pero con una ira reprimida. El aire temblaba y chirriaba de celos atados por cadenas de hierro: “¡Pero si estuviste con esta chica con la que todos hemos soñado!”

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

8 comments

Soy un fiel (y discreto) seguidor de marcadorint desde la creación de la web. Me gustan todos los artículos, algunos mucho y pocos muchísimos. Con tres o cuatro incluso me he emocionado. Pero nunca me he animado a escribir un comentario, esta es la primera vez que me siento obligado a hacerlo. Enhorabuena por reflejar tan nítidamente el desasosiego que nos queda a muchos de los amantes del fútbol y del estilo de Pep, por su partida y por la injusticia con la que es tratado siempre. Gracias, de verdad.

Esto se trata de cumplir expectativas de los directivos y principalmente los aficionados, no es como un cantante, pintor, etc que hace su arte para disfrutar el y si le gusta a alguien mas bien, la realidad es que lo que el hizo en Barcelona lo hizo Luis Enrique despues, en cambio lo que hizo Heynckes antes el no lo pudo repetir, para mi Guardiola es un buen tecnico; pero no el todopoderoso que nos quieren vender.

Desde el más sincero respeto, estoy en desacuerdo. LE consiguió acercarse en títulos a Pep, jamás a las sensaciones vividas ni a su legado futbolístico.

Dicho esto, me parece un pedazo de entrenador, con muchas virtudes y defectos que lo hacen ser humano. Pero a mí, que he sido jugador de fútbol y tenido una suerte tremenda, que ya no soy, que he estado en un vestuario lleno de egos sin ser ese nivel y ya eran egos…convencer a tíos que lo han ganado todo, todo, de que hay que jugar asá porque ganarán más, es de un mérito incalculable. Y si ya encima les enriqueces y les haces mejores, entonces tu trabajo está más que hecho.

Ha fracasado, así de simple. Veamos el contexto: El año anterior a Guardiola, el Bayern gano el triplete y su máximo rival tanto en Alemania como en Europa fue el Dormund. Llega Guardiola y fichan del Dormund (el otro finalista de la champions, el subcampeon de su torneo doméstico) a dos de sus mejores jugadores (Gotze y Lewandoski) mejorando al Bayern y debilitando enormemente a su rival en la Bundesliga.

Con este contexto analicemos lo que hace el Bayern de Guardiola durante sus tres años:
1: Gana 3 Bundesligas. En toda su historia el Bayern tiene 25 ligas alemanas, los segundos que más tiene son el Mönchengladbach y el Dormund con 5. Así que entre este dato y el dato de que el Dormund perdió a 2 de sus 3 mejores futbolistas a favor del Bayern. Pues me parece que ganar tres bundesligas seguidas, tiene un mérito normal, nada del otro mundo.
2: Champions: Primer año pierde 5-0 frente al Real Madrid. Segundo año pierde 6-2 contra el Barça. Tercer año pierde 2-2 contra el Atlético. De los tres años solo ha competido el último (incluso mereció pasar) Si de los 3 años, en los 3 hubiese competido me parecería que no ha fracasado. Pero que en dos años te goleen, si que es un fracaso.

Conclusión: Fracaso.

Bundesliga: Camino despejado gracias a dos fichajes.
Champions: Dos goleadas en tres años no es competir.

Parece que te has dejado un par de datos por el camino, así que te los recuerdo:
1. Como bien dice Herr Schön, gana la Bundesliga después de que Alemania ganara el Mundial, cosa que el Bayern no había conseguido nunca. Está bien, Alemania no ha ganado 10 Mundiales, así que puedes decir que el Bayern no ha tenido tantas oportunidades. Seguimos.
2. La Champions de Heynckes era la segunda del club en ¡40 años! Parece que no nos acordamos que hace no tanto, el Bayern estuvo apunto de caer eliminado en semifinales de la UEFA por el Getafe, y que solo lo impidieron una cantada monumental de Abbondanzieri en el 115′ y un gol de Luca Toni en el 120′, tras jugar todo el partido con un jugador más. Creo que la Champions no debe ser jamás una obligación, sí un objetivo. Tildar de fracaso una etapa con 6 títulos en 3 años solo por no haberla ganado me parece tan ilógico como resultadista.
3. El Bayern de Pep ha sido, al menos este último año, una mezcla entre la esencia de Guardiola y la del Bayern. Ha desplegado un juego espectacular y dominador, ha ganado con autoridad la Bundesliga y solo ha caído eliminado por los goles fuera de casa, pero en vez de ver el tremendo mérito del Atlético de Simeone, se habla de fracaso de Guardiola.
4. Ha sido el mejor técnico debutante de la historia de la Bundesliga, ha batido el récord de precocidad al ganar la liga en la jornada 27. Solo 4 equipos en la historia han ganado los 10 primeros partidos en una de las grandes ligas europeas, y su Bayern es uno de ellos.
5. Contestando a tu argumento sobre debilitar al Borussia Dortmund con esos dos fichajes: el Bayern, a lo largo de su historia, ha fichado a Klose del Werder Bremen, a Podolski del Colonia, a Neuer del Schalke, a Ballack, Zé Roberto y Lúcio del Leverkusen, y así podría seguir con jugadores con Mandzukic o Dante. La política del Bayern siempre ha sido reforzarse a la vez que debilitar a los rivales, así que ve y mira cuántas de las 23 Bundesligas que ganaron antes de Pep fueron por haber debilitado a algún rival directo.
Un saludo.

1. Lo de no ganar tras ganar el mundial Alemania, supongo que es porque los jugadores alemanes estaban cansados. Y como el Bayern jugaba con 8, 9 o 10 jugadores de la selección, pues no ganaban la liga. ¿Cuantos jugadores alemanes jugaban de titular en el equipo de Guardiola en la temporada 2010/11? De los 11 jugadores que más jugaron solo hay 4 alemanes, Neuer, Boateng, Gotze y Muller. Y encima Neuer es portero, así que el cansancio no le afecta tanto.
2. “Si de los 3 años, en los 3 hubiese competido me parecería que no ha fracasado” Esta frase estaba en mi comentario anterior. Así que tu frase “Creo que la Champions no debe ser jamás una obligación, sí un objetivo” estoy de acuerdo. El problema es que en 2 de los 3 años, no ha competido. Tu obligación, si vienes de ganar la champions y tu equipo se ha reforzado, es de competir y Guardiola no compitió. Y si me quieres comparar la plantilla actual del Bayern, con la que jugo contra el Getafe, pues yo esto no lo entiendo.
3. Me hablas del último año. Estoy de acuerdo, ya lo dije en el comentario anterior, este año mereció pasar. Pero si tienes lña mala suerte de no pasar cuando te lo mereces y en los otros 2 años (Guardiola ha estado 3 años, no 1) te han goleado, pues es un fracaso.
4. Mejor técnico debutante. Eso es mérito del Bayern, no de Pep. Refuerza a un super equipo campeón de champions y encima desmantelas al máximo rival.
5. Estoy de acuerdo en que la política del Bayern siempre ha sido la misma. Por eso el Bayern tiene 25 ligas y su máximo perseguidor tiene 5. Así que estas de acuerdo conmigo que no es cosa de Guardiola, sino que cualquiera de los técnicos que ha pasado por el Bayern ha hecho lo mismo. Así que la conclusión es que en champions no ha competido 2 años y que en la liga ha hecho lo mismo que todos los demás. Eso se llama fracaso.

@Mike @eldictador
Gracias por sus comentarios.
Para mí el exito en la Bundesliga es indiscutible. Echen un vistazo a la escandalosa temporada del Dortmund que termina la temporada con un puntuaje que le otorgaría la liga sí o sí en otros años.
La base de este exito es el trabajo de Pep Guardiola y todo el equipo y el club: Crear un entorno en el cual es posible desarrollar un fútbol tan variado y variable pero tan a lo Pep+Bayern que cada año crecía más.
De este punto de vista casí me asfixia la idea del “que-podría-haber-sido-con-un(os)-año(s)-más”.

Igual no cuento títulos (aún así el Bayern tiene que ganar la liga sí o sí 😉 El exito no es el hecho de casarse (ganar la champions), sino el hecho de crecer juntos con su pareja (construir un equipo con un cierto estilo). De hecho ganar la liga es la prueba de que haya funcionado.

El camino es la meta.

Artículo de grandisima calidad periodística pero mi opinión es totalmente opuesta:
Considero que Guardiola no ha cumplido las expectativas por las cuales se le fichó. No nos engañemos, a Pep se le contrató para ganar la champions y en tres años no llegó ni a la final, perdiendo a doble partido las tres veces. Me gustaría recordar que unos meses antes de ser humillado por el Real Madrid le clavó un 7-0 global al todopoderoso Barcelona.
En la Bundesliga ha conseguido el objetivo mínimo (por plantilla y rivales) que es ganar los tres años.
Salvo para los puristas del fútbol en Alemania el juego del bayern no ha enamorado, la esencia alemana se ha visto en contadas ocasiones.
PD: lo mas en desacuerdo del artículo es el tratar de “endiosar” a una ex novia, si no quiere estar contigo es que no valía la pena y no te iba a hacer feliz, y si ella no quiere estar contigo ELLA se lo pierde.

Deja un comentario

*