Mucho más que 7 puntos

Pep
Foto: marcadorint.com

Sí, la victoria del Bayern (3-0) en el neoclásico alemán aumenta la distancia entre uno y otro a 7 puntos, y les da a los bávaros una ventaja notabilísima a falta de pocos partidos para acabar la primera vuelta y así poder afrontar con comodidad el clásico y largo parón invernal alemán, tan típico en la Bundesliga. Incluso ya hay quien dice que la liga está resuelta, teniendo en cuenta que el Bayern lleva 38 partidos seguidos de Bundesliga sin perder y que difícilmente va a dejar escapar semejante ventaja. Sin duda, el triunfo en el Signal Iduna Park es un golpe de efecto evidente en la pelea por el título doméstico. Sin embago, por lo que desprende y por lo que significa, lo sucedido ayer en Dortmund tiene consecuencias mucho más importantes.

Ganar al BVB en su campo de forma tan contundente, con un estilo tan diferenciado como el que ha propuesto Pep y con algunos minutos en la segunda parte de gran juego es, en primer lugar, un absoluto baño de confianza para Guardiola. Sin duda el entrenador catalán goza de crédito suficiente como para aguantar un comienzo dubitativo, pero los radicales cambios que está haciendo respecto al Bayern que lo ganó todo habrían despertado voces críticas si hubiera vuelto a perder frente al Dortmund de Klopp, como sucedió en la Supercopa. Este triunfo provoca el respeto unánime del entorno (prensa, aficionados, personalidades representativas, directiva) frente a la figura del de Santpedor y una confianza absoluta en su hacer y en que éste es el camino correcto para continuar el rumbo del gigante muniqués. No solo se ha ganado el respeto de los agentes externos, sino que sus jugadores seguramente crean, tras lo de ayer, más aún en la idea y se convenzan de la singular forma de hacer las cosas de Pep para alcanzar la grandeza. Todos a una.

Entre lesiones y bajas tan importantes y largas como Thiago, Götze o Javi Martínez (¿cuántos partidos han coincidido sanos?), está claro que Guardiola solo ha podido realizar un boceto primario de lo que quiere proponer con este equipo, pero siempre ha tenido la urgencia de tener que ganar todo mientras realiza sus pruebas, para no descolgarse de la pelea por los títulos. Ahora, con 7 puntos de ventaja en liga, la clasificación de la Liga de Campeones en el bolsillo y casi todos sus jugadores en perfecta condiciones, Pep tiene la calma suficiente para poder ir desarrollando su idea futbolística sin que una derrota suponga un gran drama. Con la confianza que provoca saberse líderes en todas las competiciones y el margen que da que un tropiezo no te cueste un título, se plantea el escenario perfecto para que el Rekordmeister rompa a jugar.

Related posts

Deja un comentario

*