Aire fresco para el Hoffenheim

Amiri Hoffenheim - MarcadorInt

El Hoffenheim es uno de los clubes más decepcionantes en este primer tercio de temporada en el panorama europeo. Con una plantilla de -como mínimo- nivel medio en la Bundesliga, el equipo blanquiazul solo ha sumado 8 puntos de 42 posibles en las catorce primeras jornadas de la competición. El Hoffenheim solo ha ganado un partido y ya ha cambiado de entrenador, pues la directiva prescindió de Markus Gisdol a finales de octubre para contratar al veterano Huub Stevens, que se hará cargo del club hasta final de temporada. En verano de 2016 será cuando asumirá la responsabilidad el técnico del equipo sub-19, Julian Nagelsmann, que se convertirá en el entrenador más joven en dirigir en la Bundesliga (si el equipo logra la permanencia) con 29 años. “Vemos en él un gran talento”, afirmó el director deportivo Alexander Rosen. Su contrato terminará en 2019, así que la confianza en el joven técnico de cara a construir un nuevo proyecto es clara. Pero antes falta ver cómo termina la etapa de Stevens.

Las cosas no han arrancado bien para un Hoffenheim que empezó la temporada adelantándose ante Bayer Leverkusen y Bayern Munich en choques que terminó perdiendo en el tramo final. De hecho, esta ha sido una tendencia habitual en la campaña de un Hoffenheim que ha llevado la iniciativa en el marcador en seis choques en los que no ha terminado ganando (B.Leverkusen, B. Munich, Dortmund, Stuttgart, Mainz y Borussia Mönchengladbach). Los problemas del equipo para templar el juego con el marcador a favor -que se han agravado a medida que el Hoffenheim se veía en la zona baja y acumulaba partidos sin ganar- le han costado muchísimos puntos y han repercutido en la confianza de un equipo con jugadores de calidad y potencial a nivel individual pero que no termina de arrancar. De gustar ante Bayer Leverkusen y Bayern Munich en las dos jornadas inaugurales han pasado a no intimidar en ataque y conceder muchísimas facilidades en defensa, donde Kaderabek y Schär no han rendido a la altura de las expectativas. Otros fichajes de renombre como Eduardo Vargas o Kevin Kuranyi apenas han perforado la portería, del mismo modo que tampoco se ha estrenado Uth, que venía de anotar 20 dianas con el Heerenveen en la Eredivisie.

El Hoffenheim solo ha ganado un partido esta temporada. Foto: sommer.hotel.
El Hoffenheim solo ha ganado un partido esta temporada. Foto: sommer.hotel.

Uno de los ejemplos más evidentes de la dinámica del Hoffenheim fue el choque del pasado sábado ante el Borussia Mönchengladbach, en el que al menos el equipo de Sinsheim logró romper una sequía de cuatro partidos sin marcar. En este choque anotó en tres ocasiones, pero desperdició un 3-1 a favor y sumó un único punto. Una de las principales razones por las que el Hoffenheim mejoró de cara a portería fue la presencia del canterano Nadiem Amiri, que ha ganado protagonismo con la llegada de Stevens al banquillo blanquiazul. Con el técnico neerlandés Amiri amenaza con asentarse en el Hoffenheim, pues ya enlaza dos titularidades. Ante el Gladbach, partiendo desde la media punta por detrás del móvil Volland, Amiri firmó un partido de un potencial excepcional y participó en los tres tantos de su equipo. Exhibió un notable golpeo en las acciones a balón parado para asistir a Zuber en el 1-1, su movilidad y electricidad para regatear en espacios cortos en el pase del 2-1 de Polanski y una sangre fría notable para regatear a Sommer en el 3-1. Su principal virtud es el dinamismo, pues es un futbolista al que le gusta bastante participar en el juego de su equipo pero que nunca para quieto: toca de primeras y se mueve continuamente, casi siempre interpretando dónde puede encontrar un hueco para volver a recibir y sorprender a la espalda del rival. De hecho, cuando intenta conducciones largas es más fácil que se enrede.

El impacto en su segunda titularidad con el Hoffenheim esta temporada (ya jugó de inicio cuatro veces el curso pasado) ante un equipo enrachado como el Borussia Mönchengladbach fue suficientemente fuerte como para subrayar su nombre y proponerse volver a ver a los blanquiazules pronto para comprobar si fue cosa de un día o tendrá mayor continuidad. De momento solo ha jugado 215 minutos en Bundesliga, demasiado poco para ponderar su verdadero nivel. En cualquier caso, la aparición de Amiri supone savia fresca para renovar un equipo que pasa por un momento crítico; energía juvenil y un chico con condiciones y ganas de comerse el mundo, todavía ajeno al círculo vicioso en el que se encuentra el Hoffenheim. Amiri puede dar un pequeño empujón, pero necesita que sus compañeros le acompañen.

Sané y Amiri - MarcadorInt
Amiri (izquierda) jugó el pasado Europeo sub-19 junto con otro joven que se está asentando en la Bundesliga como Leroy Sané (derecha). Foto: MarcadorInt.
Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez.

Related posts

Deja un comentario

*