Ni partido, ni intensidad

Klopp - Dortmund - Focus

Nada de lo que anticipó Jürgen Klopp en la previa se cumplió. Sus dotes como vidente han quedado retratadas este sábado tras el encuentro entre el Borussia Dortmund y el Colonia. Predijo el técnico dortmunder un partido muy duro y reñido porque ambos conjuntos están inmersos, bajo su punto de vista, en la lucha por la permanencia. Osadías al margen, nada de eso sucedió.

Los 90 minutos del 0-0 que registraron los dos equipos de Renania del Norte-Westfalia se jugaron al mismo ritmo que los partidos de pretemporada que se disputan en países exóticos, a miles de kilómetros de tu ciudad de pertenencia. El Signal Iduna Park, cuna moderna de los récords Guinness en contragolpes rápidos, presenció un espectáculo de orden distinto al que su equipo había vuelto a practicar en las últimas jornadas, el mismo que le llevó a ser subcampeón de Europa hace dos temporadas.

Probablemente con la cabeza en el partido del miércoles contra la Juventus, el equipo local desperdició la primera parte cual repartidor de publicidad comercial los folletos que introduce en buzones particulares. Dominó la posesión por completo, pero sin conseguir profundidad alguna, sin llegar a crear ocasiones claras de gol. Esta situación fue bien interpretada por los de Peter Stöger, quienes aprovecharon los veloces desmarques de Ujah para incomodar la displicencia del Borussia Dortmund. La insistencia del nigeriano no se vio recompensada, pues Deyverson, el que finalizó las ocasiones creadas por el 9 del Colonia, no tuvo el punto de mira bien ajustado.

Manchester City v Borussia Dortmund.UEFA Champions LeagueUn polifacético Reus, una de las escasísimas cosas positivas del Dortmund contra el Colonia. Foto: Focus Images Ltd.

Lo que mejor le funcionó al equipo visitante fue la defensa. Liderada por un Maroh excelso, estuvo impecable todo el partido. Ni Aubameyang, ni Kagawa, ni Mkhitaryan pudieron sacar la cabeza. De los delanteros del Dortmund solo se puede destacar – y siendo muy benévolos- a Reus, quien mostró que camina pacientemente hacia el perfil de jugador total, aquel que comprende y desarrolla a la perfección los distintos roles que se desarrollan en un equipo sobre el terreno de juego.

Viendo que la maquinaria no estaba lo suficientemente engrasada y que el rival no ofrecía nada distinto, Klopp tomó conciencia de que no había otro destino que el 0-0. Por ello sacó al campo a Kampl y a Blaszczykowski, para intentar prender de energía a un equipo que jugaba con el modo eco. Y funcionó en parte, pues en los últimos minutos de partido, el Colonia se enrocó en su disposición defensiva, apostando claramente por el empate, y el Borussia Dortmund comenzó a creer en sus posibilidades cuando apenas quedaba ya tiempo. El joven Timo Horn estuvo casi tan desaparecido como Weidenfeller ante la falta de producción ofensiva del partido; sin embargo, en la parte final del encuentro se vio exigido en dos jugadas consecutivas de Reus a las que respondió con categoría.

No se produjo la batalla despiadada por los tres puntos de la victoria que previó Klopp; no hubo ni actitud ni voluntad manifiesta en ello. En vez de goles, los espectadores se llevaron a casa exasperación y apatía, pues fue lo único que pudieron dar Dortmund y Colonia.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*