No pareció de Tuchel

Thomas Tuchel, head coach of Borussia Dortmund reacts as his side loose the German DFB Cup Final on penalties at Olympiastadion Berlin.
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
21/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-EIB-160521-0095.jpg

Si algo ha caracterizado al Borussia Dortmund desde que Tuchel se hiciera cargo del club hace algo más de un año, ha sido su apuesta por el control del juego. Por la posesión de balón, por el sosegado ataque posicional y por tratar de que nunca pasara nada que ellos no quisieran que ocurra: acorralar al rival en el área contraria y perder el balón con un cuantioso número de futbolistas amarillos cerca, de forma que se recuperara con prontitud y no se concedieran ocasiones. Por eso llamó tanto la atención el encuentro ante el Wolfsburgo, que pese a lo engañoso del resultado, fue uno en el que vimos una versión absolutamente exótica del conjunto de Tuchel, un equipo que bien podía llevar el sello de Klopp, pues apostó (o se vio inmerso involuntariamente) por un ida y vuelta radical en el que todo podía pasar. La mayor determinación en las áreas de los suyos llevó a ese resultado (1-5) mucho más que una aplastante superioridad amarilla. Dentro de 6 días, ante el Real, no podrán permitirse tanto descontrol.

Guarda relación la novedosa posición de Raphael Guerreiro, interior acompañante de Weigl en 4-2-3-1, cuyo frenetismo y dinamismo provocaba que Weigl quedara muchas veces sólo por delante de la línea de balón y el presionante Wolfsburgo tuviera cuantiosos espacios para castigar en transición. El futbolista portugués tiene calidad para lucir en esa posición y hasta marcó el primer tanto del partido -tras otra asistencia de Bartra-, pero apenas estuvo presente en la construcción del juego y muchas veces parecía un punta más. El centro del campo quedaba vacío y el Wolfsburgo sangraba a contraataques. Varios milagros de Bürki desequilibraron la balanza a favor del BVB – Aubameyang tampoco falló – pero llegados al descanso Thomas hubo de intervenir.

Aubameyang Borussia Dortmund Gabon Focus
Aubameyang acudió a su cita con el gol. Foto: Focus Images Ltd

Y lo hizo apostando por un centrocampista más – Gonzalo Castro – sustituyendo a un Pulisic que sigue dejando detalles de quilates. Guerreiro pasó a ser extremo izquierdo, Dembelé, que estaba jugando allí, extremo derecho -bendita polivalencia-, Götze mediapunta y arriba Aubameyang.

Si lo que Tuchel buscaba era paliar el ida y vuelta y tener un poco más de control, no lo logró. De hecho, el Wolfsburgo acortó distancias merecidamente poco después. El encuentro no frenó su encendido ritmo. Sin embargo, Castro fue extraordinariamente decisivo como elemento de ese ida y vuelta con dos asistencias trascendentes que sirvieron para sentenciar el encuentro. Pero seguro que un técnico tan minucioso como Tuchel no quedó contento con las sensaciones que transmitió su equipo. No pareció uno suyo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*