Y Guardiola se adaptó a Müller y Lewandowski

Robert Lewandowski of Bayern Munich celebrates scoring his second goal during the Bundesliga match at Audi Sportpark, Ingolstadt
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
07/05/2016
***UK & IRELAND ONLY***
EXPA-EIB-160507-0070.jpg

Era verano de 2014, Alemania se había proclamado campeona del mundo con Thomas Müller como uno de sus más estelares protagonistas, y el jugador bávaro lanzaba un polémico aviso en la prensa alemana. Müller nunca había sido un futbolista demasiado prolífico en su relación con los medios de comunicación, los utilizaba más para vacilar y divertirse que para dar titulares sinceros, pero en este caso sorprendía con un mensaje diáfano en tono muy serio. “Ha llegado un punto en el que quiero saber de la próxima temporada si voy a ser un elemento central en los onces del Bayern. Y si el club planea de verdad conmigo en los próximos años. Ya no soy el tipo de jugador que dice: “bien, he jugado aquí un rol importante, pero ahora voy a callar mi boca y el club puede hacer lo que quiera conmigo.”

Artículo relacionado: Especial Bayern Campeón 2016

Las reticencias de Thomas estaban justificadas. Durante el primer año de Pep Guardiola en Múnich, se había visto relegado al banquillo en varios de los encuentros más trascendentes. En toda la eliminatoria de octavos de final de Champions League ante el Arsenal, sus minutos sobre el césped no llegaban a la media hora. Además, había sido suplente en unas semifinales en el Santiago Bernabéu y la impresión era que, pese a que era un futbolista con el que Guardiola contaba claramente, no era uno de esos imprescindibles como sí lo eran Ribéry, Robben, Kroos o Lahm.

La respuesta del Bayern de Múnich fue de la virulencia que uno espera de una institución tan mastodóntica. En menos de una semana, el club muniqués le renovó, le subió el sueldo y le presentó mediáticamente como una piedra angular del futuro del equipo. El club alemán no podía permitirse que la única estrella representativa y joven que le conectaba con sus orígenes y su historia se marchara, así que no titubeó y reaccionó con contundencia para garantizar que el canterano se sintiera cómodo.

Ese mismo verano aterrizaba Robert Lewandowski a la Säbenerstrasse procedente del Borussia Dortmund y lo hacía con un indiscutible aura de estrella internacional. Llegaba el pichichi de la anterior edición de la Bundesliga, el que marcó cuatro goles al Real Madrid, el delantero por el que se peleaban todos los gigantes de Europa. La del polaco era una apuesta personal de la institución, una operación en la que los dirigentes llevaban trabajando durante años y que se vio culminada con su llegada a coste cero. Su traspaso era un triunfo, un empujón mediático para un club que quería batirse con los gigantes del continente.

Así pues, Pep Guardiola se encontraba con una realidad particular en su segundo año en Baviera. Dos de sus futbolistas más reputados eran atacantes más relacionados con el remate a puerta y el ataque de espacios que con el desborde y la asociación. Los dos tenían una importancia crucial dentro de la planificación del club y al fin y al cabo el de Santpedor sólo estaba de paso, por lo que tenía que adaptarse a esa situación. Por supuesto, ambos eran jugadores de talla mundial, pero seguramente el entrenador catalán no hubiera diseñado su plantilla así si hubiera podido partir de cero.

Pep siempre había sido un entrenador de 4-3-3, de muchos centrocampistas, extremos con desborde y uno o ningún ariete. Su fútbol le llevaba a enfrentar bloques replegados de forma sistemática, por lo que precisaba jugadores capaces de generar ventajas con el pase o el regate antes que delanteros que vivan dentro del área alejados del juego. A Guardiola le tocaba tratar de construir un escenario en el que sus dos atacantes fueran decisivos sin traicionar a su sensibilidad futbolística. Y, tras un primer año de transición, en la 2015/2016 lo logró. El Bayern 3.0 fue el Bayern de Thomas Müller y Robert Lewandowski. Pep les entregó su proyecto.

Guardiola: “He trabajado mucho por comprender la mentalidad alemana y la Bundesliga. No me arrepiento de nada: hice todo lo que pude.”

¿Quién nos iba a decir que se convertiría en algo habitual ver a un equipo de Guardiola saltar al césped con un sólo centrocampista? El técnico del Bayern ha utilizado a sus laterales para que ejerzan de centrocampistas y así poder sumar más atacantes en su alineación. Entre Xabi Alonso, Lahm, Alaba y Boateng se han encargado de construir una salida de balón que les otorgue control y seguridad, que sitúe al equipo en campo contrario y que sea capaz de llevar la pelota con constancia a sus extremos. Cuando un costado estaba saturado, cambiaban de sector hacia el lado débil y aprovechaban esa ventaja. Una vez ahí, los extremos (Costa, Coman, Ribéry y Robben) surtían al área de centros y tanto Thomas Müller como Robert Lewandowski podían explotar sus salvajes condiciones de remate. El Bayern cuidaba la segunda jugada, situaba a varios hombres en la frontal (vital Arturo Vidal en este aspecto, así como Lahm y Alaba) para que sus ataques encontraran continuidad y pudieran convertirlos en una sucesión de balones laterales hasta que los atacantes muniqueses cazaran alguno o encontraran desorganización en el área rival. Su agresiva presión tras pérdida impedía que los rivales pudieran salir y el club bávaro era, también, una escuadra muy sólida defensivamente. El resultado de este modelo es un título de Bundesliga en el que entre Robert Lewandowski y Thomas Müller suman de momento 49 goles, situándose primero y tercero respectivamente en la tabla de máximos goleadores. Ambos han visto saciadas sus aspiraciones individuales y el Bayern observa cómo dos de sus principales emblemas mantienen intacto su valor. El mejor entrenador es aquel que se adapta a las características de su plantilla y Pep Guardiola ha demostrado manejar una versatilidad de recursos mucho mayor que la que su imagen pública suele sugerir.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

12 comments

Osea,que hay que alabar a Guardiola ppr hacer jugar al Polaco y al Aleman…la cuestion es piropear a Guardiola para tapar su GRAN fracaso en el Bayer…que es NO ganar la Champions.Donde esta la critica al Catalan?…brilla por su ausencia.

No he visto mucha bundesliga. Pero si he visto que en cuanto al Bayern le han presionado ha sido incapaz de sacar el balon con destreza. Contra el Atleti se observo una inocencia, una torpeza y un miedo al sacar el balon que cada vez que eran presionados salian rifando balones. Y esto no se si es culpa de los centrales y o de Guardiola por no fichar otroa, o de la directiva.

Sobre Muller, ya con Heynckes no era titular (Martinez-Schweinsteiger-Kroos; Robben-Ribery-Gomez o Mandzukic) si no que era el jugador numero 12 en tres cuartos. No obstante con la marcha de Kroos ha sido (y asi debia ser) indiscutible. Claro error no sacarle contra el Atletico en la ida.

Incorrecto. Si Muller jugaba en la banda era porque Robben estaba lesionado o no estaba al 100%. Robben al 100% ha sido titular. Con Heynckes, con Van Gaal, con Pep. Siempre.

Pues no, no es así. Lo conozco bien porque por aquel entonces vivía en Múnich y seguía todos sus partidos. La temporada de la Champions League, la segunda vuelta la inicia Robben de suplente (estando al 100%) y se llega a rumorear muy fuertemente que se iba a Turquía la temporada siguiente. Luego se lesiona Kroos y la rompe. Müller es indiscutible durante todo el año.

Me cuesta mucho creer eso. Si lo dices tan convencido tendre que creermelo! Pero yo juraria que el dilema por aquel entonces era quien jugaba por delante de Schweinsteiger y Martinez. Y cuando llego Heynckes, que habia tenido a Kroos en Leverkusen, le termino dando la titularidad antes de que se lesionara. Luego por otro lado me suena que Muller jugo algunos partidos en banda, quiza tengas razon y Robben si estaba al 100%, pero yo diria que Robben al 100% si no ha jugado todo el tiempo.. Pues practicamente.

Muller era titular indicustible con Heynckes, Robben era el que mañs que daba en el banquillo, y era la primera opción para sustiyuir a Schweinsteiger,Kroos,Ribery,Muller-Gomez o Mandzukic

“El Bayern 3.0 fue el Bayern de Thomas Müller y Robert Lewandowski. Pep les entregó su proyecto.”

No creo que Pep pusiera el proyecto en las manos de Muller cuando en la ida de las semifinales de Champions en el Calderón fue suplente.

Cuando no pones a un jugador en el partido más importante del año hasta la fecha no creo que te hayas adaptado mucho a él.

Ese es un partido aislado en el transcurso de la temporada marcado por un planteamiento muy particular que no define en absoluto lo que ha sido el resto del año. Este artículo pretende resumir su tercer título de Bundesliga y ahí Thomas Müller ha sido absolutamente capital.

Por cierto que opinais de los nuevos fichajes? Renato y Hummels. Yo del primero soy reticente a opinar ya que no lo conozco mucho. Pero Martinez y Vidal en plena forma deberian ser titulares salvo cosa rara.

Por otro lado Hummels era justo lo que necesitaba el Borussia. Un central bueno y que ademas saque el balon jugado con determinacion.

Si Ancelotti gestiona bien todo el talento que va a tener puede ganar la champions. Poner a Kimmich a curtirse de centrocampista, dejar a cada jugador en su sitio y resucitar a Gotze podria ser determinante.

Neuer/Lahm-Badstuber(sano)-Hummels-Alaba/Martinez-Vidal/Xabi-Muller/Ribery-Robben(sano)-Lewandowski

Deja un comentario

*