Pico y pala para imponerse en el tablero

Guardiola - Bayern - Focus

Ganó el Bayern a uno de los rivales que más dificultades le ha generado en las últimas temporadas en la Bundesliga, como era el Augsburgo de Markus Weinzierl. Pese a que el modesto conjunto bávaro venía de perder en casa ante un recién ascendido como el Ingolstadt, plantó cara en el Allianz Arena y amenazó a los pupilos de Pep Guardiola en un encuentro que dominó en el marcador durante más de media hora y en el que se quedó muy cerca de rascar un punto.

Las grandes virtudes del Augsburgo fueron, sobre todo, defensivas. Weinzierl plantó un equipo sólido y compacto, con un centro del campo en el que Koo Ja-Cheol saltó a presionar en los primeros compases pero en el que pronto se vio que el surcoreano se pasaría la tarde casi a la altura de Baier y Kohr. El Augsburgo pobló el centro del campo y dejó muy pocos espacios entre líneas para que se movieran Thiago, Lewandowski o Müller. Pese a ello, el Bayern ya afrontaba el choque con la previsión de jugar a lo ancho. En los primeros minutos se intuyeron tres centrales para que la salida de balón fuese limpia y, sobre todo, permitiesen a Lahm y Douglas Costa esperar muy abiertos, cerca de la línea de banda para intentar que el Augsburgo se abriera como un acordeón,

Bayern vs Augsburgo - Football tactics and formations

Sin embargo, el plan cambió rápidamente. Con Douglas Costa en la izquierda y muchos futbolistas en el área y la frontal, era el Augsburgo quien estaba dominando la parcela decisiva y los posteriores rechaces. Además, la lesión de Robben disminuyó la capacidad de desequilibrio del Bayern en el perfil derecho, mucho menos incisivo en los primeros compases. Así que pronto Douglas Costa pasó a recibir en la banda derecha para buscar la diagonal y ejecutar la típica jugada de Robben, mientras la banda izquierda quedaba libre para las incorporaciones de Alaba, menos atado ante las dificultades del Augsburgo para salir al contragolpe. Como el elenco de Weinzierl defendía muy atrás le costaba desplegarse en ataque con peligro; Boateng y Rafinha como centrales bastaban para controlar a Raúl Bobadilla.

Bayern vs Augsburgo - Football tactics and formations

El dominio era del Bayern, que merodeaba el área del Augsburgo pero no culminaba las jugadas. Faltaba el último pase, el último regate, el disparo verdaderamente peligroso. La única ocasión clara del primer tiempo fue un cabezazo de Thiago, que obligó a Hitz a lucirse después de un buen centro desde la banda izquierda. Así que, en la medida de lo posible, el Augsburgo estaba satisfecho con su trabajo. Con el paso de los minutos, además, Esswein pasó a acompañar a Bobadilla en punta para intentar ganar en velocidad por si salía la oportunidad de contragolpear. Y en la única que tuvo, cuando se asociaron Koo, Bobadilla y el propio Esswein por el perfil derecho, el Augsburgo fusiló a Manuel Neuer, al limbo de la primera parte. Esswein se mostró certero ante unos blandos Rafinha y Arturo Vidal, demasiado pasivos en su propio área.

Bayern vs Augsburgo - Football tactics and formations

La efectividad del combinado visitante obligó a Pep Guardiola a tomar medidas muy pronto en el segundo tiempo, cuando introdujo al debutante Kinglsey Coman por Arturo Vidal. El chileno pasó desapercibido en un encuentro en el que el rival se replegó y cerró todas las puertas interiores, por lo que dejó sitio a un nuevo elemento de desequilibrio. Coman se situó pronto en la banda izquierda, con Douglas Costa cerca de la banda derecha para explotar su diagonal de nuevo y con Lahm como nuevo centrocampista, en un rol al que ya está perfectamente adaptado. Con dos extremos muy abiertos, se reforzaba la idea de dotar al Bayern de mucha amplitud para que el Augsburgo tuviese que defender muchísimos metros a lo ancho. Eso sí, ambos extremos permutaban a menudo para agitar incluso más a la zaga visitante.

Bayern vs Augsburgo - Football tactics and formations

La modificación no surtió efecto de inmediato, pero poco a poco fue erosionando la resistencia de un Augsburgo muy fatigado con el paso de los minutos. A Bobadilla se le apagó la luz y fue incapaz de tomar buenas decisiones en las escasas oportunidades que tuvo para salir al contragolpe y el empuje del Bayern obligó al Augsburgo a recular incluso más. La insistencia de Coman y Douglas Costa por los flancos causaba el mismo efecto que la gota malaya, aunque fue una pérdida en el centro del campo la que permitió a Robert Lewandowski rajar a la defensa visitante por el carril central y asistir a Müller. El disparo del internacional alemán lo detuvo Hitz en primera instancia, pero concedió un rechazo que el propio Lewandowski empujó al fondo de la red en el minuto 77. El portero suizo se mostró muy seguro a lo largo del choque y dejó varias paradas de mérito en el segundo tiempo, pero asimismo falló en la acción del gol. A partir de ese momento el ímpetu local creció y casi sobre la bocina Douglas Costa buscó chocar con Feulner en un regate por el perfil derecho en el que el colegiado terminó indicando el punto de penalti. Las protestas airadas de los visitantes no evitaron que Müller esta vez no perdonara y anotara su sexto gol en las cuatro primeras jornadas de Bundesliga. En un partido en el que agitó el tablero de la mesa de juego hasta que las piezas encajaron a su gusto, al Bayern le costó horrores doblegar al Augsburgo, pero con el mono de trabajo y la insistencia de sus atacantes terminó derribando a su vecino bávaro, que todavía no sabe lo que es ganar en esta edición de la Bundesliga. El Bayern lidera la liga con un único conjunto capaz de seguirle el ritmo: un Borussia Dortmund que lo ha ganado todo y sale a casi cuatro goles por encuentro.

Müller Arsenal v Bayern MunichUEFA Champions League
Müller anotó el gol de la victoria. De penalti en el minuto 89. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*