Por qué creo que la supremacía del Bayern no tiene “solución” a largo plazo

la foto

Alemania. La Bundesliga. El paradigma de una competición atractiva que tantas veces hemos oído todos: estadios modernos, campos llenos, equipos saneados, aficiones incondicionales, respeto al espectador. Gestores serios, academias trabajadas, voluntad de evolucionar. ¿Por qué no tiene inversores externos? ¿Por qué los jeques de turno prefieren el Cardiff o el Málaga que los 57.000 socios del Colonia?

La solución: la famosa regla del 50 +1. Con el legítimo pretexto de que los clubes debían pertenecer a sus socios y no a entidades con poca vinculación e interés por el fútbol, la DFL decidió que como mínimo el 51% de las acciones de los clubes de la primera y segunda división alemana tendrían que tenerlas los socios de cada club, con dos excepciones que acreditaban seriedad y compromiso con una entidad: el Bayer Leverkusen (Bayer) y el Wolfsburgo (Volkswagen). Se fijó en veinte años el tiempo necesario para asegurar que la vinculación de una empresa con un club era fiable y estaba consolidada a largo plazo. Nadie de fuera, ningún Abramovich, ningún Sulaiman Al-Fahim, ningún Al Thani podría jamás convertir un Eintracht de Frankfurt en un Manchester City. Algo romántico, justo y previsor, sin duda. Veamos la parte negativa.

TODOS LOS CONTENIDOS DEL ESPECIAL BAYERN

Veltins. Foto: tgsaw

Foto: tgsaw

El Bayern de Múnich es, con muchísima diferencia, el equipo más seguido de todo el país. Se dice que más del 60% de los alemanes es aficionado al club bávaro. Masa social = ventas de merchandising, entradas, camisetas, contratos, publicidad. En definitiva, más dinero. Nunca, nadie, podrá competir en Alemania con el equipo de la capital de Baviera en términos de generar beneficios por pura masa social. ¿Cómo pueden igualarse? ¿Cómo pueden competir con él?

Dos opciones: la primera es una generación de futbolistas que, entre el talento por reclutarlos y la casualidad, se junte en un mismo equipo. Lo hemos visto en Dortmund: con un gran trabajo detrás, ha coincidido un gran entrenador, con una excelente reclutación de jugadores y una camada asombrosa de su cantera. ¿El resultado? Dos ligas y una Copa birladas al gigante bávaro en el último lustro. ¿Puede perpetuarse a largo plazo? Difícilmente. No tiene capacidad económica para ofrecerles los sueldos que le ofrecería el Bayern, ni puede juntarles con los jugadores con los que le junta el Bayern, ni darles la dimensión que les da el Bayern. ¿Qué es lo normal? Que el Bayern (u otro gigante europeo) le robe a esa generación y el BVB siga siendo un equipo débil o al menos más débil. Más o menos lo que ha pasado.

La segunda opción es que llegue un inversor externo y contribuya a que un equipo no tenga que depender únicamente de los recursos que él mismo genera para sobrevivir. Que pueda estabilizarse a largo plazo y luego quizá tratar de generar recursos para ser autosuficiente. Que llegue Abramovich y convierta al Chelsea en un equipo capaz de atraer a estrellas de fuera, mantener a las suyas y competir con el United sin tener que preocuparse de que la gente compre suficientes camisetas azules como para poder pagar a Drogba. ¿Qué pasaría si en Inglaterra se aplicara esta misma regla? Que entre el Manchester y el Liverpool (los dos equipos con más masa social) se repartirían las últimas 10 ligas. ¿Y en España? Lo que está pasando ahora mismo, con la diferencia de que en España nadie invierte no porque no les dejen sino porque nadie quiere meterse en ese universo de deudas, injusticias en el reparto televisivo, impagos y concursos de acreedores. En Alemania es más dramático aún: el Bayern está a varias esferas de su inmediato perseguidor en dimensión social. One-club-league.

Wolfsburgo, Leipzig y Bayer Leverkusen son la esperanza del país por una Bundesliga emocionante y disputada a largo plazo. Los únicos 3 equipos con posibilidades de hacer competencia en el futuro al Bayern, a los que hacía referencia Sportbild a principios de Enero. Ya lo estamos viendo en los lobos: consiguen retener a sus talentos y atraer con sueldos a algunos de los jugadores más cotizados del fútbol moderno. Se les acusa de ser un club artificial y sin tradición, pero lo cierto es que es uno de los pocos equipos que lleva estrellas europeas a la Bundesliga. El Bayer Leverkusen pudo permitirse no vender ni a Arturo Vidal ni a Lars Bender al Bayern de Múnich. El RB Leipzig está generosamente respaldado por Red Bull, tiene una capacidad económica prácticamente ilimitada y amenaza con construir una potencia futbolística en Alemania del Este. No está claro que le vayan a dejar: hay reticencias sobre si le darán la licencia si asciende a 2.Bundesliga, algo que parece del todo probable. No está claro que cumpla la regla del 50 +1. Sin embargo, y nos guste o no,  si queremos que el Bayern no gane las próximas 50 ligas necesitamos más Wolfsburgos.

Foto de portada: marcadorint.com

Related posts

13 comments

La verdad es que es muy complejo esto. Mucha gente se queja de que el Wolfsburgo es un equipo artificial… sí; pero hemos llegado a un nivel en el fútbol donde los equipos grandes ya están asentados y un equipo pequeño (con masa social baja-media) que comienza a despuntar con buenos jugadores enseguida se verá privado de ellos.
Sólo una excelentísima gestión y unos jugadores muy comprometidos con el club y no muy ambiciosos salarialmnete o en cuestión de títulos (algo muy difícil, por no decir imposible) lo haría posible.

Para mí, la única solución ahora mismo para que un equipo mediano-pequeño rompa con la norma es que se haga “artificial” y un gran empresario apueste por ello.

El primer año del Málaga me ilusionó mucho porque fichó buenos jugadores y yo tuve la esperanza de que en varios años compitiese de tú a tú con Madrid y Barça. Era artificial, sí, pero estaba bien.

Para mí, ojalá haya más Wolfsburgos

Si dos equipos totalmente despreciados como Wolfsburgo y Leipzig (o Hoffenheim?) son la esperanza de la Bundesliga, apaga y vámonos.
Lo que habría que hacer e sparar el doping financiero del Bayern a través de sus “sponsors”.

Pues yo pienso que Wolfsburg y Bayer Leverkusen son precisamente ejemplos de lo que no hay que hacer, porque por mucho patrocinador que tengan detrás invirtiendo, ya me dirás qué han hecho para romper la hegemonía del Bayern, que parece que Volkswagen y Bayer acaben de llegar… Cuentan con más fracasos en su haber que otra cosa. Y la inconsistencia por bandera, aunque bueno, el Leverkusen es ya el entrañable eterno segundón o “casi campeón” en Alemania. Eso es consistencia, después de todo.

Mi interés por la liga alemana esta temporada, a diferencia de las anteriores, ha sido casi nula porque no había rivalidad por el título. Y supongo que las que vienen seguirán igual. Han perdido un espectador, yo, pero supongo que perderán muchos más.

La solución al problema no es crear otro problema. Un millonario aburrido sin duda pondría un montón de pasta, pero cuando se aburra de ponerla posiblemente deje el club en bancarrota. Una manera que garantice la competitivadad probablemente sea el de la NFL, cuya gestión del merchandise la lleva la liga y hace el reparto equitativo entre todos los equipos. También llama la atención que el 40% de la taquilla se la queda el equipo y el 60% va a la liga, que a su vez hace el reparto entre todas las franquicias.

Es muy simple tratar esta cuestión desde España y lo es porque es la cultura futbolistica que hay aqui y no la desprecio, ni mucho menos.
Ahora bien, para un alemán el club de toda su vida es el club de su ciudad y no va a permitir que terceras manos se entrometan tan fácilmente, de ahi la critica a Wolfsburg y al B04.
En 2007 se propusó vender al BvB y los socios se negaron rotundamente. Lo aplaudo, por encima de todo esta la union del club que no un hipotético éxito con la masa social fracturada y, a la larga, problemas.
Los clubes surgieron así y así deben seguir siendo siempre. Es lo bonito del fútbol.

Ahora, el sistema 50+1 tiene una pega de base: son fuertes los clubes de esas zonas ricas económicamente el 90% de las veces

De ahí la fuerza historica el Bayern

Hola compatriota,

Para empezar, tengo que reconocer que tu nivel de castellano es impresionante.

Pero, aunque este de acuerdo con mucho de lo que tu estás diciendo, no te puedo dar la razón en cuanto a la lo que tu estás diciendo sobre la base de la fuerza histórica de Bayern.

No lo descarto rotundamente porque tiene su veracidad. Si fuese solamente la pregunta de economía, los rivales eternos del Bayern serían el VfB Stuttgart y el Eintracht de Frankfurt. Consecuentemente veríamos el Schalke y el B-uwe-B en la tercera división junto con Mönchengladbach y otros…

Pero no es así.

De ahí lo del 90% de las veces: lo de los dos del Ruhr tal vez se explique más por una masa social más estable e incluso creciente en épocas difíciles que los equipos que me mencionas siempre me han parecido más de la ola “Erfolgsfan” (de hecho, no hace tanto que los partidos del Eintracht no los veía más que yo y dos más y porque jugaron primero Cha Du-Ri y luego Takahara, sino ni eso).

Luego, a la masa social, se le juntan sponsors, etc. Supongo que es lo que también se debe referir con “una buena gestión del club”

No creo que se necesite inyección de recursos “externa” para competir con el Bayern. Por ejemplo, el gran fuerte del ManU es su potente imagen al extranjero que lo hace vender millones y millones de camisetas por todo el mundo. Algo loable si consideramos la mediocridad que impera en su plantilla. A lo que voy es que los clubes de la Bundesliga deben extender su masa social hacia el exterior para generar más recursos. En ese caso, el Dortmund tiene una ventaja brutal: es un club con carisma y fácilmente querible gracias a la mancomunión Klopp-Sudtribune-Estilo de juego. Con un posicionamiento hacia el exterior bien trabajado, el club tiene un cimiento en el cual crecer en el corto/mediano plazo.

Ahora mismo, ni siquiera basta con una inversión externa considerable, así que no digamos ya sin ella. El Bayern está a día de hoy intratable, y en la Bundesliga no hay un solo equipo que iguale su nivel. Sólo el BVB pudo con ellos, cuando el Bayern estaba en proceso de reconstrucción (de la mano de Van Gaal, no lo olvidemos), y llegó Heynckes y ahí quedó el asunto. Ya eran un rodillo la pasada temporada… ficharon a Götze, debilitando al máximo rival, y los resultados ahí están (la plaga de lesiones, por otro lado, muestra la poca profundidad de la plantilla borusser). Imagina la próxima temporada con Lewa cambiando de bando…
Ya tenemos campeón para la próxima Bundesliga, y será el Bayern, que no lo dude nadie.

Pues me temo que la temporada que viene tras la marcha de Lewandowski (junto a Reus mejor jugador del reciente máximo rival de Bayern), veremos otra temporada igual o mucho mas desigualada que esta. El Dortmund fichará a Adrián Ramos, vale, pero poco a poco se irán yendo sus estrellas a otros poderosos europeos. Con esto se cumplirá algo cíclico en la Bundesliga, como ya pasara con el Leverkusen hace un par de años (Ballack o Lúcio). Me temo que si esto sigue así, quien sabe si dentro de 3 años sea el Schalke 04 el que sufra este "acoso" del Bayern y tenga que venderle a jugadores como Draxler o Meyer.

Para mi esto se soluciona con tope salarial como en la nba, decir al bayern y a lo demas equipos no pueden tener mas de U$S100 millones de dolare o euros en sueldos para la plantilla y ahi lo limitas a que se compren y le extipen todo a lo demas equipos.

Deja un comentario

*