Solo queda la liga

Ralph Hasenhüttl. Foto de portada: Focus Images Ltd.

La temporada más ansiada en la corta historia del RB Leipzig arrancó con una decepción de proporciones descomunales en Dresden. El curso de la consolidación del proyecto, el año en el que el equipo de Red Bull en Alemania deberá mostrar todo su potencial en la exigencia de la Bundesliga, empezó con una dura eliminación copera en el estadio de un recién ascendido a Segunda. No era un rival cualquiera, el Dynamo Dresden, pues el choque había generado una expectación enorme. Al fin y al cabo era el enfrentamiento entre uno de los clubes de mayor tradición en el Este de Alemania, con 8 títulos de liga en tiempos de la RDA, y el equipo más odiado del país, considerado por muchos un engendro creado a base de talonario y bajo lógicas totalmente capitalistas. A pesar de no existir una gran historia de precedentes deportivos entre ambas entidades, tampoco hay que olvidar que poco más de 100 kilómetros separan Leipzig de Dresden.

RB Leipzig: ¿y ahora qué?

El partido en el DDV Stadion de la capital de Sajonia fue el prólogo de lo que le espera al Leipzig esta temporada. Ya está acostumbrado a rivales que le tengan muchísimas ganas y recibimientos hostiles, pero a partir de ahora sus adversarios cada vez serán mejores y llegarán más preparados. Los de Hasenhüttl jugaron una buena primera mitad, con personalidad, y marcaron la diferencia a partir de centros laterales. Sabitzer cabeceó a la red un buen envío de Demme para abrir la lata y en otro balón desde la banda llegó un penalti antes del descanso que parecía dejar el encuentro sentenciado. Tuvo el balón el Leipzig durante gran parte del tiempo, Naby Keita gestionó con acierto las posesiones y a menudo se juntaron multitud de futbolistas por el carril central, siendo Forsberg el más desequilibrante de los atacantes del club sajón. El 0-2 era justo y los 45 minutos restantes parecían un mero trámite.

Sin embargo, en el segundo tiempo el Leipzig se vino abajo. Benno Schmitz cometió un penalti muy torpe nada más reanudarse el duelo y dio vida a un Dresden que apenas se había desplegado en la primera parte y que empezó a creer en sus posibilidades. El Leipzig se vio desbordado emocionalmente y echó de menos a Klostermann y en especial al delantero Selke, que pocas horas más tarde perderían la final de los JJOO contra Brasil. Emergió la figura del jovencísimo mediapunta Aias Aosman, delicioso en cada contacto con el esférico. El futbolista de origen sirio pidió la pelota y empezó a causar estragos con su calidad técnica, que le permite domesticar la pelota en espacios reducidos, filtrar buenos pases entre líneas y dejar atrás a adversarios mediante su conducción. En uno de los partidos más mediáticos de la primera ronda copera, fue el futbolista más vistoso y productivo de su equipo. Aosman compartió protagonismo con Stefan Kutschke, autor de los dos tantos del Dynamo Dresden que significaron el empate. Aosman no marcó ni asistió en ninguna de las dianas, pero también inscribió su nombre en los libros de historia al anotar el quinto penalti de su equipo, que no perdonó ningún lanzamiento en la tanda para eliminar al RB Leipzig. A los de Hasenhüttl solo les queda centrarse en la liga.

Selke, convocado con la selección olímpica, se perdió el partido. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Selke, convocado con la selección olímpica, se perdió el partido. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Una competición maldita para Ralph Hasenhüttl

No tiene una buen relación con la DFB Pokal el nuevo entrenador del RB Leipzig, Ralph Hasenhüttl. El técnico austríaco solo ha ganado un partido de este torneo en toda su trayectoria. Después de caer en Dresden, el cómputo copero de Hasenhüttl como entrenador responde a un dramático balance de una victoria por siete eliminaciones. Su único triunfo en la competición del KO fecha de agosto de 2012, cuando derrotó al club al que dirigiría unos meses más tarde, el Ingolstadt. Si bien es cierto que hasta ahora ha entrenado a entidades relativamente modestas como el Unterhaching y los ya citados Aalen e Ingolstadt, la exigencia para Hasenhüttl en Leipzig será superior. Al austríaco lo avalan los resultados logrados a nivel de clubes en los torneos de larga duración –ascendió a Aalen e Ingolstadt y luego los mantuvo sin problemas en 2.Bundesliga y Bundesliga respectivamente-. Sin embargo, tiene mucho que mejorar en las copas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*